Los primeros coches eléctricos e híbridos comienzan a llegar a los desguaces para recibir el tratamiento medioambiental específico al final de su vida útil. Pero ¿existe un protocolo para reciclar este tipo de vehículos?

Actualmente, en Europa, no hay ninguna normativa que defina exactamente lo que hay que hacer para recuperar y reciclar los elementos de vehículos eléctricos o híbridos, que han alcanzado el final de su vida útil.

No obstante, tal y como explicó Manolo Manjón, de Desguaces la Cabaña, en su entrevista para el programa Más Pamplona de COPE: “Por normativa medioambiental las baterías deben ser manipuladas y recibir un tratamiento muy específico”, por lo que sí existen determinados componentes que deben ser manejados de una forma específica.

Aumento de los coches eléctricos e híbridos, sin protocolo específico para su reciclaje

Hasta ahora, el número de vehículos híbridos y eléctricos, al final de su vida útil, que fueron depositados en 2018 en los Centros Autorizados de Tratamiento (CATV) fue de 768; suponiendo un importante aumento respecto a los 273 de 2017, aunque siendo todavía una cifra muy baja (0,0005%) si la comparamos con el total de VFU (Vehículos Fuera de Uso) admitidos en este tipo de instalaciones donde se lleva a cabo la recuperación y el reciclaje de cada una de las partes que los forman. Las cifras para el 2019 y 2020 aún no están publicadas.

Si embargo, pese a que todavía no existe un protocolo específico para su reciclaje, ya son muchos los CATV que están poniendo en marcha acciones que sirvan para formar a sus trabajadores en lo que al tratamiento de este tipo de vehículos se refiere, donde la mayor diferencia la encontramos en las baterías que sirven como propulsor.

Coche eléctrico

¿Cuál será el destino de las baterías desechadas?

Francia ya ha empezado a presentar problemas ante el inexistente protocolo de reciclaje para coches híbridos y eléctricos. Una de las posibles soluciones es utilizar las baterías desechadas como unidades de almacenamiento de energía para viviendas o para suministrar energía a otros elementos como farolas o semáforos (Hecho en Japón).

En 2020, el parque de baterías retiradas podría llegar a 14 GWh, suponiendo un total aproximado a 102.000 toneladas de materiales a las que habría que buscarle un nuevo rumbo.

IdTechEx, en su último informe “Li-ion Battery Recycling 2020 – 2040”, destacó que un total de 7,8 millones de toneladas anuales será la cifra de baterías procedentes de vehículos eléctricos o híbridos que alcanzarán el final de su vida útil. Además, en 2040, el mercado mundial de baterías de iones de litio tendrá un valor de 31.000 millones de dólares al año.

Baterías en el hogar 3

Greenpeace defiende que las baterías no son un producto de usar y tirar, sino que deben ser de utilidad como herramienta de manejo de demanda. En concreto, las de los vehículos eléctricos, ya que una vez finalizada su vida útil, conservan entre el 70 y 80% de su capacidad inicial, pudiendo proporcionar la energía y eficiencia suficientes como para el almacenamiento de energía estacionaria.

Las baterías, debido a la acumulación de la energía que procesan, permiten ser reutilizadas pese a que el vehículo del cual proceden haya finalizado su vida útil. Además, también se pueden reutilizar sus componentes químicos para volverlos a insertar (como materias primas) en el proceso de producción.

Directas al desguace

El procedimiento de recuperación de componentes de vehículos híbridos y eléctricos, hoy en día, puede llegar a suponer un gran problema en los Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos o CATV, puesto que el reciclaje de las baterías y sus componentes –Del que, en parte, se hacen cargo los fabricantes, según las normas europeas- tiene un coste más elevado en comparación con los vehículos de combustión.

De hecho, tal y como explican desde Motorpasión en su artículo, el Consejo Nacional de Profesiones del Automóvil francés (CNPA) da a entender que no saben qué hacer con las baterías y que, en muchos casos, no podrán asumir el alto coste de su reciclaje.

cargar coche eléctrico

El alto coste del reciclaje de las baterías

Hasta el momento, escasamente había surgido la cuestión del reciclaje de las baterías que proceden de vehículos electrificados o que cuentan con tecnología (que combina la propulsión mediante un motor eléctrico con otro de combustión), pues la presencia de estos en la vía era relativamente escasa.

Aparentemente, la CNPA ha constituido un grupo de trabajo para reunir toda la información relativa al tratamiento de este tipo de vehículos; tales como el desmantelamiento, gestión de riesgos, coste de reciclaje y cuestiones medioambientales.

Empresas especializadas

En el país vecino, ya existen diversas empresas que se dedican exclusivamente al reciclaje de baterías, como por ejemplo SNAM, ubicada en Francia y que ya cuenta con dos plantas de reciclaje, una cerca de Lyon y otra a poco de Montpellier. Hoy en día, el reciclaje de baterías procedentes de vehículos híbridos o eléctricos representa el 10% de su negocio.

Anualmente se reciclan 600 toneladas de baterías procedentes de toda Europa e incluso de Asia. Según estas empresas, consiguen reciclar aproximadamente el 75% de una batería, quemando o destruyendo el 20 o 30% sobrante y enterrando un 2%.

INDRA, en asociación con Renault, participará en la creación de una planta de reacondicionamiento y reciclaje de vehículos, así como de las baterías instaladas en vehículos eléctricos o híbridos, donde se prevé una producción de 100.000 coches reconvertidos a eléctricos en 2030.

Toyota y Lexus, en compromiso con el reciclaje

Ambas marcas se han comprometido a reciclar y reutilizar el 100% de las baterías de sus coches híbridos una vez finalizada su vida útil y actualmente, la compañía japonesa, ya recoge más del 90% de las baterías híbridas, posteriormente tratadas por empresas especializadas.

Actualmente, y tras asegurar que las baterías están diseñadas para ser utilizadas durante toda la vida útil de un vehículo, ofrecen dos tipos: Níquel-metal hidruro (NiMH) – Compuestas de hidrógeno, níquel y otros metales – y las de iones de litio – Con sales de litio y componentes metálicos y no metálicos -.

¿Cómo reciclan las baterías? Pues, en caso de que las baterías de NiMH no presenten daños, Toyota las devuelve al fabricante para que vuelvan a aprovechar la mayor parte de los componentes y materiales. Si presentan daños, será una empresa especializada la que se encargará de su transporte, tratamiento y reciclaje.

¿Cómo las reutilizan? Toyota ha estudiado diversas opciones para reutilizarlas, siendo una de ella la fabricación de baterías de NiMH para nuevos vehículos a partir de baterías usadas o su utilización como forma de almacenaje de energía estacionaria o de emergencia.

Dar otra oportunidad a la vida de las baterías de los híbridos es una idea sostenible y efectiva. En el Parque Nacional de Yellowstone (Estados Unidos), más de 200 baterías están siendo utilizadas para almacenar electricidad generada por el sol a través de papeles solares.

A su vez, Toyota plantea seis retos con los que disminuir el impacto de la huella de carbono hasta 2050, con el fin de contribuir positivamente en el descenso de los cambios medioambientales y ayudar a construir una sociedad sostenible con su entorno.

 

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad