El líquido refrigerante, también conocido comúnmente como anticongelante, es un fluido compuesto por agua, colorantes y otros aditivos que sirve para que el motor no acumule excesos de calor cuando está en funcionamiento, de forma que mantenga una temperatura óptima de 90ºC. No obstante, para que este fluido no se solidifique cuando las temperaturas son muy bajas y para proteger el motor de las corrosiones le añade un componente anticongelante.

liquido-refrigerante-coche-ro-des

Cuándo hay que cambiar el líquido refrigerante y por qué

El anticongelante pierde propiedades con el paso del tiempo y kilómetros realizados por el vehículo, por ello es conveniente realizar un mantenimiento periódico del circuito de refrigeración del motor.

Dependiendo del tipo de anticongelante que se utilice se deberá cambiar con una frecuencia u otra. Según nos indica Euromaster, los líquidos refrigerantes que contienen glicol se deben cambiar cada dos años o 40.000 km mientras que los orgánicos resisten un poco más, pudiendo aguantar hasta los cinco años o 80.000 km.

Para saber el tipo de líquido refrigerante que necesita un coche conviene consultar el manual del vehículo, así como tener en cuenta las temperaturas de la región en la que éste suele transitar. Así, según las temperaturas, existen diferentes tipos (Uncomo):

  • anticongelante 10%: efectivo hasta -5ºC.
  • anticongelante 20%: funciona correctamente hasta los -11ºC.
  • anticongelante 30%: para temperaturas de hasta-18ºC.
  • anticongelante 50%: anticongelante de larga duración y adecuado hasta -37ºC.

 

Con respecto a los precios, rondan desde los 6 a los 80 €, dependiendo de la concentración de glicoles, calidad y espesor.

 

Cómo cambiar el líquido anticongelante paso a paso

Lo primero que hay que tener en cuenta para cambiar el refrigerante es que el líquido usado debe ser desechado, no sirve con rellenar el depósito sin más, y es muy importante que cuando se vaya a realizar esta expulsión el motor esté frío.

Pasos a seguir para cambiar el líquido refrigerante:

  1. Vaciar el depósito y el circuito refrigerante. Como hemos comentado, el primer paso es expulsar el líquido refrigerante usado. Para ello, hay que buscar el tapón, tornillo o grifo (depende del vehículo) y abrirlo gradualmente para dejar que el circuito se vacíe por completo.
    Recomendamos ubicar un recipiente en la parte inferior del circuito, por donde será expulsado el refrigerante, para ensuciar lo mínimo posible.
  2. Depurar con agua a presión. Una vez se haya vaciado por completo, el siguiente paso es introducir agua a presión (por ejemplo, con una manguera) por todo el interior del circuito para limpiar los restos que hayan podido quedar.
  3. Cerrar el mecanismo de vaciado. Conviene asegurarse de que el circuito queda bien sellado.
  4. Rellenar con anticongelante. Los depósitos de líquido refrigerante suelen ser de plástico semitransparente y tienen unas marcas de mínimo y máximo. A la hora de rellenar el depósito el líquido debe quedar a un nivel entre estas dos marcas.

El cambio de líquido refrigerante trata de un mantenimiento que no requiere muchos conocimientos de mecánica y que cualquier conductor que quiera ahorrarse una buena factura del mecánico podrá realizar.

¿Te animas a cambiar tú mismo el líquido anticongelante? ¿Lo has cambiado alguna vez? Déjanos tus comentarios.

Recambios

¿Necesitas un recambio para tu vehículo?

Accede a nuestra sección de recambios y solicita presupuesto. Amplio stock de piezas de segunda mano, reconstruidas y nuevas a precios de desguace.

SOLICITA TU RECAMBIO

1 comentario

  1. Desguaces en Asturias Responder

    Conozco a muchos coches que sus dueños no les han cambiado el liquido en años y cuando fueron ha hacerlo se les quedo en la mano de lo quemado que estaba el deposito…o el manguito..!

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad