Desguace de coches eléctricos y el valor de sus baterías

Coche eléctrico en exposición

  • Como todos los vehículos, los coches eléctricos deberán terminar su vida útil en las instalaciones de un desguace. Pero, ¿cómo será la recuperación de sus baterías?

Poco a poco, los coches eléctricos se han ido abriendo paso en el mercado. Si bien apenas representan una minoría del total del parque automovilístico español, se prevé que en los próximos años este porcentaje aumente.

Por ello, resulta interesante aventurar qué sucederá cuando los coches eléctricos terminen en el desguace tras finalizar su vida útil, ya sea por viejos o bien por algún tipo de desperfecto ocasionado por una avería y/o siniestro.

Todo apunta a que el protagonismo lo tendrán las baterías y su reciclaje, debido a sus componentes de litio-ion, que podrían alcanzar un gran valor comercial tras ser extraídos del vehículo eléctrico.

De hecho, el reciclaje de las baterías de litio-ion se comenzará a realizar en España gracias a la aparición de la multinacional francesa Recupyl, que construirá una planta en la cual se reciclarán las baterías de litio-ion procedentes no solamente de coches eléctricos, sino que también de ordenadores, teléfonos móviles, libros electrónicos, cámaras digitales y tabletas, procedentes no solo de España sino que de toda Europa.

 

Todo apunta a que el protagonismo lo tendrán las baterías y su reciclaje, debido a sus componentes de litio-ion, que podrían alcanzar un gran valor comercial tras ser extraídos del vehículo eléctrico.

Si bien los coches eléctricos tardarán en hacerse con una cuota importante del mercado, las previsiones son que para el año 2020 casi un 3% de los más de 70 millones de coches vendidos serán eléctricos, lo que se traduce a una cantidad nada despreciable de baterías de litio-ion para recuperar en los desguaces.

Esto supone un gran reto para los Centros Autorizados de Tratamiento (C.A.T.), que tendrán que saber qué hacer con las baterías de los coches eléctricos aunque está por verse si las enviarán a la planta de Recupyl de Azuqueca de Henares en Guadalajara o si le sacarán provecho de otra forma.

Sea como sea, de acuerdo a lo que ha dicho José Pérez, el presidente de Ecopilas, a el periódico El País, el proceso de reciclaje de estas baterías debe estar bien estudiado puesto que “se trata de las baterías más sofisticadas que hay en el mercado y cada fabricante tiene su propia tecnología, por lo que resulta muy difícil establecer un estándar de reciclado”.

Así pues, para saber cómo se desarrollará el proceso normal de reciclaje de coches eléctricos en los desguaces habrá que esperar y bastante, puesto que las cifras de coches eléctricos en España son flojas y no llegan ni de lejos a los 2,5 millones de coches eléctricos circulando en 2020 previstas por el Gobierno.

De hecho, el Plan de Acción del Vehículo Eléctrico, más conocido como Plan Movele, pronosticaba que en 2012 se vendieran unos 50.000, algo bastante alejado de la realidad puesto que el Instituto de Estudios de Automoción ha informado que en el pasado año 2012, se vendieron 437 eléctricos y 10.077 vehículos híbridos.

Quitando el gran valor de las baterías de litio-ion de los coches eléctricos, se prevé que el resto de los materiales de los vehículos alimentados con electricidad serán recuperados tal como se viene haciendo con el resto de los vehículos tradicionales.

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad