Parece que no hay año en el que la industria automovilística se vea envuelta, de un modo u otro, en un escándalo que ponga en compromiso la calidad de los vehículos fabricados. En 2015, saltó la alarma por el Dieselgate de Volkswagen y un año más tarde, en 2016, se conoció que Audi había manipulado el software de sus cajas de cambio para falsear los niveles de emisiones contaminantes. Sin duda, dos noticias que salpicaron la confianza que muchos habían depositado en estas dos marcas, tan populares a nivel mundial.

Pues bien, el pasado mes de octubre, se conoció un nuevo escándalo que no solo afecta a varios fabricantes de vehículos, sino también a aquellos que se dedican a la producción de piezas y a otras industrias, relacionadas con el uso de metales en sus procesos productivos. Es el ya conocido como “Escándalo Kobe Steel” y su máximo responsable es la tercera mayor siderúrgica de Japón, Kobe Steel Ltd., que ya ha reconocido y aceptado públicamente el haber falsificado datos de los diversos metales que suministra (acero, cobre y hierro), como la resistencia o la durabilidad de los mismos.

De momento, se ha confirmado que hay unas 200 empresas a nivel mundial afectadas, aunque ya son muchas las fuentes que aumentan esta cifra hasta las 500. Se trata, por tanto, de un escándalo de enormes dimensiones ya que los materiales suministrados por esta siderúrgica se habrían empleado para la fabricación de coches, aviones y trenes, entre otros productos. Entre las empresas aeronáuticas y ferroviarias afectadas encontramos a Boeing y Mitsubishi Heavy Industries. Además, otra empresa afectada sería la central nuclear de Fukushima.

factoria nissan

¿Qué fabricantes de vehículos están afectados?

En el sector automovilístico, encontramos empresas como Nissan, Toyota, Mazda, Subaru, Ford, PSA, Renault, Daimler, Valeo y Kawasaki, el fabricante de motocicletas. En el caso de esta última empresa, se ha llegado a reconocer que hasta el 4% de sus operaciones de producción se habrían realizado con metales que contaban con certificados falsos.

Kobe Steel, ha reconocido que se han enviado piezas de aluminio con certificación falsa a más de 200 clientes en todo el mundo, entre los cuales se encuentran también los fabricantes franceses Renault y PSA (Peugeot, Citroën, DS y ahora también Opel), así como las japonesas Honda, Toyota, Mazda y Subaru, que están enormemente preocupadas por esta situación y por cómo podría llegar a afectarles el mencionado escándalo. Nissan, por su parte y según ha informado el diario The Guardian, habría estado utilizando el aluminio de Kobe Steel para las puertas y techos de muchos de sus vehículos.

Sin embargo, y cómo ya hemos comentado anteriormente, el Escándalo Kobe Steel, no solo afecta a fabricantes japoneses y europeos, ya que se trata de un problema a escala global. Marcas estadounidenses como Ford, también han confirmado haber utilizado en sus procesos productivos piezas suministradas por la siderúrgica. Otras marcas automovilísticas afectadas son Tesla y el grupo alemán Daimler.

fábrica de nissan

 

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

En general, se desconoce que piezas son las que están exactamente afectadas y si éstas suponen un riesgo para la seguridad o podrían tener defectos importantes. Además, hay terceras empresas como Airbus, Rolls-Royce o General Electric que, si bien no compran materiales directamente a Kobe Steel, también podrían estar afectadas debido a que sus proveedores si lo hacen.

Por el momento, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón ha solicitado a Kobe Steel que informe de los resultados y realice nuevos controles de seguridad, además de exigir que expliquen los motivos y las causas de estas falsas certificaciones.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad