Los neumáticos son el elemento más importante del vehículo, no se puede prescindir de ellos; por lo que su mantenimiento de cara al invierno es crucial para el buen funcionamiento del vehículo y para conducir sin ocasionar peligro alguno, pues el mal estado de los neumáticos es una de las principales causas de accidente durante esta época del año.

Con la llegada del mal tiempo, la conducción conlleva un peligro mayor debido a las condiciones meteorológicas, pudiendo causar, entre otros, problemas mecánicos y un incremento en la posibilidad de sufrir accidentes.

Tal y como ha afirmado Euromaster; una compañía especializada en el mantenimiento y cuidado de los neumáticos, en esta noticia publicada por el diario ABC, el mal estado de las ruedas refleja el 30% de las incidencias registradas durante los meses de invierno en las carreteras españolas.

Causas que provocan el desgaste de los neumáticos 

A la hora de conducir, muchos usuarios cometen errores que causan deformaciones y desgaste en los neumáticos. Los más comunes son los siguientes:

  • Demora en el cambio: Aunque parezca una obviedad, muchos conductores no saber cuando cambiarlos. Los factores para tener en cuenta para el cambio son, entre otros: El mantenimiento, la carga, la velocidad y la presión. Comprueba la profundidad de la goma del neumático, y si es inferior a 1,6 mm, ha llegado la hora de cambiarlos.

No es aconsejable circular con neumáticos de más de 10 años de antigüedad, ya que puede ocasionar un gran peligro.

  • Llevar una presión de inflado incorrecta: Cuando la presión es menor, provoca daños en los hombros de los neumáticos, y cuando es mayor, en el centro. Estudia la presión adecuada para tus neumáticos en el manual del vehículo.
  • Paralelo o alineación incorrecto: Si detectas este problema en los neumáticos, acude a un taller para solucionarlo, de lo contrario, podrían surgir desgastes irregulares en estos.
  • Otras causas: Los defectos en los frenos pueden causar un desgaste irregular localizado en los neumáticos, y los problemas en la amortiguación o suspensión, podrían causar lo denominado “dientes de sierra”: Un desgaste de los taques de la banda de rodadura que adquieren la forma de dientes de sierra.

Consecuencias de conducir con los neumáticos en mal estado

Conducir con los neumáticos desgastados, no solo afecta al exterior, sino que también daña muchos de los elementos presentes en el funcionamiento del vehículo:

  • Incremento del consumo: El vehículo tiene que hacer más esfuerzo cuando las ruedas están desinfladas, consumiendo más combustible.
  • Reventón: Cuando las ruedas se desinflan, los laterales de estas se desgastan, pudiendo provocar un reventón. Con una presión mayor, los neumáticos también tienen la posibilidad de sufrir reventón.

 

 

 

  • Adiós llanta: Con una presión inadecuada en los neumáticos (baja), la llanta puede rozar el asfalto; y, en consecuencia, el riesgo de accidente es mucho mayor.
  • Averías en la tracción total: Los coches con tracción total pueden sufrir una avería en el diferencial central al llevar las ruedas desinfladas o con una presión por debajo de lo recomendado.
  • Pinchazo: Los neumáticos desinflados tienen mayor posibilidad de sufrir un pinchazo. Para poder ponerle rápida solución, te aconsejamos que lleves en el coche un “Kit antipinchazos”
  • Mayor distancia de frenado: Una incorrecta presión en los inflados puede incrementar la distancia de frenado incluso 4 metros.
  • Desgaste: Si los neumáticos llevan una presión baja, el flanco y laterales de estos se desgastan más, acortando su vida útil.

Tipos de desgaste y como reconocerlos 

  • Desgaste normal: La goma se desgasta de forma regular, en todo su entorno y anchura.
  • Desgaste asimétrico: Es un desgaste desigual, surge cuando una parte de los neumáticos se daña con más rapidez que la otra, provocando un desgaste excesivo en uno de los bordes.
  • Desgaste circular (en los hombros): Se da cuando hay más altura en el centro de la banda de rodadura que en los hombros.
  • Desgaste central: Surge cuando la presión de los neumáticos es muy elevada y la zona de contacto es la parte central.
  • Banda de rodadura: Surge por frenazos bruscos, un bloqueo de las ruedas (en vehículos que no dispongan del sistema de frenado ABS), o problemas con la calidad de uno de los neumáticos. Provoca un desgaste más rápido en la banda de rodadura.
  • Desgaste local: Puede aparecer por no disponer de un equilibrado correcto en las ruedas o geometría del vehículo, y por frenazos brucos.
  • Desgaste en forma de dientes de sierra: Es un desgaste irregular de los tacos de la banda de rodadura, adquiriendo la forma de dientes. Son visibles y perceptibles al tocarlos con la mano; pueden molestar al usarlos por el ruido y vibraciones que genera.

Neumático desgastado

¿Cómo mantener en buen estado los neumáticos y evitar los desgastes? 

En los meses de invierno, el coche está expuesto a más peligros debido a una visión menor y a que los neumáticos no se adhieren bien con el asfalto.

Por ello, existen algunos consejos o “tips” para mantener tus neumáticos en buenas condiciones:

Revisa los neumáticos 

Con la llegada del invierno y de las nuevas condiciones meteorológicas, el estado de la vía cambia, de tal manera que se han de revisar los neumáticos por si han sufrido algún daño durante los meses anteriores.

Comprueba la presión y el dibujo 

Es aconsejable comprobar la presión, dibujo e inflado de los neumáticos para asegurarse de que están en buen estado y no causan ningún peligro.

Presión: Si es muy elevada, podemos hacer más corta la vida útil de los neumáticos, y si es muy baja, se sobrecalientan y consumirás más combustible. Lo aconsejable es comprobar la presión adecuada según el fabricante e incrementarla un poco en invierno ya que las bajas temperaturas deshinchan los neumáticos.

Dibujo: Deberán llevar más de 1,6 mm de profundidad, aunque en invierno se recomienda que sea igual o mayor a 3 mm. De no llevar la profundidad adecuada, la multa puede ser de 150 €.

Lleva cadenas y neumáticos de invierno 

Si vas a circular por zonas de montaña en invierno, es probable que te encuentres con nieve en la carretera, así que lleva contigo unas cadenas. En ocasiones se cierran tramos por la nieve y puede que sin ellas te quedes atrapado.

Si no tienes o no quieres llevar cadenas, puedes llevar neumáticos de invierno. Estos se agarran mejor cuando hay agua, nieve o hielo y podrás acceder a aquellas zonas cortadas sin necesidad de llevar cadenas.

El kilometraje de este tipo de neumáticos puede ser un 15-30% menor que los de verano.

No escatimes en el precio de los neumáticos 

Existe una gran variedad de precios a la hora de adquirir unos nuevos neumáticos, pero no hay que escatimar a la hora de elegir unos buenos neumáticos; recuerda que estos son el único elemento que del coche que está en contacto continuo con el asfalto, y unos neumáticos de peor calidad se agarran menos a este.

Los neumáticos en mal estado, entre las multas más frecuentes en invierno 

¿Sabíais que circular con los neumáticos en mal estado es uno de los comportamientos más sancionados durante el invierno? A continuación os dejamos la lista de multas que más se repiten durante la época más fría del año en España:

  • Parabrisas en mal estado: Si el parabrisas o cualquier cristal del vehículo esta deteriorado y te dificulta la visibilidad, la sanción puede ser de hasta 200€.
  • Luces en mal estado o deslumbramiento: Te podrán sancionar con 200 € si llevas puestas las largas y los agentes consideran que estás deslumbrando a los otros conductores o, por no poner las luces adecuadas cuando se han de llevar.
  • Cristales tintados NO homologados: Si tu vehículo lleva los cristales traseros coloreados o tintados y no están homologados te pueden imponer una sanción. Recuerda que en los cristales delanteros está prohibido.
  • Dificultad al leer la placa de matrícula: En caso de que las letras y los números estén tan desgastados que no pueden verse con claridad, la sanción impuesta será de 200€.
  • Conducir con una capa de hielo: Si conduces con una capa de hielo, y el agente considera que afecta a la buena visibilidad en la conducción, la multa puede ser de 80 €.
  • Neumáticos en mal estado: Multarán con 200€ a todo aquel que lleve los neumáticos con una profundidad inferior a 1.6 mm, deformaciones o cualquier aspecto que refleja que el neumático está en malas condiciones.

Según la DGT, en 2015 “Más de 660 conductores fueron multados por llevar una profundidad del dibujo por debajo del límite legal, tener un desgaste irregular debido a una mala suspensión o una alineación incorrecta y circular con una presión errónea

  • Circular sin cadenas o neumáticos de invierno: Si no llevas las cadenas cuando son necesarias la Guardia Civil te sancionará con una multa de 200 €.
  • Limpiaparabrisas gastados o en mal estado: En estas situaciones, la multa se pone cuando está lloviendo y el agente se da cuenta de que las escobillas están en mal estado, sancionándonos con una multa de 80€.

 

Para más información sobre las multas más frecuentes de 200 €, puedes consultar el artículo que publicamos hace unas semanas en nuestro blog. Recuerda revisar tus neumáticos regularmente para evitar accidentes y sanciones en cualquier época del año.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad