Cuando interrogamos a los potenciales compradores de coches sobre los motivos que impiden que se decanten por la compra de un vehículo eléctrico, siempre nos encontramos con dos ideas principales: una es que son muy caros, y la otra es que no hay puntos de carga.

Desde RO-DES no tenemos modo de conseguir que el precio de los vehículos más eficientes baje, pero sí podemos intentar solventar el problema de los puntos de carga arrojando un poco de luz sobre cómo se realiza una instalación en un garaje comunitario. Comentábamos hace pocos meses que se estaba dando una subida que roza el 70% en matriculaciones de coches eléctricos. Lo cual indica que poco a poco, el parque de vehículos migra hacia la ecomovilidad. Pero… ¿Cómo cargan los usuarios sus nuevos coches? El garaje es el sitio más lógico para que nuestro coche “coma”, ya que pasa muchas horas allí. Además, en España, es muy habitual que en nuestro propio edificio dispongamos de un garaje donde poder instalar cómodamente la toma.

Antes de sumergirnos en cómo podemos instalar un punto de carga en un garaje comunitario, convendría primero entender si es posible realizar la carga de nuestro vehículo eléctrico en un enchufe normal.

Para despejar las dudas… Sí, es perfectamente posible cargar el vehículo en un enchufe corriente. Pero realizarla de esta manera recibe el nombre de “recarga ocasional”, porque no es lo que más conviene al vehículo. Es cierto que no es necesario realizar ninguna inversión para cargar el coche en cualquier enchufe, pero los inconvenientes de este tipo de carga son múltiples y peligrosos para nuestro vehículo y para nosotros.

Inconvenientes de cargar el coche en un enchufe doméstico

En primer lugar, la carga es extraordinariamente lenta. Hablamos de que una batería descargada puede cargarse en unas 20h. Es cierto que para los trayectos de ciudad es muy probable que basten 5 horas para cargar lo que hemos rodado ese día, pero aún así, son muchas horas de “trabajo” para la batería, que se calentaría durante el ciclo. Si esto ocurre a menudo la disminución de la salud de batería terminará por notarse.  Este cargador de emergencia -que viene con el vehículo- es fantástico para cuando hacemos una escapada, por ejemplo, pero no para un uso regular.

En segundo lugar, la instalación doméstica no está preparada para soportar tanta potencia durante tantas horas, y es muy posible que el enchufe acabe, en el mejor de los casos, quemándose. En el peor de los casos, si la instalación es antigua, puede prenderse fuego. Si aún así es necesario por cualquier motivo usar este tipo de enchufes, conviene revisar la instalación y reforzarla.

En tercer lugar, si este enchufe está en el garaje comunitario donde aparcas el coche… ¡mucho ojo! La electricidad la estás cargando a todos tus vecinos, y puedes ocasionar daños a la red eléctrica por el motivo que hemos comentado en el punto anterior.

Cómo cargar tu vehículo de la manera más eficiente posible

La manera más efectiva y correcta de realizar la recarga del coche es instalando un punto de carga en tu casa unifamiliar o garaje comunitario. Estos puntos de carga se llaman puntos de carga de pared o WALLBOX. Como su propio nombre indica, y como leemos en cargacar.com: “Wallbox significa pared (wall) y caja (box). Es decir, que son puntos de recarga para coches eléctricos instalados permanentemente en una pared, los cuáles se conectan al vehículo a través de un cable. Estas estaciones de carga semi-rápida son compatibles con todos los automóviles eléctricos y, además, se adaptan a cualquier instalación, ya sea en un garaje particular o en un parquin comunitario. Además, cuenta con protecciones para evitar posibles descargas (tanto sobre la persona como una subida de tensión en el automóvil), así como programadores de tiempo y medidores de energía para que puedas planificar al detalle la carga de tu vehículo.”

cargador pared wallbox punto de carga ventajas

Foto de wallbox.com/es_es/

Usar un WallBox te permite disponer de una instalación segura y eficiente para tu coche que alargue la vida útil de sus baterías. Hay modelos para todos los gustos y para todos los bolsillos, incluso existiendo cargadores inteligentes que dinamizan la potencia de carga en función de otros aparatos eléctricos que estén usándose en ese momento, usando la potencia restante para la recarga del vehículo. Los hay resistentes a la intemperie, con app, con programadores de apagado y encendido…

Si te preocupa instalar uno de estos puntos de carga en tu garaje por tener vecinos con intenciones dudosas, debes saber que cuentan con un código de activación que convierte tu Wallbox exclusivamente tuya, y que le confiere uso privativo.

¿Qué debo tener en cuenta para instalar un punto de recarga?

  • No necesitas el permiso de la comunidad de vecinos, pero sí que debes notificarles por escrito según se regula en la Ley 19/2009.
  • El coste final del punto de recarga en el garaje comunitario tiene un coste medio de 1900€ según esta web. En otros sites leemos cifras más modestas: 1000€, 1500€…
  • Si el garaje es otro bloque distinto de tu vivienda, tendrás que instalar un contador para que se pueda generar una factura eléctrica. Si el garaje está en tu misma vivienda, deberás tender un cable hasta tu contador. Tu factura de casa, en este último caso, incluirá la carga de tu coche.
  • Los posibles problemas suelen venir derivados de cablear la distancia del punto de carga hasta el contador. Si son muchos metros, se puede encarecer la instalación del Wallbox. Si vas a comprar una plaza específica para recargar tu coche… ¡Ten en cuenta la posición de los contadores!
  • Antes de hacer ningún movimiento, consulta las posibles ayudas o subvenciones a las que puedes acceder. Por ejemplo, el plan MOVES del pasado año, contemplaba la posibilidad que vieras reducido el 30€ de tu tarifa de instalación del punto de carga. Los concesionarios, también disponen de ayudas para facilitártelo. ¡Incluso algunas empresas disponen de estos puntos para que puedas cargar el coche en tu trabajo!
  • Debes tener una potencia mínima contratada de 4.6 KW con tu proveedor de servicios eléctricos. Si no, el punto de carga no podrá funcionar a pleno rendimiento.

Un último consejo…

Eliminar de tus gastos mensuales a la gasolinera es una excelente noticia, pero cuando cargues el coche en casa, la factura de la luz subirá. Hablamos en otro post sobre mantenimiento y revisiones de este tipo de coches, pero hoy queríamos presentaros a una excelente amiga que fomentará una bonita relación con tu coche eléctrico: La tarifa de periodo “super valle” de tu factura de electricidad. Varía de una compañía a otra, pero seguro que tu compañía eléctrica dispone de una franja horaria de tarificación baja. Puedes aprovecharte de ella porque muchos WallBox disponen de un mecanismo para programar el inicio de recarga del coche. ¡Indica que la carga comience en el momento en que baja el precio de la luz! Esto puede reducir tu factura de manera importante… ¡De nada!

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad