Aunque es cierto que cada vez los modelos de coches son más eficientes, y, en rasgos generales los fabricantes tienden a producir vehículos con menor consumo y más respetuosos con el medio ambiente, los coches de combustión tienen muchos gastos. El más elevado, es con diferencia la gasolina, ya que se trata de una constante a lo largo de toda la vida útil del vehículo.

 

Todos conocemos algún truco para ahorrar gasolina, sobre todo si viajamos por ciudad, que es cuando los vehículos más consumen. Desde la OCU han realizado un decálogo para fomentar una conducción eficiente y segura a la vez que se ahorra combustible.

  1. Utilizar el combustible con el octanaje indicado. Si nuestro vehículo utiliza gasolina 98, no es recomendable repostar gasolina 95, pues el consumo aumentará y además se reducirá la potencia considerablemente.
  2. Búsqueda de gasolineras económicas. Desde la OCU aconsejan consultar, antes de salir, los precios de las estaciones de servicio que encontraremos por el camino, para así repostar en la más barata. Existen varias apps que pueden ayudarnos a encontrar estas gasolineras. De este modo, no conseguiremos exactamente ahorrar gasolina, pero sí dinero.
  3. Disminuir al máximo el peso y cerrar las ventanillas. El hecho de llevar instalados elementos como portabicis o bacas pueden provocar un aumento de gasto de combustible de hasta un 20%. De la misma forma, viajar con las ventanillas bajadas, provoca una mayor fricción del aire y, por consiguiente, un mayor consumo. Es más eficiente subirlas y encender el aire acondicionado.
  4. Presión de los neumáticos correcta. Es muy importante que los neumáticos se encuentren en perfectas condiciones y que mantengan la presión recomendada por el fabricante. Unos neumáticos con menor presión aumentan el consumo hasta un 1% por cada 0,1 bares de presión inferior al indicado.
  5. Los productos milagro no funcionan. Elementos como imanes en el motor o aditivos no tienen ningún efecto positivo sobre el consumo de combustible.
  6. Apagar el motor. Siempre que sea posible, se recomienda apagar el motor, sobre todo si se trata de paradas largas. Un vehículo encendido y parado en punto muerto consume de 0,5 a 1 litro de gasolina cada hora.
  7. Conducir sin brusquedad. No es aconsejable revolucionar el motor ni dar acelerones y frenazos bruscos. Se ahorra combustible conduciendo pausadamente y utilizando marchas largas. Además, conducir pausadamente hace que nuestro viaje sea más seguro.
  8. No sobrepasar los límites de velocidad. Más allá de las multas que puede acarrearnos traspasar los límites de velocidad, circular a velocidades altas aumentará considerablemente el consumo de combustible. Por ello, para ahorrar gasolina es recomendable obedecer a las señales de tráfico.
  9. Coches eficientes. Si aún así tu coche consume mucho y has decidido cambiarlo por uno nuevo, desde la OCU aconsejan decantarse por un modelo híbrido o eléctrico, que además tienen beneficios fiscales y otro tipo de ventajas en el interior de las ciudades.
  10. Coche con la potencia necesaria. Es importante que, a la hora de elegir un coche nuevo si queremos ahorrar gasolina, pensemos en las necesidades que tenemos, y compremos un vehículo que las cumpla, pero que no las exceda, pues, por ejemplo, los coches más grandes y con mayor potencia consumen más combustible.

 

¿Conocías estos trucos? ¿Sueles aplicarlos cuando viajas en coche? ¿Quá haces tú para ahorrar gasolina?

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad