Cada vez son más los conductores que utilizan o buscan información sobre dispositivos de aviso y detección de radares. Pero ¿Son legales los avisadores y detectores de radar? ¿Qué pasa con los inhibidores?

Un radar es un sensor utilizado, principalmente, para medir la velocidad, detectar y localizar objetos en el mapa. Este dispositivo funciona a través de un emisor y receptor; donde el primero genera ondas de radio de alta intensidad y el segundo es el encargado de procesar e interpretar los datos generados, tales como el tiempo o efecto.

El radar también es uno de los objetos más odiados por los conductores alrededor del mundo; llegando a obligar a los usuarios a buscar sistemas o artefactos de aviso para evitar ser “pillados”. Como anécdota, hacemos mención al artículo publicado en Ok Diario, donde un «avispado» conductor decidió estacionar su vehículo delante de un radar móvil de la DGT, evitando que multara a otros conductores y obligando posteriormente, por su negativa de abandonar el lugar, a que el vehículo radar de la Guardia Civil tuviese que situarse en un lugar distinto.

Pero no todos los medios utilizados en la detección de radares son legales o están homologados. ¿Cuáles son estos medios? ¿Cuál puedes llevar en el coche? ¿Qué diferencias hay entre ellos? ¿Sabías que hay un radar para detectar el uso del móvil al volante?

Radares

2021 endurece la tenencia de los detectores de radares

2021 ha comenzado con una reforma a gran escala del Reglamento General de Circulación, la cual supondrá sanciones y multas en conductas concretas. Comportamientos que antes no eran sancionados ahora puede que sí que lo sean. En concreto, esto es lo que se mencionaba el punto 3 del Artículo 8: Se prohíbe que en los vehículos se instalen mecanismos o sistemas, se lleven instrumentos o se acondicionen de forma encaminada a eludir la vigilancia de los agentes de tráfico, o que se emitan o hagan señales con dicha finalidad, así como la utilización de mecanismos de detección de radar.

Tal y como menciona el diario ABC en su artículo, las actuales reformas le han dado gran importancia a los llamados detectores de radares, que ahora ya no solo supondrán una multa y retirada de puntos por llevarlos instalados en el vehículo, sino que la DGT endurecerá las sanciones y ya no solo multará con 200€ y la retirada de 3 puntos del carné a quienes utilicen un detector de radar, castigando ahora también el mero hecho de llevarlo instalado en el vehículo.

Elementos de detección de radares ¿Cuáles son sus diferencias?

Avisar de donde está situado un radar es totalmente legal, ya que se trata de una información pública que mismamente puede encontrarse en la sección de radares de la web oficial de la Dirección General de Tráfico (DGT).

En cuanto a los radares móviles es distinto; pues la lista disponible en la web de la DGT especifica los tramos de carretera en donde se suelen situar controles de velocidad, pero evidentemente no detalla la ubicación exacta. Por lo que revelar la posición precisa de un control de velocidad mediante radar móvil se consideraría ilegal.

Al igual que podemos encontrarnos en carretera distintos tipos de radares, también existen diferentes artefactos capaces de avisar, detectar e incluso inutilizar la acción de un cinemómetro. Cada uno cuenta con unas características concretas, pero tienen el mismo objetivo: Evitar ser cazados y ser multados por exceso de velocidad.

Avisador de radar

Es el primero en los detectores de radar, un componente legal que se encuentra incorporado en la mayoría de dispositivos GPS, pues integra una base de datos pública con la ubicación exacta de los diferentes radares fijos y de tramo la cual se facilita, como hemos mencionado antes, en la propia web de la DGT.

El avisador de radar es totalmente legal y está muy extendido por las Apps de mapeo, así como en asistentes de conducción.

¿Cómo funciona? El avisador detectará el radar y nos advertirá de su posición a medida que nos vayamos acercando; de esta forma, tendremos tiempo de sobra para ir menguando la marcha.

Es posible que lleve integrada una función como “Zona con probabilidad de encontrar un radar móvil o camuflado”, algo que sería totalmente legal, ya que no nos revelaría la ubicación exacta en caso de que un control de velocidad se estuviese realizando en ese momento.

Así pues, el avisador informará de la presencia de un radar fijo o un posible radar camuflado, emitiendo una señal acústica y/o visual.

Principal inconveniente: Lo malo del avisador es que no detectan los radares móviles o controles de velocidad realizados por la Guardia Civil o Policía Local. Por lo que deberemos estar atentos y no sobrepasar la velocidad máxima de la vía.

Detector de radar

Este dispositivo ha estado, hasta el momento, sorteando la legalidad. Aunque finalmente se ha declarado que tanto el uso como la tenencia de estos mecanismos, está prohibido y será castigado.

¿Cómo funciona? Los detectores de radares rastrean y localizan la ubicación de cualquier tipo de radar, ya sea fijo o móvil, indagando ese espectro electromagnético. Ante la presencia de un radar, el detector avisa al conductor para que disminuya la velocidad. Este dispositivo, a diferencia del siguiente -los inhibidores-, no manipula el funcionamiento de los radares.

Sanción: Actualmente tanto su utilización, como hecho de tener un detector de radar instalado en el vehículo, se considera una infracción grave, por lo que se sancionará con 200 euros de multa y la retirada de 3 puntos del permiso.

Inhibidores

Los inhibidores de radar son artefactos considerados como ilegales, por lo que en la actualidad están prohibidos y son muy perseguidos por las fuerzas de seguridad.

¿Cómo funcionan? Son capaces de detectar la presencia de radares, rastreando el aspecto electromagnético en busca de las ondas características emitidas por los cinemómetros. Una vez encuentran y detectan los radares, son capaces de inutilizarlos; permitiendo que el conductor no tenga que reducir la velocidad, pues en ese momento no funcionará ni cazará el el exceso de velocidad cometido.

Sanción: Si la Guardia Civil o cualquier cuerpo policial competente, detecta la presencia de este dispositivo en nuestro coche; nos sancionarán con una multa de hasta 6.000€ y la retirada de 6 puntos, aún sin estar utilizando el inhibidor en ese momento. De igual forma, cualquier taller que ejecute la instalación de este dispositivo se enfrentará a 30.000€ de multa.

infografía sobre detectores, avisadores e inhibidores de radar

¿Qué dice la Ley al respecto?

La mayoría de avisadores o detectores se utilizan como ayudantes a la conducción y muchos conductores los instalan para evitar descuidos momentáneos en los que sobrepasen los límites de velocidad. No obstante, de acuerdo con la nota de prensa emitida por la DGT en la que se anuncia el paquete de medidas que irá aprobando gradualmente el Gobierno con el objetivo de reducir los accidentes de tráfico, tanto el uso como la tenencia de detectores e inhibidores de radar estará totalmente prohibido, por lo que el conductor no podrá llevarlos instalados en el vehículo aunque no los utilice. En concreto, con respecto a este tema se menciona que: Tipifica como infracción grave “llevar en el vehículo” mecanismos de detección de radares o cinemómetros, lo que supondrá la sanción de 200 euros y la pérdida de tres puntos. En la actualidad solo está sancionado el uso de dichos dispositivos durante la conducción, pero la experiencia ha demostrado que, ante un control vial, los conductores los desactivan para impedir que los agentes de Tráfico puedan acreditar su utilización, por lo que una vez aprobada la reforma se sancionará su mera tenencia.

En resumidas cuentas; disponer avisador de radar sigue siendo tanto recomendable como legal, siempre que se demuestre que se tiene, aún sin usarlo. La instalación y el empleo de otros dispositivos, como detectores o inhibidores de radar, estará totalmente prohibida y será sancionada.

 

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad