Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Las escobillas del limpiaparabrisas son elementos que no requieren de un mantenimiento específico y que, una vez los signos de desgaste son evidentes, podemos sustituir nosotros mismos por un precio considerablemente económico, ya que solo será necesario adquirir los repuestos necesarios para ello e invertir unos 5/10 minutos de tu tiempo.

Aunque pueda parecer una tontería, el buen estado de las escobillas puede ser determinante para tu seguridad ya que, en caso de lluvia, granizo o nieve, pueden hacer que pierdas visibilidad si están desgastadas. Además, si las escobillas se encuentran deformadas rígidas o demasiado sucias, pueden provocar arañazos o deterioros en el cristal del parabrisas.

Por lo general, las escobillas suelen cambiarse cada 1 o 2 años, dependiendo de las condiciones meteorológicas a las que esté expuesto el vehículo y de si éste, por ejemplo, se estaciona regularmente en un garaje o en la vía pública. Por ejemplo, en climas secos, o en grandes ciudades donde hay una gran cantidad de polvo o suciedad en suspensión, el deterioro es mucho más temprano. También, es recomendable limpiar la goma regularmente con un trapo húmedo, ya que así podrás mantenerlas en mejores condiciones durante más tiempo. A continuación, podrás ver las distintas situaciones en las que es aconsejable realizar el cambio de las escobillas del limpiaparabrisas.

escobillas limpiaparabrisas

Al accionar las escobillas hacen ruido, pese a estar el cristal mojado

Si las escobillas del limpiaparabrisas hacen ruido al activarlas para barrer el agua del cristal, por lo general suele deberse al desgaste de la goma. La goma del limpia se suele endurecer y deteriorar con el paso del tiempo, y más si el vehículo está expuesto a cambios de temperatura extremos o a la elevada suciedad ambiental.

Las escobillas no limpian bien el cristal

Si al accionar las escobillas, éstas no limpian bien el cristal y dejan zonas sin limpiar o emborronadas, puede deberse a dos motivos. El primero, se debería a un desgaste irregular de la goma y el segundo a un funcionamiento incorrecto del portaescobillas, que podría haber perdido sujeción por la fuerza del viento y a que debido a ello no ejerce la presión necesaria sobre la goma.

El cristal se queda “a rayas”

Cuando las gomas de las escobillas del limpiaparabrisas están estriadas o tienen cortes, el resultado al accionarlas suele ser una limpieza muy irregular y que, en muchos casos, resulta verdaderamente molesta ya que afecta a la visibilidad. Si es este tu caso, no esperes más para cambiarlas.

El cristal se empaña por fuera

Si cuando llueve y accionar el limpiaparabrisas, el cristal se empaña por fuera, puede deberse a que la goma se la escobilla se queda inclinada hacia un lado, pero no gira hacia el otro durante el retroceso. Esto sucede cuando la goma se ha endurecido debido al desgaste y no ejerce la presión necesaria sobre el cristal en cada pasada.

Al tocarlas con las manos, se notan cortes o irregularidades en la goma

Si cuando pasas la mano por la goma de las escobillas del limpia, notas que hay cortes, fisuras o irregularidades, es que debes cambiarlas lo antes posible.

 

Si las escobillas de tu coche están en mal estado, puedes cambiarlas tu mismo siguiendo los pasos que detallamos en nuestro videotutorial:

Recambios

¿Necesitas un recambio para tu vehículo?

Accede a nuestra sección de recambios y solicita presupuesto. Amplio stock de piezas de segunda mano, reconstruidas y nuevas a precios de desguace.

SOLICITA TU RECAMBIO

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad