La ITV (Inspección Técnica de Vehículos) permite verificar que los elementos de seguridad de nuestro automóvil así como el estado general del vehículo son aptos para circular sin suponer un riesgo para el medio ambiente, nosotros mismos ni  el resto de usuarios de la vía.

pasar la ITVEste servicio de cumplimiento obligatorio tiene en nuestro país un coste medio de 40 euros para vehículos gasolina y es superior en los diésel, pero el precio varía dependiendo de la comunidad autónoma donde se encuentre la estación ITV en la que se realice la inspección.

No realizar la ITV de nuestro vehículo no supone un recargo especial en la estación, pero puede suponer una multa de hasta 1.500 euros si un agente de tráfico son sorprende circulando con la ITV caducada.

Actualmente, el sistema de Intercambio Telemático de Inspección y Control de la ITV (ITICI) registra si hemos obtenido un resultado desfavorable en la ITV o si nos ha vencido y seguimos circulando en esas condiciones, tal como os mostramos en artículos anteriores, por lo que debemos reparar los fallos detectados dentro del plazo que nos marque la propia estación para volver a pasarla.

En caso contrario, la ficha técnica pasará a disposición de la DGT con lo que el vehículo podría llegar a ser dado de baja.

Para evitar todas estas consecuencias negativas vamos a hacer un pequeño repaso sobre los pasos que se siguen en una Inspección Técnica del Vehículo y cómo podemos estar preparados para superarlos.

¿Como funciona la revisión de la ITV y qué se comprueba?

  • Entrega de la documentación: cuando llegamos a la estación de ITV debemos presentar los documentos del vehículo necesarios que son la tarjeta de inspección técnica, el recibo del seguro y el permiso de circulación del vehículo. Se comprobará que los documentos coinciden con la matrícula y el bastidor que posee el automóvil.
  • Revisión del exterior: El siguiente punto es ver que, aunque haya daños en la carrocería, no hay ningún elemento suelto o descolgado, así como que las puertas abren y cierran perfectamente desde dentro y fuera del habitáculo.
  • Revisión del interior: tanto los asientos como los anclajes de los cinturones de seguridad deben de estar en buen estado.
  • Alumbrado del automóvil: Todas las luces deben funcionar perfectamente, y los faros no pueden estar ennegrecidos. Es uno de los aspectos que provoca más negativas en la ITV y podemos evitarlo puliendo previamente los faros y revisando de forma mensual el funcionamiento de las bombillas. Si quieres saber más sobre las averías del sistema de alumbrado o deseas conocer consejos de mantenimiento para el mismo, puedes visitar nuestro artículo relacionado en la sección de mecánica.
  • Sistema de frenado: Se pondrá a prueba la eficacia de este sistema examinando posibles roturas, averías o fugas. Lo ideal es que acudamos a un taller si detectamos cambios bruscos en el tacto del pedal o chirridos continuados, además de realizar una revisión anual de este sistema de seguridad tan importante. Si quieres aprender a identificar averías en el sistema de frenado o descubrir algunos consejos para mantener en buen estado los frenos de tu coche, visita los enlaces anteriores y consulta la información publicada en nuestra sección de mecánica.
  • La suspensión y dirección: Las revisiones cada 20.000 kilómetros prevendrán el desgaste de estos elementos que pueden llevarnos a un resultado desfavorable en la ITV. En el foso se comprobarán también los movimientos de las ruedas de los ejes para encontrar deformaciones, fugas o fallos relacionados tanto con la dirección y la suspensión como con los frenos o los neumáticos.
  • Neumáticos: sobre éstos en concreto se comprobará que cumplen los niveles de presión y desgaste del dibujo, que ha de mantener al menos 1.6 mm de profundidad, aunque es preferible que no dejemos que baje de los 2 mm.
  • Niveles de líquidos: Al abrir el capó no deben verse restos de posibles fugas de ninguna clase de líquido y se comprobarán los niveles de aceite, anticongelante, líquido de frenos, agua, etc… Sobre reponer nosotros mismos estas sustancias, encontrarás varios tutoriales en nuestro canal de Youtube.
  • Emisión de gases: Ha de medirse que los niveles de gases contaminantes emitidos por nuestro vehículo cumplan con lo estipulado por ley para el tipo de automóvil y combustible con el que funciona, evitando así daños mayores para el medio ambiente. Podemos ahorrarnos algún susto revisando el catalizador cada 60.000 kms. Un pequeño consejo para alargar su vida útil es dejar un par de minutos el motor al ralentí cuando arrancamos el vehículo. Si quieres conocer a fondo en qué consiste la función del catalizador y cómo podemos identificar una avería en este elemento, puedes visitar el artículo relacionado con este sistema en nuestra sección de mecánica.

 

Si todo sale bien y has seguido nuestros consejos para pasar la ITV, recibirás el informe con una calificación positiva, un cuño más en tu ficha técnica y una pegatina que ha de mantenerse visible en la luna delantera del vehículo, con la fecha de validez hasta la próxima revisión.

Esperamos que este artículo os hay sido de utilidad y si queréis saber más sobre la ITV o encontrar la estación  ITV más cercana a vuestro domicilio podéis hacer uso de nuestra sección Info ITV.

 

¿Con qué problemas te has enfrentado a la hora de pasar la ITV de tu vehículo? Déjanos tus comentarios.

2 comentarios

  1. Dublina Responder

    En dos meses me enfrento a mi primera ITV, y aunque no creo que tenga porqué, estaba asustada. La verdad es que es muy útil que recopiléis los pasos que se dan para los que lo desconocemos, y también consejos que eviten una negativa. Ya os contaré que tal. Buen blog!

    • Alicia Granell Responder

      Buenos días!

      Gracias por comentar el post. Nos alegra que haya servido de utilidad, así que esperamos que vuelvas para contarnos qué tal fue.

      Saludos cordiales,

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad