Los datos obtenidos por Sigrauto respecto al reciclaje de vehículos durante el año pasado fueron muy favorables. De los 700.000 automóviles dados de baja a lo largo de 2012, apenas un 12% de sus residuos acabaron en el vertedero, lo que significa que un 88% de sus componentes pudieron ser reciclados  para la obtención de nuevos elementos a los que pueda darse uso.

Este índice de recuperación tan elevado nos habla de cómo vuelve a tener vida útil nuestro vehículo ya fuera de uso. Hoy vamos a conocer, gracias a la infografía de la revista 222 de Tráfico y Seguridad Vial publicada por la Dirección General de Tráfico, en qué se pueden convertir las distintas partes de nuestro vehículo una vez descontaminado y desguazado en el Centro Autorizado de Tratamiento donde se encomendó su destrucción.

La infografía permite, de un solo vistazo, tener una idea general, divertida y gráfica del proceso que comentamos a continuación:

Partes que se reciclan de un coche

En primer lugar, serán extraídos los elementos tóxicos y los residuos peligrosos, que deben ir destinados a centros específicos así como las piezas que se encuentren en buen estado, que una vez revisada, limpias y clasificadas, se pondrán a la venta como recambios usados a un precio bastante reducido desde los mismos desguaces a los que se destinó el automóvil, como es el caso de motores, culatas, cajas de cambio… que suponen hasta un 10% del peso total del vehículo.

¿En qué se va transformando cada elemento de nuestro vehículo?

  • De las lunas y faros se extrae el vidrio para convertirse en cristal de una calidad inferior como el que podemos encontrar en las botellas o el destinado a la fabricación de distintas fibras de vidrio.
  • Los elementos metálicos serán achatarrados y destinados  la industria siderúrgica para el reciclado del mismo, puesto que la mayoría de los metales tienen un alto porcentaje de recuperación.
  • Los bloques elásticos y las gomas serán tratados para reutilizarse en la construcción de viviendas para ser convertidos en aislantes de ruidos.
  • La base lubricante de los líquidos del vehículo servirán como base de aceites  así como para la producción de carburantes industriales.
  • El plomo que se obtiene del  reciclado de baterías sirve para volver a hacer nuevas baterías.

Casi un 30% de nuevos automóvil están compuestos por elementos neumáticos con un alto aprovechamiento como mobiliario urbano, como parques infantiles, medianas de la carretera, césped artificial, lechos de frenado o canchas deportivas, según con los elementos que sean combinados.  Aunque tampoco es raro encontrarlo en la suela de nuestro calzado. Todo un mundo nuevo para estos elementos, aunque en un 12% de los casos, las ruedas pueden ser simplemente recauchutadas para seguir siendo elementos útiles.

Como ves, de un vehículo se aprovecha casi todo, lo que supone una gran ventaja para el medioambiente, ya que la labor de los Centros Autorizados de Tratamiento evita la explotación de materias primas permitiendo la reutilización de numerosos componentes del automóvil.

No olvides que si quieres conocer más infografías relacionadas con el mundo del reciclado o con  la baja de los vehículos al final de su vida útil, puedes hacerlo desde nuestra sección  multimedia.

 

¿Conocías que es posible aprovechar un porcentaje tan alto de cada vehículo? ¿Qué otras formas de reciclado de sus elementos se te ocurren? Déjanos tus comentarios.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad