La nieve y el hielo son los fenómenos meteorológicos que más problemas causan en carretera durante el invierno, debido a que en muchos casos dificultan enormemente la circulación y dificultan la visibilidad de los conductores, llegando en muchos casos a producir sensación de agobio o de mareo. Además, cuando los primeros copos de nieve se posan sobre la calzada, ésta se vuelve muy resbaladiza, y a medida que el espesor va aumentando también lo hacen las dificultades que impedirán a aquellos que no utilizan cadenas o neumáticos de invierno, continuar con su camino.

Jeep en la nieve

¿Cómo conducir durante una nevada?

Si durante un viaje o desplazamiento la nieve te sorprende en la carretera, es importante que recuerdes que lo primero que tendrás que hacer es encender las luces de cruce (si la nevada es muy intensa, enciende las antiniebla), reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. Procura seguir el surco ya marcado por los vehículos que circulan por delante de ti y evitar realizar movimientos bruscos con el volante.

Una vez se inicia la marcha es conveniente no dar acelerones y soltar con suavidad el pie del embrague. Si te encuentras ante una pendiente, mantén la calma y utiliza marchas largas para subirla, de forma que el vehículo no patine sobre la calzada. Recuerda también que las cadenas han de colocarse siempre en las ruedas motrices del vehículo y sólo cuando el espesor de nieve sea considerable, pues hacerlo cuando ésta es escasa puede provocar daños en el neumático o en la llanta. También es imprescindible que tengas en cuenta que, si tienes que circular con las cadenas puestas, debes hacerlo a una velocidad moderada y procurar no exceder los 50 km/h.

Actualmente, son muchos los conductores que optan por los neumáticos de invierno y es que, aunque en España no son obligatorios, sí que resultan tremendamente útiles en zonas montañosas y en aquellas provincias donde la nieve está presente durante gran parte del invierno. Más adelante en este artículo, hablaremos de las diferencias entre utilizar cadenas o neumáticos de invierno.

También conviene que tengas en cuenta una serie de recomendaciones como: conocer con anterioridad el estado de las carreteras por las que tienes pensado realizar tus desplazamientos, llevar ropa de abrigo, agua, comida y un cargador de móvil para el coche. Puedes ver qué más objetos se recomienda llevar en el coche durante un viaje en estos artículos: Cosas útiles para llevar en el coche y ¿Qué cosas no deberán faltar este invierno en tu coche?

Otra de los aspectos que no debes olvidar, es que durante el invierno se desaconseja totalmente realizar viajes o desplazamientos si el vehículo tiene poco combustible. En caso de no poder continuar con el trayecto o de quedarte “tirado” en la carretera, el combustible servirá como alimentación para que puedas encender la calefacción de tu coche. Además, en aquellos casos en los que al iniciar la marcha el vehículo se encuentre cubierto de nieve o hielo, no olvides retirarlos de la luna delantera o el techo y jamás utilices agua caliente para derretirlos.

cadenas de nieve

¿Cómo ponerle las cadenas al coche?

En nuestro artículo “Olas de frío: prepara tu coche ante nieve o hielo” ya publicamos bastantes recomendaciones relacionadas con la conducción durante esta época del año y a día de hoy, con el auge de los medios digitales, todavía nos parece increíble que sigan siendo tantos los conductores que desconocen cómo se deben colocar las cadenas en las ruedas de un coche.

Tal y como publica el diario ABC, 7 de cada 10 españoles no saben cómo poner las cadenas, lo que corresponde al 33% de la población aproximadamente. Este dato es totalmente actual, ya que proviene de resultados extraídos de la V Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles del Foro de Movilidad 2018. En este estudio, se concluye que nos habitantes de Navarra son los que tienen un mayor conocimiento sobre el montaje de cadenas, seguidos de los Zaragoza, Oviedo y Santander.

A continuación, te dejamos el vídeo tutorial que tenemos en nuestro canal de YouTube sobre cómo colocar las cadenas:

 

 

 

 

Si la situación de la vía implica que tengas que poner cadenas, te aconsejamos que tengas presente los siguientes consejos:

  • No exceder nunca de los 50 km/h y adaptar siempre tu velocidad a las condiciones y circunstancias de la vía.
  • Retírate a un lugar seguro si necesitas colocar las cadenas de nieve, pues a no ser que estés acostumbrado a realizar esta acción, es posible que te lleve un poco más de tiempo de lo que habitualmente cuesta ponerlas. También, y a no ser que se trate de un espacio habilitado especialmente para este fin, recuerda señalizar la parada con los triángulos y las luces de emergencia, así como salir del vehículo con el chaleco reflectante puesto.
  • Coloca las cadenas en las ruedas motrices del vehículo. Si es tracción delantera, sitúalas en el eje delantero y si es tracción trasera, en el trasero. Si tu coche es un 4×4 con tracción integral, se recomienda colocar las cadenas en los 4 neumáticos o, en caso de que esto no sea posible, en las ruedas directrices que suelen ser las delanteras.
  • Revisa las instrucciones del fabricante antes de colocar las cadenas para no saltarte ningún punto importante.
  • Si tienes guantes, utilízalos ya que esto evitará posibles cortes en las manos.
  • Antes de iniciar de nuevo la marcha, comprueba que las cadenas están bien tensadas y revisa que el montaje sea correcto y que no haya ningún enganche suelto.
  • No sigas circulando con las cadenas si no es necesario. En el momento en el que el espesor de nieve deje de ser suficiente, párate y retira las cadenas para que éstas no dañen tus neumáticos.

carretera con nieve

¿Qué diferencias hay entre usar cadenas o neumáticos de invierno?

Pese a que, como hemos comentado al inicio de este artículo, son muchísimos los conductores que todavía no saben cómo poner las cadenas, los neumáticos de invierno tan solo suponen el 5% de las ventas. Este tipo de neumáticos ofrecen un mayor agarre que los convencionales cuando hay nieve sobre la calzada y, además, con respecto a los neumáticos convencionales, también reducen el riesgo de aquaplaning.

Pero lo que muchos conductores no tienen en cuenta, es que cuando las temperaturas son bajas (normalmente por debajo de los 7 grados centígrados), aunque no haya nieve sobre la carretera, los neumáticos de invierno son mucho más eficaces ya que los neumáticos normales tienden a endurecerse y a perder adherencia, además de que con ellos la distancia de frenado es mayor si las condiciones no son óptimas.

Los neumáticos de invierno tienen diferente composición a los convencionales, pues su goma es más blanda, flexible y tiene una mayor carga de sílice, lo que hace que si se utilizan en condiciones adecuadas, el desgaste se produzca de una manera más uniforme y lenta. Además, tal y como se explica en el artículo publicado por el ABC, la banda de rodadura de los neumáticos de invierno es más profunda y la cantidad de laminillas en los tacos es entre 6 y 8 veces mayor, con lo que mejora enormemente el agarre. No obstante, hay que tener en cuenta que todas estas características, pueden no ser tan convenientes si las temperaturas son altas, ya que aumentan tanto el consumo de combustible como el desgaste del neumático.

Para ver mejor la diferencia entre neumáticos de invierno y cadenas, hay que poner a prueba ambos accesorios en igualdad de condiciones y esto se ha hecho en una pista cubierta con 60 centímetros de nieve, comparando la experiencia de 2 Nissan X-Trail (uno equipado con neumáticos de invierno y otro con cadenas). Mientras el vehículo equipado con neumáticos de invierno se comportó ofreciendo un mejor agarre tanto en el uso de la tracción total como en solamente la delantera (en la primera fue mucho mejor, pues la conducción apenas variaba de una convencional sin nieve en la calzada), el vehículo equipado con cadenas tuvo un comportamiento mucho más ruidoso e inestable y tuvo que ser manejado a velocidades inferiores (con cadenas no se pueden exceder los 50 km/h).

Los neumáticos de invierno suponen, por tanto, un extra de seguridad frente a las cadenas, además de los inconvenientes que se generan al tener que colocar éstas últimas en situaciones generalmente extremas, tanto de frío como de nieve. Otra desventaja de las cadenas es que éstas deben colocarse y retirarse en un determinado momento, mientras que con los neumáticos de invierno ni siquiera es necesario detenerse.

 

Y vosotros ¿preferís las cadenas o los neumáticos de invierno? ¿sabríais poner las cadenas en vuestro coche si ahora mismo os pillara una nevada en la carretera? ¡Dejadnos vuestros comentarios!

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad