El desarrollo de la industria automovilística va a pasos agigantados. Cada vez encontramos más mejoras en nuestro vehículo a través de cambios tecnológicos, que a su vez conllevan una transformación en los materiales empleados para la fabricación de automóviles debido a que deben realizar el soporte de nuevos y complejos elementos electrónicos.

Sin duda, esta evolución nos proporcionará grandes ventajas como numerosas mejoras en los sistemas de seguridad, pero por otro lado encarecerá los costes de las reparaciones en taller que además de requerir técnicos especializados y en formación continua para poder afrontar lo que viene, tienen que conocer a fondo los elementos con los que se construirán los nuevos vehículos.

¿Cómo afectarán los coches del futuro a los desguaces?

La principal labor de un desguace o Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CATV) es encargarse de la correcta descontaminación, reciclado y reutilización de los distintos componentes de un automóvil para ahorrar materias primas al planeta y energía a nuestra sociedad, tal como os mostramos en el proceso de reciclaje en el desguace.

Por tanto, la diversidad de materiales empleados tendrá mucho que decir sobre el papel que ha de cumplir el desguace en el futuro y cómo tendrá que llevarlo a cabo. Los materiales a reciclar a los que deberá enfrentarse un CATV con mayor frecuencia son:

  • La fibra de carbono: Supone un gran avance en la fabricación de nuevos vehículos.  La fibra de carbono es hasta un 50% más ligera que el acero, ha demostrado su alta eficiencia a los cambios de temperatura así como unos buenos niveles de resistencia y de elasticidad, lo que la convierte en una clara candidata a material básico de los coches del futuro. Fabricantes como BMW ya han apostado por ella abriendo nuevas fábricas de fibra de carbono. Lo que permite además, conocer y mejorar el reciclaje de este elemento. Todos los vehículo de esta marca englobados en el Proyecto i ya incluyen este  material.

Estructura de fibra de carbono

  • El kevlar: No son muchas las personas familiarizadas con esta poliamida que fue sintetizada por Dupont, aunque a veces la asociamos a vestuario de lucha para videojuegos. Y es que el kevlar tiene un montón de cualidades a tener en cuenta para la fabricación de vehículos como su baja conductividad eléctrica, su gran resistencia al corte, es capaz de soportar elevadas temperaturas… Un cable de kevlar, por ejemplo, es tan duro como uno de acero con un 20% de peso menos. Es un material que encontramos en la industria aeronáutica, en los coches de competición y en determinados equipamientos deportivos. Su proceso de reciclado y reutilización, aunque complejo, es posible como el de otros compuestos como las fibras de vidrio y carbono.
  • El textil flexible: Se trata de un tejido híbrido e industrial altamente impermeable, lo que permite aislarnos del agua, pero que también cuenta con buenos niveles de resistencia a los cambios de temperatura por lo que ya empezamos a verlo en algunos vehículos. Una apuesta que también ha realizado BMW, como podemos ver en su modelo GINA. De cara al desguace, su proceso de reciclado es muy similar al de algunos termoplásticos.

G.I.N.A. : la piel de tu vehículo

  • El aluminio: No podemos decir que sea algo nuevo incluir aluminio en los vehículos, pero sí que está en auge y es el protagonista de los coches eléctricos ya que gracias a él se abaratan los costes de fabricación de este tipo de automóviles. Evita la corrosión, es buen conductor eléctrico y  muy ligero. Si realizamos dos vehículos exactamente iguales en acero y aluminio, éste último pesaría hasta 162 kg menos. Con la cantidad de aluminio que se recicla hoy día en los desguaces, se ahorra electricidad para abastecer a más de 196 mil hogares cada mes, imagina cuando este material se vuelva tan común en los automóviles como lo es el acero.

Además de los distintos materiales y nuevos procesos de reciclado que deberán afrontar los CATVs cada vez habrá más elementos que por sí mismos requieran tratamientos especiales, como las baterías de litio-ion propias de los vehículos eléctricos, que supondrán un destacado valor comercial, así como los procesos específicos para procesar la chatarra electrónica que cada vez ocupará un papel más importante en nuestros automóviles.

Por tanto, cada vez que la industria automovilística crece y se transforma, los desguaces y Centros de Tratamiento de Residuos deben reinventarse a su ritmo para estar preparados para trabajar todos y cada uno de sus componentes.

¿Qué materiales consideras imprescindibles en los coches del futuro? ¿Añadirías otros elementos a la lista? Déjanos tus comentarios.

Imágenes @ MuseoBMW

1 comentario

    1. […] de la carretera, aunque para ello será necesario hablar de profundas transformaciones tanto en los materiales empleados en la fabricación de los vehículos del futuro, tal como os mostramos el mes pasado en nuestro blog, como en los numerosos sistemas de […]

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad