Conocido también como líquido para la refrigeración del motor, el anticongelante es un fluido esencial para el sistema de refrigeración del vehículo. Naturalmente, el nivel de este compuesto se evapora a causa de las continuas subidas y bajadas de temperatura a las que está expuesto, sin suponer ningún problema o avería.

A decir verdad, el líquido refrigerante puede funcionar a bajas temperaturas, protegiendo el sistema de la corrosión y evitando la formación de fango.

Gracias a sus propiedades, esta mezcla puede mantener la temperatura perfecta de funcionamiento del motor (90ºC) y evitar que en los días fríos (-0ºC) se congele el sistema de refrigeración.

¿Porqué el líquido refrigerante tiene pérdidas?

La disminución o pérdida del anticongelante no suele ser normal, así como las ocasiones en las que el nivel baja a mínimo después de 4/5 meses. Por tanto, debemos preocuparnos ante la pérdida de este, ya que el circuito se ha diseñado de manera hermética para mantener los niveles adecuados. Algunas de las causas de la pérdida de anticongelante o refrigerante, pueden ser:

  • La tapa del radiador: Cuando el mecanismo presenta algún fallo, el sistema pierde presión provocando la evaporación del anticongelante.
  • Las fugas: Pueden estar presentes en las abrazaderas o mangueras y son difíciles de detectar. Estas solo se ven cuando el sistema se calienta y se inicia la evaporación del líquido.
  • Grietas en la cámara de combustión
  • Avería en el radiador: No es la causa más común, aunque muchas averías del radiador pueden derivar en sobrecalentamientos y el «gripado» del motor.

¿Qué ocurre si nos quedamos sin líquido refrigerante en el coche?

Si estás conduciendo y observas que la aguja de la temperatura del vehículo sube considerablemente, ¡Ojo!, estás ante una posible avería o sobrecalentamiento. Esto se puede deber a la falta de presencia de fluido en el sistema, un bajo nivel de anticongelante o a que no se ha arrancado el sistema de refrigeración.

Ahora bien ¿Qué sucedería si el coche se queda sin anticongelante?

Es de gran importancia detectar a tiempo el descenso en el líquido refrigerante; pues en caso de que no esté presente en el circuito o sea insuficiente, afectaría seriamente a la vida útil motor.

Se recomienda, ante todo, echar un vistazo regularmente para ver como va el nivel de anticongelante. Recuerda que este compuesto suele tener un color llamativo, rojo, verde, anaranjado, rosa o azul.

Anticongelante

Cómo detectar un nivel bajo de anticongelante

Cuando el nivel de anticongelante es relativamente bajo, es el propio coche el que indica al conductor que debe acudir a un mecánico mediante algunos signos. Lo cierto es que muchas veces omitimos estas señales, por ello hoy creemos conveniente exponerlas a continuación:

  • Grasa en el interior de las ventanillas: Surge cuando hay una pérdida en el núcleo del calefactor y su aparición está relacionada con el hecho de que el anticongelante y sistema refrigerante no tienen una carga rutinaria, lo que provoca oxidación y pérdidas. Esta especie de grasa en el interior de las ventanillas, aunque suele confundirse con suciedad acumulada, aparecerá nuevamente tras la limpieza. Es importante estar atentos y detectar que puede ser debido a un nivel bajo de refrigerante derivado de una pérdida en el núcleo del calefactor.
  • Olor dulce y persistente en el coche: Es uno de los signos más comunes. El conductor deberá revisar debajo de la alfombra del lado del pasajero; si presenta humedad o líquido, puede que el núcleo del calefactor esté perdiendo anticongelante.
  • La calefacción no funciona correctamente: El conductor solo lo nota en invierno cuando la enciende; también puede ser debido a un termostato defectuoso. De igual manera, se recomienda comprobarlo y asegurarse del problema presente en el coche.

Cómo comprobar el nivel de líquido refrigerante: Pasos a seguir

El mantenimiento y comprobación de los elementos del vehículo es primordial para alargar su vida útil. En el caso de los niveles de anticongelante, tan solo se necesitan unos sencillos, pero efectivos, pasos para realizarlo:

  1. Para empezar, sitúa el coche en una superficie llana y horizontal, de esta manera te será más fácil realizar los siguientes pasos.
  2. Para el motor y déjalo enfriar durante 30 minutos: Retira las tapas de los radiadores y los depósitos de anticongelante. Este paso es de gran importancia para que el depósito pierda temperatura y evitar que el líquido expulse vapor por estar muy caliente.
  3. Encuentra el depósito o vaso de expansión: Este depósito se expande con el calentamiento del motor, permitiendo que el anticongelante caliente, entre en el tanque y se contraiga cuando el motor se enfríe, haciendo que vuelva al punto de partida en el radiador. Por lo general es grande, cuadrado y de color blanco trasparente, con el tapón azul o negro (dependiendo del modelo).
  4. Retira la tapa y busca el líquido trasparente: Suele ser de color azul, verde o rosa, en función de la marca de anticongelante que dispongas. En caso de que presente un color marrón u oxidación, llévalo a un especialista para que limpie el circuito.
  5. Comprueba el nivel de anticongelante: Observa las marcas que indican el máximo y mínimo, te indicarán los niveles de anticongelante cuando el motor está caliente. Lo ideal es que esté entre ambos indicadores.
    • Si está por debajo de lo recomendado, tan solo le tendrás que agregar agua.
    • Si está muy por debajo tendrás que añadirle líquido refrigerante y comprobar el punto de congelación.
    • Si en cambio el nivel está por encima, deberás acudir a un taller ya que el tapón suele estar en la parte baja del radiador.

Si no sabes cuando y como cambiar el líquido refrigerante, por aquí te dejamos unos consejos y los pasos a seguir para hacerlo.

Recambios de desguace al mejor precio

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad