Imagina un cementerio de automóviles, largas torres de vehículos destrozados, montañas de chatarra y deshechos… ¿no es el escenario perfecto para una interminable persecución?. Esta clásica imagen del desguace donde se acumulan peligrosos restos de coches es la que nos venden habitualmente a través de la televisión y el cine.

Es un elemento bastante recurrente, pero rara vez se asocia esta imagen a la de la recuperación y el reciclaje de los componentes de un automóvil, pese a ser la más vinculada con la realidad.

En los desguaces hemos visto crecer un pueblo alrededor de la necesidad de reutilizar los deshechos de la sociedad como en la película Foreing Parts;  ser el hogar del líder de los Transformers, Optimus Prime y hasta enamorarse del personaje de animación Wall-E, elúltimo habitante en la tierra. Por no hablar del infinito almacén de recambios para vehículos de carreras que nutre a los protagonistas de la saga A todo gas.

película foreing parts 2010

Historias Disney de amor como en La dama y el vagabundo 2, o de amistad como en Cars; numerosas persecuciones policiales e investigaciones propias de series como CSI, Los hombres de Paco o El Mentalista.

También ha servido como escenario recurrente en películas de gánsteres y mafias de la década de los 70 a los 80, como en Uno de los nuestros, donde al enemigo o traidor que no calza zapatos de cemento, se le mete dentro de un vehículo de desguace que se achatarra hasta quedar hecho un cubo. Estas son algunas de las escenas más comunes ambientadas en desguaces.

Las demostraciones más impresionantes realizadas en desguaces, nos llegaron por la pequeña pantalla de la mano de McGuiver y el Equipo A. Actualmente, el programa El Hormiguero utiliza de forma constante vehículos de desguace para impactantes demostraciones científicas y trucos de magia.

Una vez que finalizan los rodajes, también se convierte en el destino de elementos tan emblemáticos como el barco de Vacaciones en el Mar, que se envió al desguace en abril de 2012, o el escualo mecánico de 200kg de peso que dio vida en la gran pantalla al Tiburón mecánico de la película del mismo título y que apareció en un desguace en 2010, 35 años después de la grabación del film.

La popular serie televisiva El coche fantástico fue sin duda la que más trabajo generó a los desguaces, ya que se emplearon más de 100 coches durante su emisión; de hecho en la cuarta temporada fueron necesarios más de 35 Pontiac Firebild Trans Am para el papel de KITT, lo que elevó en exceso el presupuesto de la serie llevándola a su fin.

Los vehículos destinados a formar parte del mundo del espectáculo también acaban sus días con nosotros, en los Centros Autorizados de Tratamiento, bajo una idea menos romántica y glamurosa, pero mucho más ecológica y real.  Aunque algunos afortunados tienen la oportunidad de perdurar en la historia formando parte del Museo de Coches de Cine de Toledo como ya os mostramos en nuestro anterior post.

 

¿Crees que el sector automotriz y los desguaces tienen un papel significativo en el mundo del cine y la televisión? ¿Cuál es tu escena favorita, de todos los tiempos, relacionada con los desguaces? Déjanos tus comentarios.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad