¿Quieres comprarte un coche y no sabes si elegir uno manual o automático? Te mostramos las claves para conducir cada uno de estos vehículos y las diferencias entre ambos.

Claves para conducir un coche con cambio manual

Son de las más conocidas entre los conductores, pues la mayoría conduce un coche con cambio manual. No obstante, hay personas que tan solo han cogido un coche automático, provocando que desconozcan las claves/trucos para conducir de manera correcta.

  1. Arranca: Normalmente, se hace con la llave de contacto o el botón de arrancado, encendiendo así el motor del vehículo.
  2. Conduce: Para ello, debes jugar con el embrague, la palanca de cambios y el acelerador, una vez cojas el “truquillo”, lo harás de forma automática.
    1. ¿Cómo pongo en marcha el coche? Tan solo tendrás que pisar el embrague, y poner la primera marcha, una vez puesta, suéltalo de forma suave pisando el acelerador.
  3. Cambia de marcha: Ten en cuenta que la primera marcha solo sirve para arrancar y poner en movimiento el vehículo, por lo que debes poner segunda en cuestión de segundos. De esta forma empezarás a conducir. Recuerda hacerlo sin movimientos brucos y siempre atento a tu alrededor.
  4. Ten en cuenta las revoluciones: Puedes observarlas en el marcador de las revoluciones del motor. Cambia de marcha a las 3.000 revoluciones hasta llegar a la última, quinta o sexta, dependiendo del vehículo en todo caso.
  5. Frena y para: A la hora de parar el coche, puede que se te cale, es por ello por lo que debes pisar el embrague, así no se apagará el motor. Una vez parado, pon punto muerto y quita el pie del embrague. ¡Ojo! Si tienes la marcha metida no lo hagas.

palanca de cambio manual

Claves para conducir un coche con cambio automático

Estas claves son completamente distintas a las explicadas en el cambio manual, pues el funcionamiento es totalmente distinto.

posiciones cambio automático

  1. Palanca de cambios: En los coches automáticos, las marchas son letras, por lo que es necesario aprenderse los siguientes conceptos:
    • P (Parking) – Se utiliza cuando el coche está parado, para evitar que se mueva.
    • N (Neutro) – El equivalente al punto muerto del cambio manual.
    • D (Drive) – Es la posición necesaria para poner la marcha.
    • R (Reverse) – Marcha atrás

Inusualmente, se pueden encontrar dos variantes o posiciones más:

    • S (Sport) – Conducción deportiva.
    • W – Se utiliza cuando la carretera desliza o tiene poca adherencia.
  1. Conduce: Tan solo tendrás que pasar la palanca de la N a la D y pisar el acelerador para que el coche empiece a moverse.
  2. Frena y para: Aprieta el freno y pon la palanca de cambios en la P (Parking). Todo seguido, pon el freno de mano y detén el motor.

Diferencias entre un coche con cambio manual y/o automático

La mayoría de conductores nóveles comienza su experiencia con coches manuales, pues son con los que la autoescuela trabaja. Pese a ello, todos aquellos que han iniciado la conducción con coches automáticos aseguran que es mucho más sencillo. Veámoslo las diferencias a continuación:

Costes

Por lo general, el coste actual en el mercado suele ser inferior en los vehículos con tipo de cambio manual, pudiendo haber una diferencia de mínimo 1.000 euros. Asimismo, existen algunos modelos cuya distinción no existe, por lo que el ahorro de uno respecto al otro no siempre es un factor decisivo.

Control

Los conductores que han probado ambos tipos apuntan que los coches con cambio manual aportan un mayor control sobre el vehículo. Y es por ello por lo que el aprendizaje en un coche manual es más complejo.

En los coches automáticos, tan solo hay que controlar salir de forma suave y sin hacer movimientos bruscos. También, tendremos que coger la costumbre de pisar el pedal de freno cuando estamos parados, pues de lo contrario el coche avanzaría solo.

Mantenimiento

Ya habrás escuchado que los coches con tipo de cambio manual requieren muchas menos visitas al taller que los automáticos. Pues la única “obligación” que tiene el conductor es cambiar el lubricante de la caja de cambios para que no haya errores.

¿Y el precio? Pues, ambos tienen un coste similar, llegando incluso a ser más baratos en los coches automáticos. De hecho, este último presenta la ventaja de poder realizar una supervisión electrónica de su estado, algo que le permite prevenir averías y que el coche manual no tiene.

¿Quieres saber cómo prevenir averías en el cambio automático? En RO-DES tenemos un artículo que lo explica. ¡Clica aquí!

Seguridad

Teniendo en cuenta que la seguridad depende en todo caso de la forma de conducción y precaución del conductor, es cierto que, aunque no deberían presentar diferencias en cuanto a la seguridad, ambos vehículos presumen de detalles que hacen más seguro a uno frente a otro.

Por ejemplo, cuando estamos ante una pendiente muy empinada, el coche automático no presenta ningún problema mientras que el manual puede dar problemas a un conductor novel o desentrenado.

Consumo

Siempre se ha dicho que los coches automáticos son más caros, y es cierto, pues, como hemos dicho anteriormente, requieren de más revisiones y de un mantenimiento mayor, sobre todo a la hora de repostar combustible. Para que te hagas una idea, un vehículo con estas características podría superar en un 10% el consumo de un coche manual.

Esto es debido a que un conductor puede controlar mucho mejor las revoluciones en un coche manual y ajustarlas en función de las características de la carretera.

En definitiva; los coches manuales presentan una mayor eficiencia en cuanto a los automáticos.

Ventajas de los cambios manuales y automáticos

Cambio manual vs automático

  • Cambio automático:
    • Mayor comodidad, cosa que facilita la conducción
    • Seguridad, puedes tener las manos en el volante en todo momento
    • Menos castigo para el motor, por lo que su cuidado es mayor.
    • Si adquieres un vehículo de ocasión automático, se conserva mejor. Es decir, podrás optar por un vehículo en mejores condiciones.
  • Cambio manual:
    • Existen más modelos, sobre todo en el sector de segunda mano.
    • La caja de cambios manual es más precisa, permitiendo una conducción más divertida y deportiva, como por ejemplo en montañas.
    • Utiliza el motor como freno, por lo que el sufrimiento / desgaste de los frenos es menor.
    • La caja de cambios manual dura más y es más económica.
    • El seguro es más económico.

Desventajas de los cambios manuales y automáticos

  • Cambio automático
    • El consumo puede ser hasta un 10% mayor.
    • Es más caro comprar un coche con estas características. El tipo de caja puede rondar entre los 600 y 2000 euros.
    • El mantenimiento es más específico, generando revisiones más exhaustivas y costosas.
    • Si conduciendo necesitas realizar un movimiento brusco, no resulta tan sencillo.
    • El desgaste en las pastillas de freno es mucho mayor. Problema que desaparece si el vehículo tiene un sistema secuencial.
    • Monotonía en la conducción, generando despistes.
    • Hay menos modelos. Pudiendo encontrar también diferentes tipos de cajas de cambio automáticas.
  • Cambio manual:
    • Frente a los atascos, la situación es incómoda, pues se acciona la caja de cambios y se pisa el embrague continuamente, pudiendo provocar estrés en el conductor.
    • Pueden surgir grandes averías en el embrague.
    • En pendientes pronunciadas, hay que saber como hacer para que el vehículo engrane bien la primera marcha.
    • Requiere una mayor atención por parte del conductor puesto que hay más elementos de distracción.
    • Los cambios de marcha bruscos pueden generar un mayor desgaste en la caja de cambios.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad