No son pocos los usuarios que cuando contactan con nosotros para retirar un vehículo, nos indican que, a pesar de que éste haya llegado al final de su vida útil, aún cuenta con múltiples elementos en un estado óptimo de conservación y uso, es decir, que no están deteriorados y que de manera independiente o acoplados a otro automóvil, podrían seguir siendo utilizados.

Como ya comentamos a través de nuestra infografía “las tres R” del desguace, reutilizar las piezas del vehículo que se encuentren en buen estado es fundamental para promover un consumo responsable, ahorrar para nuestra economía, así como para mantener una actitud respetuosa hacia el medio ambiente.

Por tanto, si vamos a enviar nuestro vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento para su destrucción y reciclaje, resulta primordial conocer qué componentes es necesario que lleguen al desguace y cuáles podemos guardar para reutilizar por nuestra cuenta.

coche en el desguace

A la hora de deshacernos de nuestro viejo automóvil las piezas que se puedan retirar con facilidad y ocupen poco espacio pueden ser interesantes para conservarlas. En este grupo podemos añadir:

Elementos exteriores: tales como antena del vehículo, aletas, llantas o retrovisores.

Elementos extraíbles: donde se pueden añadir también los que hayan sido fijados con posterioridad al automóvil, como la radio o el navegador.

 

¿Qué elementos es imprescindible que mantenga el vehículo para enviarlo a desguace?   

Sin embargo, hay otra serie de piezas que no pueden faltar a la hora de retirar el vehículo al C.A.T., bien porque imposibilitan el desplazamiento del mismo, porque la normativa legal lo estipula de ese modo, o por política interna del mismo desguace que se hará responsable de la retirada del vehículo fuera de uso (VFU) con grúa y de su posterior descontaminación y reciclaje. Entre estos elementos podemos encontrar:

Las ruedas:

No importa si los neumáticos están bajos o si se han sustituido las llantas por tapacubos, realmente es imprescindible contar con al menos las dos ruedas traseras para subir el vehículo a la grúa sin dañar la plataforma.

Las placas de matrícula:

Muchas personas las consideran un bonito recuerdo de su primer vehículo, pero legalmente es necesario entregarlo con sus matrículas para evitar que caigan en las manos equivocadas o en coches ajenos que falsifiquen su identificación, afectando al antiguo titular del mismo y dificultando la labor de los agentes de la ley al no poder verificar correctamente la titularidad del automóvil.

El motor:

Generalmente, la retirada de vehículos con grúa desde cualquier punto de la geografía nacional así como la descontaminación del mismo acorde a la ley vigente y la tramitación de la baja del automóvil en la Dirección General de Tráfico son procesos gratuitos puesto que el desguace puede reaprovechar y revalorizar determinados elementos del mismo. Los C.A.T.V. son empresas privadas con actividad comercial, y como negocios han de obtener algún tipo de beneficio para continuar ejerciendo su labor.

No se deberá tampoco, extraer las piezas del automóvil relacionadas con los líquidos del mismo (anticongelante, refrigerante, combustible, aceite…) debido a la toxicidad de estos fluidos y el peligro que suponen tanto para las personas que los manipulen como para el medio ambiente. Requieren un tratamiento específico que debe darse a los mismos desde un Centro Autorizado.

Si de todos modos, tienes alguna duda sobre la extracción o permanencia de algún elemento concreto de tu vehículo, es recomendable que contactes con nosotros y te informaremos de todo antes de proceder a la retirada de tu vehículo a desguace.

 

¿Conocías esta diferenciación entre los distintos elementos del automóvil? ¿Has enviado algún vehículo al desguace con alguna pieza de menos? Déjanos tus comentarios.

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad