Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €
Averías del termostato del coche y cómo identificarlas

Una avería en el termostato influirá directamente sobre el funcionamiento del motor, pudiendo llegar a producirse un calentamiento en el motor.

Existen diferentes motivos por los que el termostato del coche puede sufrir una avería, lo que podría llegar a producir un sobrecalentamiento en el motor y afectar seriamente al funcionamiento del vehículo.

Tal y como os comentábamos en nuestro post: ¿Cómo reparar una fuga en el radiador de nuestro coche?, el sobrecalentamiento del motor puede acabar literalmente, con la vida útil del termostato, del radiador y de la junta de culata. Si esto se llegara a producir, el coste de la reparación sería muy elevado y podría suponer el fin de la vida útil de vehículo.

A continuación veremos el vídeo que hemos subido a nuestro canal de YouTube y después vamos a revisar todos los síntomas que podrían ser determinantes a la hora de valorar si el termostato de nuestro coche está averiado.

 

Termostato del coche y sus averías

 

 

 

Dónde se encuentra ubicado el termostato del coche, qué función cumple y las averías a la que queda expuesto

El termostato se queda siempre abierto y el calentamiento del motor es insuficiente:

Cuando esto suceda, podremos identificar un mal funcionamiento del termostato por dos vías distintas: la temperatura a la que trabaja el motor y la efectividad del sistema de calefacción instalado en el interior del habitáculo. Exponemos ambos síntomas a continuación:

El motor trabaja a temperaturas bajas:

Indicaciones sobre el termostato

Si advertimos que el motor de nuestro coche trabaja de forma inusual en frío sin llegar a calentarse lo suficiente, es posible que el termostato esté atascado en abierto, lo que hará que el refrigerante circule de manera excesiva.

La calefacción no expulsa aire caliente:

El sistema de calefacción mediante aire empleado para aclimatar el interior del vehículo, también depende directamente del sistema de refrigeración. Funciona a través del calentador, que acumula el calor producido por el propio motor y lo expulsa hacia el interior del habitáculo.

Si el termostato se queda atascado en abierto, el motor no se calentará lo suficiente y el calentador no enviará aire caliente hacia el interior.

El termostato se queda siempre cerrado y el calentamiento del motor es excesivo:

Este síntoma podría ser el más perjudicial para el conjunto del sistema ya que inmediatamente se traduciría en un sobrecalentamiento del motor, pues el refrigerante no circulará de manera suficiente por el circuito.

Una vez el motor comienza a calentarse en exceso, la presión se acumula pudiendo llegar a causar graves desperfectos en la junta de culata, algo que resultaría verdaderamente costoso de reparar.

Cabe resaltar en este punto, que en motores que cuentan con bloques de aluminio y que a día de hoy ya se han incorporado en la mayoría de coches de nueva fabricación, el daño sería también considerable ya que el calor haría que la cabeza del bloque motor se deformara y sería necesario reemplazarla.

Se producen continuas variaciones de temperatura:

Si percibimos que se producen continuas variaciones en la temperatura del motor, puede ser debido a un fallo del termostato. Si esto sucede, el motor cambiará su temperatura constantemente debido a que el líquido refrigerante no estará circulando con normalidad desde el radiador hasta el motor.

El líquido refrigerante es expulsado por el colector del motor:

En ocasiones, un termostato en mal estado podrá producir fugas de refrigerante desde el colector del motor. Esto suele ser debido a que existen imperfecciones que producen fugas en la junta del termostato que sella el espacio entre éste y el colector.

El consúmo de combustible es excesivo:

Cuando notemos que el consumo de combustible es excesivo sin motivo aparente, es posible que sea un síntoma de un termostato en mal estado o averiado. La explicación de este problema es la siguiente: el motor está trabajando en frío por lo que el combustible tiende a condensarse alrededor de los cilindros sin llegar a quemarse adecuadamente, por lo que el carburante necesario para que el rendimiento del motor sea óptimo será más elevado.

Desde RO-DES nos gustaría recordaros que, al menor indicio de que estos síntomas se estén produciendo es aconsejable acudir a un taller de confianza, ya que determinarán si es necesario sustituir el termostato, o si por el contrario el problema tiene relación con un defecto en cualquier otro elemento del sistema.


Agradecimientos imagen: Aficionados a la mecánica

Termostato

¿Necesitas un termostato nuevo para tu vehículo?

Accede a nuestra a la tienda online y selecciona los datos de tu coche para ver los precios. Trabajamos con los mejores fabricantes de recambio nuevo y todos sus repuestos cuentan con 2 años de garantía..

BUSCA TU TERMOSTATO

También te puede interesar:

27 comentarios

  1. jose maria Responder

    Tengo un passat B5 del 1999 110 cv 210000Km tengo variaciones de calefacciòn me cambian termostato la aguja ahora no se mueve de 90 grados pero el aire sale frio no con variaciones de temperatura ,me dicen que esta estropeado el radiador … si antes funcionaba y subia y bajaba la temperetura con el termostato mal por que no funciona si los dos tubos del radiador estan calientes y el climatronic da 444 osea correcto¿ me han quitado el brazo de la trampilla? y el servo no marca fallo por que se mueve con su encoder bien? huele raro raro

  2. Enrique Responder

    Tengo un Ford mondeo del 2001 y he notado que la aguja de la temperatura se viene abajo cuando estoy en carretera. Al principio se pone por la mitad y luego se vuelve a bajar. He notado que la aguja la mayoría de las veces está en la zona baja. Quisiera saber si es un problema del termostato. Muchas gracias

    *

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad