Parece que los coches eléctricos han venido para quedarse. Los motivos son la gran cantidad de ventajas que suponen con respecto a los vehículos de combustión tradicionales. La más relevante es el hecho de que no expulsan emisiones contaminantes, y es la razón principal por la que se están volviendo tan populares.

ro-des-audible-vehicle-alert-system-coches-electricos-no-silencio-4

Pero también existen otros motivos por los cuales los conductores que dan de baja su coche viejo se deciden por un vehículo eléctrico. Razones tales como el hecho de que son vehículos que prácticamente no sufren averías y su mantenimiento es mínimo. Además, por supuesto, el consumo de combustible es inexistente y las ventajas fiscales y ayudas por la compra de un eléctrico están a la orden del día.

Otra de las ventajas de los coches eléctricos es que son mucho más silenciosos que los de combustión, por lo que, gracias a ellos, se está reduciendo la contaminación acústica en las ciudades. Pero esta última particularidad puede no ser una virtud como tal. Al no hacer ruido, provocan que los peatones no se percaten de su presencia, sobre todo las personas con discapacidad visual y, por tanto, aumentan las posibilidades de provocar un accidente indeseado.

Es por este motivo por el que el parlamento europeo ha decidido que, los vehículos eléctricos -y los híbridos que circulen en modo eléctrico- que se matriculen a partir del año 2021 deberán abandonar esa condición de silenciosos que a día de hoy los caracteriza. Concretamente, cuando circulan a bajas velocidades, pues es cuando el rozamiento de los neumáticos con el asfalto no es suficiente como para generar un ruido audible. Se pretende así, aumentar la seguridad de todos los viandantes.

La UE establece que los vehículos eléctricos deberán llevar incorporado un sistema de alerta sonora llamado AVAS por sus siglas en inglés (Audible Vehicle Alert System). Este sistema deberá emitir un sonido lo suficientemente alto como para que los peatones y transeúntes puedan escucharlo con el ruido ambiente de la ciudad. Por tanto, será un sonido que deberá encontrarse entre los 56 y los 75 decibelios mientras se circula a una velocidad de 20 km/h.

 

ro-des-audible-vehicle-alert-system-coches-electricos-no-silencio-3

Este sonido se emitirá por un altavoz que estará situado en la parrilla delantera y deberá variar el tono en función de la velocidad a la que circula el automóvil, así como cambiar cuando el vehículo circule marcha atrás. Además, este sistema AVAS no podrá desactivarse.

Pero con esta medida, no se quiere incomodar a los propios conductores, por lo que el ruido emitido no deberá escucharse dentro del habitáculo del vehículo.

Actualmente ya existen algunos modelos de coche que incorporan este sistema, adelantándose a la normativa europea que obligará a todos los vehículos eléctricos a incorporar esta tecnología en el año 2021.

¿Qué te parece esta medida? ¿Consideras necesario que los coches eléctricos hagan ruido? ¿Conoces a alguien que haya sufrido un accidente debido a este motivo?

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad