Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Cuando una persona se acostumbra a realizar cualquier tipo de acción, es más que probable que adquiera hábitos que le faciliten el desarrollo de la misma. Sin embargo, en lo que respecta a la conducción, muchos de esos hábitos pueden convertirse en vicios que acaban perjudicando a la salud del vehículo ya que comprometen el buen funcionamiento de algunas partes esenciales del mismo.

Por este motivo hoy, vamos a compartir con vosotros estos 12 vicios o malos hábitos que debéis evitar como conductores para no estropear vuestro vehículo y que hace unos meses publicaron en dos medios informativos con amplio recorrido en el sector automovilístico: Autopista.es y Consumer Eroski Motor.

1.- Olvidar comprobar la presión de los neumáticos:

Tal y como ya hemos mencionado en diversas ocasiones, los neumáticos son el punto de contacto directo entre nuestro vehículo y el asfalto, por lo que resulta esencial que se encuentren siempre en buen estado. No revisar periódicamente la presión de los neumáticos puede provocar un desgaste irregular y prematuro de los mismos, que en ocasiones pude incluso ser el causante de un reventón o en el peor de los casos, de un accidente.

Por ello, debes revisar al menos una vez al mes tanto el estado, como la presión de los neumáticos de tu coche.

2.- Acelerar en exceso con el motor frío:

Cuando se pone en marcha el motor, éste precisa de algunos segundos para que el aceite llegue al circuito ya que al estar el motor frío la mayoría del aceite se encuentra todavía en el cárter. Una vez el motor ha adquirido temperatura y por tanto, una mejor lubricación, su funcionamiento es mucho más óptimo.

Por tanto, es aconsejable evitar los acelerones cuando el motor está frío y acabamos de arrancar el coche. También se puede esperar, antes de iniciar la marcha, uno o dos minutos hasta que el coche coja temperatura y acelerar de manera progresiva sin exceder las 2.700 revoluciones en el caso de vehículos diésel o de las 3.500 en motores gasolina.

motor coche

3.- Dejar el pie apoyado en el embrague:

Ésta es una costumbre muy mala que suele adquirirse, sobre todo, cuando el conductor es novel. Sin embargo, sabiéndolo es fácil modificar este hábito que provoca un mayor desgaste del embrague y de todos los componentes asociados al mismo.

4.- Abusar de los frenos durante los descensos:

Si queremos evitar el desgaste prematuro del sistema de frenos y de los elementos que componen el mismo, hay que evitar abusar de los frenos durante un largo periodo de tiempo y principalmente en descensos prolongados y pronunciados. Es mucho mejor reducir las marchas en el cambio y dejar que actúe el freno motor.

5.- Parar el motor de golpe después de un viaje:

Cuando viajamos con nuestro vehículo y lo sometemos a un esfuerzo extra, debemos tener cuidado sobre todo con los vehículos que incorporan turbo ya que este elemento tiende a alcanzar altas temperaturas. Por ello es recomendable dejarlo reposar unos minutos antes de apagar el vehículo ya que así, el sistema de circulación de aceite y el sistema de refrigeración enfriarán el turbo reduciendo el riesgo de avería hasta en un 90%.

furgoneta viaje

6.- Circular siempre a bajas revoluciones:

En muchos casos se asocia la conducción a altas revoluciones con un mayor consumo de combustible y aunque no es una idea equivocada, tampoco debe seguirse a rajatabla o de una manera continuada. Circular frecuentemente a bajas revoluciones puede producir acumulaciones de carbonilla que terminarían afectando a elementos como la EGR, el catalizador o el filtro de partículas.

Lo ideal es circular a un régimen de revoluciones que permita una buena respuesta del motor cuando pisamos el pedal de acelerador. Si con frecuencia se percibe que al coche “le pesa el culo” es porque la conducción no es del todo adecuada.

7.- Conducir con el coche en reserva de forma habitual:

Actualmente muchos vehículos cuentan con inyección electrónica de combustible y la bomba se encuentra sumergida dentro del depósito, lo que permite la refrigeración de la misma. Por tanto, circular frecuentemente con un nivel de combustible bajo puede provocar que la bomba sufra recalentamientos y por tanto averías que perjudicarán su funcionamiento e incluso podrían dejarla inutilizable.

Es recomendable no apurar el combustible del depósito y conducir durante el menor tiempo posible con el coche en reserva.

gasolinera

8.- Apoyar la mano frecuentemente en la palanca de cambios:

Dejar la mano apoyada en la palanca de cambios mientras circulamos, es también uno de los vicios más habituales entre los conductores. Se realiza de manera casi inconsciente y puede provocar también un desgaste prematuro de la caja de cambios, pues se está ejerciendo una presión continua sobre los mecanismos de la misma que a largo plazo pueden provocar vibraciones y holguras.

9.- Pasar a demasiada velocidad por encima de un badén:

Pasar con una velocidad inadecuada por encima de un badén puede llevar a reventar una rueda o incluso a causar desperfectos en las llantas y provocar problemas en la suspensión del vehículo. Para evitarlo, se aconseja respetar los límites de velocidad establecidos en la vía y frenar ligeramente antes de sobrepasar cualquier badén.

10.- Aparcar dejando alguna de las ruedas encima del bordillo:

Esta acción puede afectar también a los neumáticos y suspensión del vehículo, ya que el peso del vehículo no se distribuye de manera regular en los puntos de apoyo del mismo. Esto puede provocar deformaciones en los neumáticos o incluso llegar a desequilibrar la suspensión y dañar los rodamientos.

cambiar neumático

11.- Utilizar la dirección con el vehículo parado:

Si los neumáticos son anchos o se trata de un coche pesado y de dirección rápida, se desgastará la cremallera de la dirección, con lo que sufrirá holguras que resultarán peligrosas a altas velocidades y con viento lateral. En automóviles con dirección asistida el problema es menor, aunque nunca se debe girar el volante hasta su límite. De esta forma se estará forzando el mecanismo y es fácil que termine por estropearse.

12.- Empujar un coche automático o circular en punto muerto:

Nunca se debe empujar un coche automático ni circular en punto muerto con el mismo ya que este tipo de acciones tienen consecuencias fatales sobre la caja de cambios.

 

¿Qué os han parecido estos consejos? ¿Tenéis alguno de los vicios que hemos descrito en el post? ¿Alguna vez has sufrido una avería con tu coche por culpa de un mal hábito? ¡Déjanos tus comentarios y recomendaciones!

También te puede interesar:

8 comentarios

  1. Javier Responder

    El mayor vicio que debes evitar si quieres que tu coche te dure muchos años es acercarte a un centro Aurgi, Si lo haces corres el riesgo de quedarte sin coche después de pagar más de 150 € por un cambio de aceite y filtros. Yo llevo casi tres meses sufriendo las consecuencias por haberlo hecho. En este tiempo y tras llegar con dificultad a un acuerdo de indemnización, este acuerdo esta en el aire y no lo cumplen. Todo un sitio de confianza

    • Alicia Granell Responder

      Hola Javier buenas tardes,

      Lamentamos mucho tu experiencia y esperamos que puedas solucionarlo lo antes posible.

      Saludos cordiales!

  2. j.c- Responder

    Ya seque en estos tiempos,el bolsillo*,anda flojo,pero ,el alargar,las sustituciones,por desgaste;ruedas,pastillas de freno,filtros,etc,y revisar el nivel de aceite ,a menudo .Un saludo

  3. Mauricio Responder

    El peor hábito es cargarle al coche nuestra impuntualidad.
    Es preferible salir con 10 minutos de holgura, conducir tranquilo, sin forzar el coche, sin acelerar en frío, ni sobre exigir los frenos….y lo más importante sin arriesgar la vida por un retraso.

  4. Álvaro Responder

    ¡Excelentes consejos! Puestos a sumar yo añadiría también algo tan olvidadizo como la limpieza, tanto interior (por higiene) como exterior. Hay que recordar que los que los elementos que ensucian nuestro coche tales como el polvo, el barro o los excrementos de pájaros acaban por corromper la pintura. Pero además de la limpieza exterior e interior de nuestro vehículo, no debemos olvidarnos tampoco de un elemento que casi nadie tiene en cuenta: el motor. Teniendo un motor limpio es más fácil localizar fugas, además de que el motor tiene mejor enfriamiento y es mas sencillo hacerle los mantenimientos. Eso si, no olvidemos que la limpieza debe hacerse con productos específicos para ello y procurando proteger las partes eléctricas, ya que más de una barbaridad he visto hacer con las pistolas de lavado a presión de las estaciones de servicio.

    Un saludo 😉

    • Alicia Granell Responder

      Gracias por tu comentario y por el aporte Álvaro, seguro que es de mucha utilidad para nuestros lectores.
      Saludos cordiales 😉

  5. Isaac Responder

    Un mal “hábito” es no tener en cuenta la carga que llevamos, que influye en la conducción y en elementos como los neumáticos y suspensión, frenos… Hay que ajustar la presión de los neumáticos si llevamos mucha carga.

    • Alicia Granell Responder

      Muchas gracias por tu comentario y aporte Isaac 😉

    *

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad