Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

El Plan VEA o Plan MOVEA 2019 podría entrar en vigor próximamente ¿Qué lo diferencia del Plan de ayudas francés?


Aunque todavía no existe una confirmación oficial sobre cómo se llamará el nuevo plan de ayudas, al que de momento haremos referencia como Plan VEA o Plan MOVEA 2019, que el Gobierno pretende poner en marcha durante el presente año, lo que sí se sabe es que éste contará con un presupuesto de 55 millones de euros destinado a incentivar la compra de vehículos menos contaminantes y con otra partida presupuestaria destinada a incentivar la mejora de infraestructuras con la instalación de más puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Tal y como publican desde MovilidadElectrica.com éste podría ser el primer plan de ayudas específico para vehículos eléctricos, con lo que vehículos híbridos enchufables, híbridos, de Gas Natural Comprimido o Licuado (GNC y GNL) y los propulsados por Gas Licuado de Petróleo (GLP), podrían quedarse sin incentivos. Igualmente, al igual que ha sucedido anteriormente con otros planes de ayudas a la compra de vehículos, hasta que las condiciones no sean publicadas en el BOE será muy complicado saber si las especulaciones que hasta el día de hoy se han ido realizando, se cumplirán finalmente o no.

Según parece, este plan de ayudas podría dividirse en cuatro categorías: incentivos para la compra de vehículos eléctricos, incentivos para la instalación de puntos de recarga rápida, ayudas para la mejora de la movilidad de las empresas e incentivos para la implementación de más y mejores servicios de alquiler de bicicletas. Todo ello, serviría para seguir abriendo el camino a la Ley de Transición y Cambio Climático, donde y se ha previsto la prohibición de venta y matriculación de vehículos de combustión a partir de 2040, además de la circulación de los mismos desde 2050.

Otra de las novedades que podría ser incluida en este nuevo programa de incentivos, sería que la gestión de las subvenciones podría depender directamente de las Comunidades Autónomas, de forma que los trámites sean más eficientes y facilitando un reparto más óptimo, pudiendo aumentar en caso de que la administración lo considere necesario la dotación presupuestaria de cualquier categoría de incentivos.

No obstante, y con respecto al cambio mencionado en el párrafo anterior, la gestión de las subvenciones por parte de las Comunidades Autónomas podría provocar que los incentivos no entrasen en vigor al mismo tiempo en toda España. Y aunque todavía no hay una fecha prevista para que las ayudas entren en vigor, se estima que en marzo o abril el IDAE lo tendría todo preparado para su puesta en marcha y que ésta podría producirse ya iniciada la temporada estival.

Francia destina 600 millones de euros en ayudas para incentivar la renovación de su parque automovilístico:

Bien distinto a lo que plantea el Gobierno español, es el plan de ayudas para la renovación del parque automovilístico que se acaba de aprobar en Francia para este 2019. Nada más ni nada menos que 600 millones de euros de presupuesto para incentivar la reducción de emisiones contaminantes y la renovación del parque automovilístico.

El Gobierno francés también tendrá en cuenta la renta de los propietarios y además de los 1.000 euros de ayuda que recibirán quienes envíen al desguace y den de baja definitiva un vehículo diésel matriculado antes de 2001 o uno gasolina matriculado antes de 1997, ofrecerá 1.000 euros más a quienes por su nivel de ingresos no estén obligados a presentar la declaración de la renta (en total 2.000 euros). También, si éstos últimos demuestran que recorren más de 60 km al día para acudir a su puesto de trabajo, la cantidad de la ayuda se incrementará hasta los 4.000 euros y si optan por comprar un vehículo eléctrico, hasta los 5.000 euros (cantidad muy similar a las que, hasta el momento, ha ofrecido el Gobierno español con respecto a la compra de este tipo de vehículos). Sin duda, estas son condiciones que tienen en cuenta la situación real de los ciudadanos.

Además, esto no es todo, ya que para acceder a la subvención no será necesario que el vehículo adquirido sea nuevo, pudiendo el interesado optar también por aquellos de segunda mano que tengan un nivel de emisiones inferior a los 122 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro.

Teniendo en cuenta que los últimos planes de ayudas destinados a incentivar la renovación del parque automovilístico, el Plan MOVALT y el MOVEA, con presupuestos totales de 35 y 14´26 millones respectivamente, se agotaron en tiempo récord (aproximadamente en 24 horas) debido a la baja dotación presupuestaria inyectada por el Gobierno, lo más probable es que después de más de 1 año sin ningún tipo de incentivo las ayudas del nuevo Plan VEA 2019 (que tendrán un presupuesto aproximado de 60 millones de euros) se agoten también muy rápidamente.

Habrá que esperar para ver si el Plan VEA anunciado en septiembre del año pasado, llega a materializarse y si finalmente se cumplen con las especulaciones lanzadas durante este 2019 o si por el contrario, los incentivos siguen subvencionando la compra de vehículos híbridos enchufables, híbridos, de Gas Natural Comprimido o Licuado (GNC y GNL) y los propulsados por Gas Licuado de Petróleo (GLP), sin centrarse únicamente en vehículos eléctricos.

 

Desde luego, que las diferencias entre la propuesta del Gobierno de España y las ayudas aprobadas por el Gobierno francés, son muy notables y seguramente, serán las que marcarán la diferencia entre el éxito de un plan u otro. Desde RO-DES, nos gustaría conocer vuestra opinión sobre todo este tema, por lo que os animamos a dejar vuestros comentarios en el post. ¡Seguiremos informando!

¿Qué cambios en materia de tráfico tiene previsto poner en marcha la DGT durante 2019?


En 2019, la DGT prevé introducir cambios significativos en materia de tráfico y uno de ellos, la reducción del límite de velocidad de 100 a 90 km/h en carreteras convencionales, ya fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 28 de diciembre. Esta medida modifica el artículo 48 del Reglamento General de Circulación, donde se hace referencia a los límites de velocidad en carreteras convencionales, y su finalidad es la de reducir la siniestralidad cumpliendo con el objetivo establecido en la estrategia de Seguridad Vial 2011-2020. A continuación, vamos a repasar las distintas propuestas que entrarán en vigor o podrían aprobarse durante este año:

Reducción del límite de velocidad en carreteras convencionales

Esta modificación entrará en vigor al mes de su publicación en el Boletín Oficial de Estado, que se produjo el pasado 29 de diciembre, dando así margen a los titulares de las vías para que puedan hacer frente al cambio de señalización y afectará a unos 10.000 kilómetros de carreteras aproximadamente. Además, también supondrá la desaparición de los distintos límites de velocidad genéricos haciendo que únicamente exista una limitación general de 90 km/h, tanto para turismos como para motocicletas e independientemente de si la vía dispone o no de 1´5 metros de arcén practicable. En la siguiente tabla se pueden ver los nuevos límites de velocidad en carreteras convencionales y autovías, en función del tipo de vehículo que circule por las mismas:

 

Turismos, motocicletas, autocaravanas de MMA igual o inferior a 3.500 kg, Pick-upCamiones, tractocamiones, furgonetas, autocaravanas de MMA superior a 3.500 kg, vehículos articulados, automóviles con remolque y resto de vehículosAutobuses, vehículos derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables

Autopista y autovía

120 km/h90 km/h100 km/h
Convencional

 

90 km/h80 km/h90 km/h

 

Aumentar el número de agentes de la Guardia Civil, el número de radares y sancionar con pérdida de puntos si se supera en 20 km/h el límite máximo de velocidad establecido

Otra de las intenciones de la DGT es la de aumentar el número de radares, así como de agentes dela Guardia Civil. También propone que se sancionen con pérdida de puntos aquellas infracciones por exceso de velocidad en las que se superen en 20 km/h la velocidad máxima establecida en carreteras convencionales.

Actualmente, superar en 20 km/h el límite de velocidad en carreteras convencionales tan solo implica una sanción económica de 100€ y no conlleva la detracción de puntos. Si esta propuesta sale adelante y teniendo en cuenta la reducción de 100 km/h a 90 km/h en carreteras convencionales, cuando un conductor sea cazado por el radar circulando a una velocidad superior o igual a 111 km/h, será penalizado con la pérdida de 2 puntos en su carné de conducir.

 

Reducción del límite de velocidad a 30 km/h en vías urbanas de un solo sentido o con un único carril por cada sentido

Tanto la DGT como los propios Ayuntamientos, están preocupados por el aumento de la siniestralidad en vías urbanas y por ello están barajando reducir a 30 km/h el límite de velocidad en calles de un único sentido o que tenga tan solo un carril para cada uno de los sentidos de la circulación. De esta forma, se pretende también disminuir la lesividad de los accidentes, calmar el tráfico urbano y favorecer la coexistencia de los distintos usuarios de las vías.

 

Reformas en el carné por puntos:

También está previsto realizar una reforma del carné por puntos para que determinados comportamientos al volante, considerados como peligrosos, conlleven una mayor pérdida de puntos en caso de que el conductor cometa una infracción. Entre estos comportamientos se encuentra el manejo del móvil u otros dispositivos al volante, no utilizar adecuadamente los sistemas de seguridad (cinturón, casco o SRI), además de los excesos de velocidad.

Por ejemplo, circular haciendo uso del teléfono móvil podría suponer la pérdida de 6 puntos del carné, en lugar de los 3 que se pierden actualmente por cometer esta infracción. De esta forma, se equipararía esta infracción con otras muy graves como conducir de forma temeraria, circular en sentido contrario, ponerse al volante con restos de estupefacientes en el organismo o superar el doble de la tasa máxima de alcohol permitida.

En lo que respecta a sanciones relacionadas con sistema de seguridad como el cinturón, el casco o los SRI, la pérdida de puntos se elevaría de 3 a 4.

Otra de las propuestas sería unificar el plazo para recuperar el saldo inicial de puntos, de forma que en cualquier caso éste fuera de 2 años. Actualmente depende de si las sanciones están catalogadas como graves (2 años) o muy graves (3 años).

Además, en esta reforma también podrían incluirse cambios relacionados con el sistema actual para obtener el permiso de conducir, pues según consta en el borrador del Real Decreto por el cual se quiere modificar el Reglamento General de Conductores, para poder realizar el examen teórico sería imprescindible el haber superado una formación presencial de 6 horas (en los permisos AM, A1 y A2, válidos para ciclomotores y motocicletas de distinta cilindrada) o de 8 horas para el resto de carnets. También se incluiría la condición de que tras un “no apto” en el examen práctico, el alumno tenga que realizar 5 prácticas más antes de volver a presentarse a examen.

 

Reforma del Código Penal:

Varios puntos sobre Seguridad Vial incluidos en el Código Penal serán modificados y ya se encuentran en trámite parlamentario. Se trata de un endurecimiento de las penas (de a 4 a 9 años de cárcel) en delitos relacionados con imprudencias cometidas al volante que incluyan como agravantes el exceso de velocidad, el consumo de drogas o alcohol, por la penalización de las lesiones que hayan sido causadas por este tipo de conductas, así como la incorporación de un nuevo delito relacionado con el abandono del lugar del accidente. Esta reforma ya ese encuentra aprobada por el Congreso.

 

La DGT regulará el uso de patinetes eléctricos en la vía pública

Recientemente han aumentado, entre los usuarios de la vía pública, las personas que se desplazan utilizando patinetes eléctricos y debido a ello se produjeron unos 300 accidentes el pasado año 2018. Es por ello que, la DGT también quiere regular el uso de vehículos de movilidad personal (VMP) en este nuevo proyecto de reforma, dándoles un encaje jurídico similar al que tienen ya las bicicletas eléctricas de pedaleo asistido.

 

¿Qué os parecen todos estos cambios? ¿Hay algún otro que pensáis que se debería incluir? ¿Modificaríais alguna de las propuestas realizadas por la DGT para actualizar el Reglamento de Conductores o la Ley de Tráfico y Seguridad Vial actuales? ¡Dejadnos vuestros comentarios!

¿Qué es más caro de mantener un coche diésel o uno gasolina?


Pese a la actual incertidumbre sobre qué pasará con los vehículos que utilizan combustibles fósiles, tras la propuesta de Gobierno que será incluida en la Ley de Cambio Climático y que pretende prohibir la venta y matriculación de este tipo de turismos y vehículos comerciales, a partir de 2040, todavía son muchos los conductores que optan por sustituir su vehículo por un turismo diésel o gasolina más moderno y con mejores prestaciones. Es por ello que, todavía son muchas las personas que siguen preguntándose ¿qué coche es más caro de mantener? ¿un diésel o un gasolina?

Para resolver esta cuestión, queremos compartir con vosotros los datos obtenidos en un estudio realizado por Tallerator, el comparador online de precios de mantenimiento en Talleres Mecánicos de Confianza. Este informe ha tenido en cuenta y ha comparado el coste que tienen las revisiones periódicas de mantenimiento de un vehículo durante tres kilometrajes clave en su vida útil, donde la revisión de los 60.000 kilómetros -una de las más solicitadas a través de la plataforma- es en la que más diferencias de precios hay.

Para saber más sobre las revisiones periódicas de un vehículo puedes leer nuestros artículos relacionados:

> Las revisiones periódicas del coche ¿qué son?

> ¿Cada cuánto se hacen las revisiones periódicas y qué se revisa?

Tal y como comentábamos en el párrafo anterior, en la revisión realizada a los 60.000 kilómetros es en la que más diferencias de precios se producen, siendo el precio medio de esta revisión en coches diésel de 189´14€, mientras que el precio medio de esta misma revisión en coches gasolina se sitúa en los 171´61€.

De acuerdo con los datos del estudio mostrados en las anteriores gráficas, conforme aumenta el kilometraje del vehículo la diferencia entre revisiones se va haciendo menos notable. Así, una vez alcanzados los 120.000 kilómetros, el precio medio del mantenimiento de un vehículo diésel en los talleres españoles es de 258´30€, mientras que en coches gasolina esta misma operación tan solo cuesta 3´39 euros menos ya que la media se sitúa en los 261´69€.

Además, a medida que el kilometraje del vehículo aumenta, otra de las revisiones más frecuentes suele realizarse en torno a los 240.000 kilómetros y en este caso, apenas existe diferencia entre el coste del mantenimiento entre en un coche. La media de una revisión para un coche diésel con este kilometraje aproximado es de 306´29€, mientras que en coches gasolina la media es de 307´55€.

Los datos del estudio de Tallerator han sido extraídos de presupuestos reales realizados a través de la plataforma por talleres mecánicos repartidos por todo el territorio español. Además, las tarifas utilizadas en el informe pertenecen a operaciones reales que incluyen IVA, el resto de gastos y las tasas incluidas.

 

Y vosotros ¿por qué tipo de motorización os decantaríais si tuvierais que cambiar de coche próximamente? ¿Creéis que además de en operaciones de mantenimiento mecánico también existen diferencias notables entre coches diésel o gasolina relacionadas con otros aspectos? ¡Dejadnos vuestros comentarios!

¿Paneles solares en el techo del coche? Hyundai y Kia los instalarán en sus coches a partir de 2019


Uno de los principales problemas que supone la implementación y la transición hacia el coche eléctrico en nuestro país, es la escasa infraestructura de puntos de recarga rápida y la necesidad de que éste problema se solucione de algún modo con el fin de facilitar cualquier tipo de desplazamiento por carretera con un vehículo de este tipo ya que, en la actualidad, somos muchos los conductores que no solo utilizamos el coche particular para realizar desplazamientos diarios hacia nuestro lugar de trabajo, sino que también hacemos uso del mismo durante nuestros momentos de ocio, empleándolos como medio de transporte durante los viajes de fin de semana o para llegar a nuestro destino de vacaciones.

Los desplazamientos de más de 300/400 kilómetros, que es la autonomía máxima que ofrecen los modelos eléctricos comercializados actualmente en España, son bastante habituales y ya no solo a nivel particular, sino también profesional. Si a ello le sumamos que, a diferencia de los núcleos situados en las principales ciudades españolas, no existen demasiados puntos de recarga rápida en nuestra red de carreteras, el hecho de poder llevar a cabo este tipo de desplazamientos con normalidad, se torna en muchas ocasiones totalmente imposible para quien conduce un vehículo eléctrico.

Esta situación, podría cambiar progresivamente con la propuesta del Gobierno -de la cual ya os hablamos en nuestro anterior artículo y que está incluida en el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética- de dar un plazo de máximo de 27 meses para que todas aquellas estaciones de servicio que suministren más de 5 millones de litros de combustible al año dispongan en sus instalaciones, al menos, de un punto de recarga rápida para vehículos eléctricos. Sin embargo, podría no ser suficiente ya que probablemente se formarían colas que harían que esa “recarga rápida”, ya no lo fuera.

A partir de 2019, Hyundai y Kia instalarán paneles solares en el techo de sus coches

La preocupación de los fabricantes de automóviles por dar con una solución que ayude a mitigar los problemas que actualmente frenan la transición hacia la movilidad eléctrica, es más que evidente en ciertos casos. Una buena muestra de ello, es la solución que Hyundai Motor Group (al que también pertenece Kia Motors) ha puesto sobre la mesa. Se trata de una propuesta que supondrá una clara evolución en coches eléctricos, híbridos y también en los de combustión: la instalación de paneles solares fotovoltaicos en el techo de los vehículos.

De acuerdo con la nota de prensa publicada por Hyundai, estos paneles solares podrían ofrecer una recarga de hasta el 60%. Donde antes había una gran superficie sustancialmente desaprovechada, podría convertirse a partir de ahora en un medio que genere electricidad para alimentar las baterías de algunos de los modelos más eficientes de Hyundai y Kia. Además, no se trata de un proyecto a medio o largo plazo, sino que empezará a materializarse a partir del próximo año 2019.

paneles-solares-hyundai

paneles-solares-hyundai

paneles-solares-hyundai

Tres tipos de sistemas de carga mediante paneles solares

Tal y como hemos comentado en párrafos anteriores, esta tecnología no solamente servirá para incrementar la autonomía de vehículos eléctricos o híbridos enchufables, sino que también podrá ser utilizada en modelos de combustión de forma que facilite una mejor eficiencia. Para ello, Hyundai ha desarrollado tres tipos de sistemas de carga: el sistema de techo solar de silicio de primera generación, el sistema de techo solar semitransparente de segunda generación y la tapa solar ligera de tercera generación en la carrocería del vehículo.

Sistema de techo solar de primera generación: se empleará en modelos híbridos y logrará cargar entre el 30% y el 60% de la batería diariamente, aunque siempre dependiendo de las condiciones climatológicas y ambientales. Este tipo de paneles, se producirán en serie, son de silicio y podrán ser instalados en cualquier tipo de techo.

Sistema de techo solar semitransparente de segunda generación: se empleará sobre todo en vehículos de combustión (aunque también su uso es aplicable a vehículos eléctricos) y su principal característica es que se trata de techos solares semitransparentes, que permitirán que sean instalados en los propios techos solares de los vehículos sin que éstos pierdan visibilidad. Su función será la de cargar una batería adicional con la que se reducirá el consumo y las emisiones de CO2. En coches de combustión, será la primera vez que se utilice una tecnología de este tipo, mientras que en los coches eléctricos podrá servir también para cargar la batería principal del vehículo e incrementar la autonomía de éste.

Sistema de tapa solar liviana de tercera generación: actualmente todavía en fase de pruebas, esta tecnología combinaría la instalación de paneles solares tanto en el techo como el capó del vehículo, de manera que se pueda maximizar el autoabastecimiento de energía. Además, los paneles estarán conectados a un controlador y a una batería, de forma que se pueda obtener el máximo rendimiento en todo el proceso ya que toda la energía generada por medio de los paneles, pueda ser transformada en voltaje estándar por el controlador y posteriormente almacenada en la batería.

 

Está claro que, de momento la idea del Grupo Hyundai todavía no sirve para terminar con el problema de las recargas en los vehículos eléctricos. Sin embargo, desde RO-DES pensamos que es una tecnología muy innovadora que puede acercarnos a una solución definitiva y que, sin duda, dará mucho que hablar el próximo año, cuando empiece a ser implementada en los vehículos del Grupo que vayan saliendo al mercado.

A partir de 2040 no se podrán vender ni matricular coches de combustión en España


Qué los vehículos propulsados por motores de combustión (diésel, gasolina, híbridos y de gas) tienen los días contados, ya es un hecho. Y es que el Gobierno ya trabaja en una propuesta, que será incluida en la Ley de Cambio Climático, para prohibir la venta y matriculación de este tipo de turismos y vehículos comerciales, a partir de 2040. Mediante esta propuesta y según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica, se pretende que en el 2050 el parque automovilístico español esté libre de emisiones contaminantes.

Otro de los objetivos que se pretende alcanzar, en términos generales, es la previsión de reducir en 2030 los gases de efecto invernadero en un 20%, con respecto a los niveles registrados en 1990. Esto significaría que, en poco más de una década, España debería reducir sus emisiones hasta los 230 millones de toneladas (60 millones de toneladas menos que el objetivo fijado por la Unión Europea). De esta manera, y siguiendo el plan del Gobierno establecido para el 2050, las emisiones podrían llegar a reducirse hasta en un 90%.

Un parque automovilístico sin emisiones en 2050

De acuerdo con el artículo publicado en el diario ABC, si esta propuesta llega a llevarse a cabo, España podría unirse a países como Reino Unido o Francia, donde ya se están poniendo en marcha medidas del mismo tipo, con la finalidad de reducir las emisiones directas de CO2 procedentes de vehículos diésel, gasolina, y también de los híbridos o vehículos propulsados por gas (GNC o GLP), que aunque en menor medida, también producen este tipo de emisiones. Así, la circulación de este tipo de turismos y vehículos comerciales ligeros, estaría permitida tan sólo hasta 2050, año en el cual se pretende que todo el parque móvil esté totalmente libre de emisiones contaminantes.

cargar coche eléctricoLos municipios con más de 50.000 habitantes tendrán “zonas de bajas emisiones”

Otra de las medidas incluidas en el texto que el Gobierno prepara, y cuyo borrador ya ha sido remitido a los diferentes partidos políticos con la intención de pueda presentarse en el Congreso antes de finalizar el año, es la de obligar a los municipios con más de 50.000 habitantes a que antes de 2023 cuenten con una “zona de bajas emisiones”. De esta manera, poblaciones como por ejemplo Guadalajara, Castellón, Gandía o Torremolinos (entre muchísimas otras), tendrán que aplicar en los próximos cinco años medidas que sirvan para restringir el tráfico de vehículos en un área determinada del municipio.

Todas las gasolineras con puntos de recarga:

Otra de las medidas incluidas en el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, tiene que ver con la red de puntos de recarga para vehículos eléctricos y el plazo máximo de 27 meses que el Gobierno daría a todas aquellas estaciones de servicio que suministren más de cinco millones de litros al año, para que tengan operativo en sus instalaciones un punto de recarga rápida. En caso de no cumplir con esta exigencia, los propietarios de la estación de servicio podrían ser sancionados con hasta 30 millones de euros.

De acuerdo con la información publicada por El Mundo, la implementación se realizará en varias fases y los cargadores eléctricos que se instalen tendrán que tener una potencia mínima de 22 kilovatios, de forma que permitan realizar cargas rápidas con una duración aproximada de 20 minutos. Durante la primera fase, serán las gasolineras que vendan más de 10 millones de litros al año, las que tengan que actualizarse y poner en marcha un plan para la instalación de los cargadores que deberá completarse en los nueves meses posteriores a la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Una vez llegado ese momento, tendrán otro plazo de 12 meses para garantizar la operatividad del sistema y que éste pueda suministrar energía con un origen 100% renovable.

La segunda fase, es la que afectará a un mayor número de estaciones de servicio, ya que incluirá a todas aquellas que comercialicen entre 5 y 10 millones de litros de carburante al año. En este caso, el pazo para remitir al Gobierno el plan de recarga será de 15 meses, más los 12 meses que tendrán para ponerlo en funcionamiento. Con la suma de ambos plazos, se alcanzaría el tope de 27 meses propuesto tras la entrada en vigor de la Ley.

nivel de carga en un coche eléctricoPlanes de ayudas sólo para vehículos eléctricos

Tal y como ya os comentamos hace un par de meses, el Gobierno podría poner en marcha un nuevo plan de ayudas destina únicamente a incentivar la compra de vehículos eléctricos. Además, según lo publicado en este artículo de la sección de Motor de El País, el borrador de la nueva Ley del Cambio Climático podría incluir la “la prohibición de ayudas o incentivos a las energías fósiles desde la nueva legislación”.

Así pues, todos aquellos vehículos equipados con motores de combustión y en cualquiera de sus variantes (gasolina, diésel, híbridos, híbridos enchufables, Gas Natural Comprimido -GNC- y Gas Licuado del Petróleo -GLP-) quedarían excluidos de todo tipo de incentivos públicos destinados a favorecer la adquisición de vehículos nuevos. Esta situación, podría significar una menor renovación del parque automovilístico a corto plazo, ya que muchos propietarios de vehículos con una antigüedad superior a los 12 años, precisan de estos incentivos para decidirse por la inversión que requiera sustituirlo por un vehículo nuevo.

Además, actualmente todavía hay muchos inconvenientes que perjudican la implantación del vehículo eléctrico en España, ya que todavía no hay una buena red de cargadores de baterías, la oferta de versiones por parte de las marcas es aún muy limitada, y los precios de adquisición son demasiado altos.

 

Desde RO-DES, pensamos que todavía queda un largo camino por recorrer para que el vehículo eléctrico sea una opción real y válida para la mayoría de consumidores. ¿Qué os parecen las propuestas del Gobierno para llevar a cabo la transición hacia el vehículo eléctrico? ¿Creéis que servirán para impulsar la compra de este tipo de vehículos en nuestro país? ¿Consideraríais cambiar vuestro viejo coche por un vehículo eléctrico? ¡Dejadnos vuestros comentarios!