Gran parte de las personas consideramos nuestro vehículo como una necesidad, pero muchos omitimos que también es una gran inversión. Con el paso los primeros años, algunos de los vehículos que no han llevado un cuidado continuo, pierden hasta el 30% de su valor.

La carrocería del coche es una de las zonas más expuestas a condiciones meteorológicas, salpicaduras, golpes, excrementos… Por eso, cuidar de esta es como cuidar de nuestra piel, debe estar en perfecto estado.

A continuación, te mostramos algunos de los consejos para cuidar y mantener la carrocería de tu vehículo en unas condiciones óptimas. Pero ¡Ojo!, recuerda que también es de gran importancia realizar revisiones periódicas para comprobar el estado del vehículo.

Guardar el coche en el garaje

Para proteger la carrocería del coche, es mejor guardarlo en el garaje. Estando cubierto, se protege de los fenómenos atmosféricos, rayos ultravioletas del sol…

Aun así, se han de tener en cuenta algunos aspectos a la hora de aparcar en un garaje:

  • Parkings con plazas estrechas: Busca las plazas que no tengan coches alrededor, ya que otros usuarios pueden dañarte la carrocería.
  • Tuberías en sótanos: Los garajes situados en sótanos suelen tener tuberías que gotean, ¡Evítalas!, pueden provocar manchas muy complicadas de quitar.

¿Y si no tengo garaje? 

Si no dispones de un garaje donde aparcar y quieres cuidar que la carrocería de tu coche no se dañe, evita:

  • Realizar estacionamientos prolongados al sol: Los rayos del sol pueden perjudicar la carrocería y pintura de tu coche, provocando un matizado progresivo en la misma.
  • Aparcar en lugares con aglomeraciones: En grandes ciudades, es muy difícil encontrar un buen aparcamiento; los usuarios van con prisa y no se demoran en aparcar el vehículo, por lo que no tendrán en cuenta si le dan un “golpecito” a tu coche.
  • Estacionar bajo árboles: ¡Cuidado con los árboles! Desprenden polen y resina, de las copas se caen hojas e incluso excrementos de animales. Son aspectos difíciles de limpiar y que dañan la pintura del vehículo.

Lavar el coche con frecuencia

cuidar la carrocería del coche y lavarlo frecuentemente

Es uno de los aspectos más importantes para mantener la carrocería en buen estado. Cuida de tu coche lavándolo frecuentemente (1 o 2 veces al mes) y a mano si es posible; pero para hacerlo de manera correcta se han de utilizar una serie de productos específicos para la limpieza de la carrocería; de no ser así, sería incluso más dañino que un autolavado.

Siempre que sea posible, evita los autolavados, sobre todo si están viejos y descuidados, los rodillos resultan agresivos y pueden provocar pequeñas ralladuras. En caso de no disponer de tiempo suficiente para hacerlo tu mismo, busca uno de confianza.

  • Productos: Emplea siempre jabones específicos para la carrocería, que incluya a ser posible PH neutro y que lubrique de manera correcta.
  • Microfibra en vez de esponja: Las esponjas acumulan la suciedad en su parte superficial, sustitúyelas por bayetas o guantes de microfibra, y evitarás restos de suciedad incrustados y posibles micro ralladuras.

Empieza por el interior 

El interior del vehículo es igual de importante que el exterior. Lo primero que tendrás que hacer para realizar una buena limpieza será aplicar aire comprimido por los huecos, alfombrillas y suelo del vehículo.

Si el coche tiene filtro de aire, conviene renovarlo de vez en cuando o sacarlo y eliminar el polvo.

Después de lavar, encerar 

El encerado se debe realizar cada 3 o 6 semanas y sirve para dar una imagen nueva al vehículo y crear una capa de protección. Ten en cuenta que hay que elegir una cera adecuada según el manual de instrucciones y seguirlas paso a paso, teniendo en cuenta también las instrucciones del fabricante.

Aplica la cera con un paño de microfibra para evitar rasguños, y encera solo la parte pintada del vehículo, evitando las gomas o plásticos.

Pule y descontamina la pintura del vehículo cada 2/3 años 

El pulido se realiza eliminando la capa superficial de la pintura (donde están los desperfectos) mediante una parte abrasiva y la acción de una pulidora. Este sirve para restaurar la superficie de la pintura, eliminar pequeños arañazos y devolver el brillo perdido.

Acudiendo a un profesional, el precio irá desde los 250€.

Respecto a la descontaminación, se ha de hacer porque con el paso del tiempo la pintura se acumula en pequeños depósitos, los cuales pueden penetrar la chapa y provocar puntos de oxidación.

Arregla los daños según se vayan produciendo 

Algunos usuarios esperan a tener varios daños en la carrocería o en el conjunto del vehículo para llevarlos al taller, haciéndolo de manera incorrecta. Algunos componentes que hay que arreglar cuanto antes son:

  • Golpes en la carrocería: Se aconseja arreglarlos lo antes posible para evitar que se oxide la chapa. El precio aproximado, si no tienes seguro de todo riesgo, y reparas por ejemplo una aleta por ti mismo, será de unos 100€.
  • Chinazo en la luna: Repáralo antes de que se raje por completo, se realiza en menos de una hora y te evitará cambiar la luna entera. Si tienes seguro, te lo cubre, y en caso de que no, te costará 60€.

¡Los neumáticos también son importantes! 

Vigila continuamente la presión y desgaste de los neumáticos de tu vehículo y ten en mente sustituirlos cada 5/6 años si tienes mucho tiempo parado el coche o al aire libre, ya que esta acción puede provocar el deterioro de la goma con mayor rapidez.

Faros perfectos 

Hay que echarles un ojo de vez en cuando, ya que los faros también son un elemento importante de la carrocería. Tienen un cuidado similar al resto de la carrocería, pero su cambio se debe realizar cada 3-4 años realizándoles un tratamiento de pulimiento. Si queréis saber por que y cómo pulir los faros del coche, no olvides leer nuestro artículo.

Como cuidar la carrocería de tu coche según la época del año

Según la época del año en la que nos encontremos, hay algunos factores externos que afectarán en mayor o menor medida a la carrocería de nuestro vehículo, por eso, os traemos una serie de pautas a seguir para cuidar la carrocería del vehículo dependiendo de la estación en la que nos encontremos.

Verano 

  • Protege la carrocería del sol: Aparca en interior siempre que sea posible o busca estacionamiento en sombra. Los rayos solares pueden envejecer la superficie y pintura de nuestro vehículo.
  • Cuidado con la playa: No circules por arenales o zonas con acumulación de arena. Si se ha ensuciado el coche de arena, límpialo con cuidado, de lo contrario pueden surgir arañazos.
  • Lava frecuentemente el vehículo: Una vez a la semana en verano, o al menos, recuerda lavarlo cuando finalice. Recuerda que lavarlo a mano es mejor.
  • Repara golpes e imperfecciones en la carrocería: Por insignificante que parezca, debe repararse, no dejes pasar el tiempo. Si no lo haces, pueden surgir problemas como la corrosión.
  • Elimina insectos y excrementos de pájaros: En verano, pueden quedarse pegados con mayor facilidad, por lo que hay que eliminarlos lo antes posible.

Invierno 

  • Lavar el coche frecuentemente: Para evitar que la sal y el barro se adhieran a la pintura.
  • Encéralo en esta época del año: Protegerá la pintura de la lluvia, nieve, frío…
  • Retira el hielo y la suciedad lo antes posible: Con precaución y teniendo en cuenta las herramientas que has de utilizar. No olvides rociar agua en los bajos del automóvil y ¡No lo hagas con agua caliente!, utiliza mejor agua tibia.
  • Cambia las alfombrillas por unas de goma
  • Inspecciona la posible aparición de óxido: Observa y estudia las llantas, ruedas, parrilla delantera, bajos y limpiaparabrisas; son los principales lugares donde se acumula la sal, pudiendo surgir óxido.

Otoño 

  • Mantenlo limpio: En otoño son muchos los elementos que ensucian el coche, como el barro, las hojas… Mantén limpia la carrocería del vehículo en todo momento.
  • Ojo con la humedad: El principal problema no es la humedad, sino la corrosión que puede provocar, por lo que debes comprobar los pequeños desperfectos presentes en la carrocería, y arreglarlos; evitando que la pintura vaya a peor.
  • No aparques debajo de los árboles: Evita que la resina, hojas y ramas de los árboles caigan sobre tu vehículo. De no ser así, elimina los posibles restos ocasionados con la mayor brevedad posible.
  • Ten cuidado con la lluvia: Esta no ayuda a la limpieza del coche. Las “piedrecitas”, barro y efecto rebote de la lluvia, solo dañará nuestro vehículo.
  • Evita calles concurridas o con entradas y salidas continuas de coches: Elije calles con poco tránsito para estacionar y evita sufrir daños por pequeños toques en la chapa.

Primavera 

  • Neumáticos: Ajusta la presión de los neumáticos y comprueba que sigue correcta con el cambio de temperaturas, así tendrás mayor seguridad y menos consumo.
  • Lejos de los árboles: Ponle una funda si lo aparcas debajo de un árbol para proteger la carrocería. Evita de todas formas estacionar cerca de estos evitando así la resina. En caso de que la carrocería se haya ensuciado de resina, límpialo cuanto antes.
  • Excrementos de pájaros: Contienen ácidos que dañan el barniz exterior de la pintura del coche e incluso la tonalidad del color. Retíralos lo antes posible, para que no dañe la pintura.
  • Limpieza frecuente: Hazlo manualmente y con productos específicos; limpiarás zonas donde la máquina de rodillo del túnel de lavado no entra y, además, evitarás rallar la pintura.
  • Escobillas preparadas: Lleva un nivel adecuado de líquido en el limpiaparabrisas, los insectos en primavera pueden impactar contra el cristal y dificultarnos la visibilidad. También aconsejamos revisar el estado de las escobillas para saber si es necesario sustituirlas por unas nuevas.

 

1 comentario

  1. ANTONIO Responder

    HOLA: LES FELICITO POR EL BUENOS CONSEJOS SOBRE MI AUTOMOVIL
    MUCHAS GRACIAS.
    UN SALUDO.

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad