Europa está estudiando la propuesta de endurecer la Euro 7; normativa que supondría el fin de los coches de combustión.

La Comisión Europea está preparando una nueva normativa de emisiones, la Euro 7, que endurecerá los requisitos, y supondrá la posible desaparición de los vehículos de diésel y gasolina.

De acuerdo con lo publicado en la revista digital Hibridosyelectricos.com, para los fabricantes de automóviles, el comienzo de la nueva normativa de emisiones de la Unión Europea puede suponer, en caso de no ser cumplida, multas extremadamente cuantiosas, que podrían suponer un coste de miles de millones de euros cuando entre en vigor el nuevo límite de emisiones.

La Asociación Alemana de la Industria Automotriz (VDA, en sus siglas inglesas), ha afirmado que la normativa Euro 7 entrará en vigor a partir de 2025, prohibiendo la venta de vehículos de combustión, ya que sus motores no serán competitivos si los límites de emisiones son excesivamente bajos.  La nueva normativa, EU 7, será la sustituta de las normas actuales EU 6.

En el diario alemán Bild, se publicaron, por primera vez,  los informes con la información detallada del estudio del Grupo Asesor sobre Normas de emisión de Vehículos (AGVES); donde se establecieron las siguientes recomendaciones:

  • Emisiones de los nuevos vehículos: Mientras que actualmente, la normativa está fijada en 60 mg/km para los vehículos de gasolina y 80 mg/km para los de Diésel; la nueva normativa supondrá la limitación a 30 mg/km (junto a una propuesta de 10 mg/km, estrictamente hablando).
  • Emisiones CO (Monóxido de Carbono): Se deberán reducir de las 500-1000 mg/km actuales hasta 100-300 mg/km que exige la nueva normativa.
  • No se aceptarán excepciones en la prueba de emisiones de conducción real (RDE): Cuya función es medir las emisiones contaminantes y las partículas que emiten los automóviles mientras circulan por carretera.
  • Los nuevos vehículos deberán cumplir los requisitos entre los 10 grados bajo cero y los 40 grados, y en altitudes de entre 1000 y 2000 metros sobre el nivel del mar.
  • Por último, la vida útil del vehículo deberá ser de 15 años y 240.000 km; incluyendo la conducción con remolque, portabicicletas, etc.

Imagen CO2

¿Qué opina la industria alemana?

La industria alemana del automóvil ha sido una de las primeras en reaccionar frente a este informe; temiendo que los coches con motor de combustión interna se vuelvan ilegales por las medidas tan estrictas.

Hildegard Müller, directora de la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil (VDA), aseguró que: «Con la introducción del estándar EU 7 planificado, la Comisión de la UE prohibirá de facto los automóviles con motores de combustión interna a partir de 2025», y recordó que la UE apuesta por la electromovilidad, añadiendo: «Hasta ahora, sin embargo, ha habido una falta de infraestructura de carga suficiente para los nuevos coches eléctricos en toda Europa».

Para Müller, “Una transición a corto plazo a la movilidad eléctrica no es la solución, entre otras cosas, por la falta de infraestructura de recarga”.

Por otra parte, Peter Altmaier, ministro de la economía; aprobó este verano un plan de estímulo para mejor la economía tras el coronavirus con 130.000 millones de euros, incluido un aumento de hasta 9.000 euros como ayuda para la compra de vehículos eléctricos.

¿Y Volkswagen?

El Grupo Volkswagen, lleva años preparándose para momentos futuros como este. Herbert Diess, su CEO, está convencido de que el cambio a la movilidad eléctrica irá según su camino.

Asegura también que “las restricciones para la compra de automóviles de combustión interna, o incluso su prohibición, responderán automáticamente a la pregunta de qué podrán comprar los clientes en el futuro”.

Esperamos que en sus próximos planes no esté la idea de repetir el el sonado escándalo de hace unos años donde engañó a compradores de todo el mundo con los niveles de emisiones de sus vehículos

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad