Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Puedes estar maltratando tu coche sin saberlo.

Los hábitos de conducción que adoptamos a lo largo de los años pueden estar estropeando nuestro vehículo, siendo capaces de provocar desgastes prematuros en la mecánica del coche.

10-habitos-saludables-para-alargar-la-vida-de-tu-vehiculo

 

Por eso vamos a mostrar 10 sencillos hábitos saludables recomendados por la DGT que convendría que pusiéramos en práctica para alargar la vida útil de nuestro vehículo:

  1. Pisar el pedal del embrague al arrancar. Esta sencilla medida nos ayuda a cortar la transmisión en el momento de arrancar para que no se muevan los engranajes de la caja de cambios y el disco de embrague. De hecho, los vehículos nuevos, generalmente, no pueden ser arrancados sin pisar el embrague a fondo.
  2. Arrancar sin acelerar. En el momento de arrancar, no es necesario pisar el acelerador. De hecho, es perjudicial para el vehículo, puesto que éste, cuando se acciona el acelerador, envía carburante que termina diluyéndose y perdiendo propiedades al no quemarse de manera correcta. Además, este acelerón innecesario, provoca un mayor desgaste de las piezas del motor que están sin lubricar.
  3. No mantener el pie en el embrague. Muchos conductores tienen la costumbre de dejar poyado el pie en el embrague durante la conducción. Esta práctica, en apariencia inofensiva, puede jugarnos una mala pasada. La presión que ejerce el pie sobre el pedal del embrague provoca un desgaste prematuro del cojinete de empuje. Si esta pieza se avería, estaremos obligados a cambiar el kit de embrague por completo, ya que habría que extraer la transmisión del vehículo.
  4. Las manos al volante. Una de las costumbres más extendidas entre los conductores es las de apoyar la mano derecha sobre la palanca de cambio. Esta práctica provoca que ejerzamos cierta fuerza sin darnos cuenta, lo que con el tiempo puede provocar holgura en los engranajes, o incluso que las marchas no entren con la suavidad que corresponde.
  5. Repostar antes de llegar a reserva. Apurar hasta estar en reserva para repostar puede provocar que las impurezas que se encuentran en la parte de abajo del depósito lleguen al motor y produzcan daños en la bomba o los inyectores de gasolina. La sustitución de estas piezas supone un gran desembolso económico.10-habitos-saludables-para-alargar-la-vida-de-tu-vehiculo-repostar
  6. Intenta no golpear bordillos. Es recomendable no golpear las ruedas contra bordillos, o estacionar con el neumático subida a la acera, ya que puede provocar una modificación en los reglajes de suspensión o el desequilibrio de las ruedas. Si es necesario subir un bordillo o recorrer un camino con baches, es recomendable hacerlo lo más despacio posible para evitar los daños antedichos.
  7. Frenada progresiva. Abusar del sistema de frenada incrementa el desgaste de las pastillas de freno y los discos. Es por eso que se recomienda utilizar la reducción de marchas para frenar, de modo que sea el motor el que ejecute la frenada, de manera progresiva. Una conducción moderada y pausada evita sobrecargas en el sistema.
  8. Giro moderado del volante. El volante tiene la capacidad de girar dos vueltas y media a cada lado. Pero girar el volante hasta el tope, puede acabar perjudicando la dirección y la suspensión, por lo que es recomendable dejar siempre que sea posible un pequeño margen antes de llegar al final del recorrido total del volante.
  9. Estilo de conducción pausado. El estilo de conducción es determinante a la hora de medir el desgaste del vehículo. Como ya hemos explicado, los frenos, la caja de cambios, el motor, los neumáticos, etc., sufren mayor deterioro cuando la conducción es brusca, con desmedidos acelerones y frenazos. Y por supuesto, el tipo de conducción también se ve reflejado en el consumo de combustible, pudiendo aumentar de 2 a 4 litros cada 100 km. Por ello se recomienda llevar a cabo una conducción suave y tranquila.
  10. Uso del punto muerto. Es conveniente llevar la palanca a punto muerto y retirar el pie del embrague cuando nos detengamos con el coche en un semáforo o parada momentánea. La costumbre de mantener el embrague pisado a fondo nos puede jugar una mala pasada, pues puede provocar un desgaste prematuro del collarín de embrague.

 

Y tú, ¿Sabías que estos hábitos eran perjudiciales para tu coche? ¿Tienes alguno de estos vicios?

Cuéntanos si tu vehículo se ha resentido por causa de alguno de estos malos hábitos.

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad