Con el paso de los años, muchos de los españoles han optado por comprarse vehículos automáticos, pues en la actualidad el 20% de las ventas de vehículos están relacionadas con este tipo de cambios, cifra que a día de hoy sigue aumentando.

El incremento en las ventas de automóviles con caja de cambios automática supone una buena noticia ya que eso significa que cada vez son mejores y que, para quienes opten por un vehículo de este tipo, conducimos coches cada vez más eficientes y seguros.

La comodidad de no tener que cambiar de marcha puede ser una gran ventaja para todos aquellos conductores con problemas de sincronización, o que están constantemente soportando largos atascos.

Teoría básica de la estructura

Antes de realizar cualquier explicación acerca de la caja de cambios automática, os dejamos el significado de cada una de las posiciones básicas que forman parte de su funcionamiento:

  • P de “Parking”: Es la posición de aparcamiento y sirve para inmovilizar el vehículo. Esta función evita que el coche se mueva, incluso en pendientes, sin el freno de estacionamiento accionado.
  • R de “marcha atrás” o “reversa”: Es sencilla, ya que se corresponde con la posición R de una caja de cambios manual; en las automáticas se activa pulsando un botón simultáneamente.
  • N que equivale a “neutra” o “punto muerto”: Hay que tener un especial cuidado en esta posición, ya que, la caja de cambios no estará bloqueada, sino que la trasmisión está suelta y sin frenos, por lo que el coche se puede mover.
  • D cuyo significado es “conducir”: Posición de avance; en este modo la caja de cambios automática encajará cada una de las marchas de manera ascendente o descendente por si sola.

Cambio automático

¿Cómo usar un cambio automático? Vicios que debes eliminar para evitar averías

Los cambios automáticos nos pueden ofrecer una mayor seguridad durante la conducción, pero, sin embargo, no todos sabemos cómo manejar una caja de cambios automática de manera correcta y sin causar daños en la mecánica del vehículo. Por ello, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Acelera en parado: olvídate de pisar el pedal de freno para y acelerar para salir en parado, las cajas automáticas lo hacen por si solas. En este caso, solo debes asegurarte de apretar el botón “D” para acelerar.
  • No pongas el punto puerto siempre que pares: Los conductores con caja de cambios manual están acostumbrados a hacerlo para descansar el pie del embrague, pero en la automática es diferente; estas están diseñadas para aguantar esa pequeña fuerza que hace el motor con posición “D”.
  • Nunca uses punto muerto en marcha: Muchos conductores utilizan el punto muerto en determinadas situaciones tales como para descender por una montaña; pero esto solo puede provocar que perdamos el control de nuestro vehículo. Hoy en día existen cajas automáticas capaces de cortar el suministro de combustible en una situación como la anterior.
  • Uso de la posición “P”: Es importante seleccionar esta función una vez hayamos detenido el vehículo por completo; de lo contrario, podrían surgir averías importantes. Muchas de las cajas automáticas actuales no dejan hacerlo.
  • Cambiar a marcha atrás en movimiento: Es importante accionar esta función con el vehículo detenido completamente, al igual que en el caso anterior.

De entre los vicios de los conductores, los más significantes que se han de evitar en un cambio automático son:

  • Selecciona la “N” solo en detenciones largas: Si estas cambiando constantemente las posiciones de la palanca (en este caso de D a N), provocarás un desgaste en el selector de marchas y estarás consumiendo más combustible.
  • Pisa solo el freno para pasar de “P” o “N” a “D”: Recuerda que las cajas automáticas hacen por si solas el proceso de las manuales. En el caso de un coche automático se recomienda acelerar solo cuando tengas seleccionada la “D”; de esta manera evitarás desgastar la turbina de trasmisión.
  • Solo con el coche detenido, selecciona “P”: Espera a tener detenido el vehículo para seleccionar la “P” y evitarás romper la traba de transmisión. De igual manera, usa el freno de mano cuando aparques y acciona el freno de mano antes de colocar la palanca en posición “P”.
  • No pases de “D” a “R” en movimiento: Muchos conductores lo hacen inconscientemente cuando tienen prisa. Si lo haces una vez no ocurrirá nada, pero si lo haces habitualmente, estarás desgastando de forma prematura la banda de la transmisión.

Cambio automático

Tipos de cajas de cambio automáticas y cómo utilizarlas correctamente

Debemos diferenciar los distintos tipos de caja de cambios automáticas que existen y cómo utilizarlas, pues cada una tiene sus trucos que ayudarán a mantenerlas en perfecto estado, sacándoles el máximo rendimiento. Podemos diferenciar 3 tipos de caja automática: Las de variador continuo (CVT o Multitronic), las de convertidor de par y las robotizadas con doble embrague.

En RO-DES, ya disponemos de un artículo sobre los tipos de cajas de cambio automáticas y la explicación detenida de cada uno de ellos, por lo que te aconsejamos leerlo si quieres profundizar más en este tema.

Podemos generalizar para los tres tipos de caja estos consejos:

  • Primero el freno de mano, luego la P: Lo correcto, al estacionar, es esperar a que el vehículo esté completamente detenido para poner el freno de mano y finalmente la P.
  • Primero la P y luego el freno de mano: ¡No es una contradicción! El consejo anterior es para aparcar y éste para continuar la marcha tras una parada. Lo correcto para salir en marcha es pisar el pedal de freno, poner el selector del cambio en la marcha que queramos y soltar el freno de estacionamiento antes de iniciar la marcha.
  • No abuses de la función “Kick down”: Está pensada para adelantar disponiendo de la mayor potencia posible y haciendo que el motor gane revoluciones. Podemos alcanzar la velocidad necesaria con solo ejercer un poco más de presión. Si se insiste, el cambió automático bajará a tercera y superará con más potencia y velocidad el obstáculo.

Cambio automático de doble embrague 

Son las que menos pérdidas por rozamiento generan y con ellas es más fácil lograr unos consumos de combustibles favorables. Se trata de un cambio manual donde el propio mecanismo hace el esfuerzo de nuestro pie en el embrague y nuestra mano en el cambio. Para evitar averías en este tipo de cajas de cambio, es recomendable:

  • Pisar el freno y soltar el acelerador: Se aconseja mantener el coche detenido con el freno pisado en las paradas, como por ejemplo cuando esperamos tras un semáforo en rojo, sin tocar el acelerador.
  • Usa aceites de buena calidad: Usa el mejor aceite posible y recuerda cambiar a su vez el filtro, sí como realizar un “flushing” o  purgado de todo el circuito. Y recuerda que ahorrarte 200€ al final sale caro.
  • No pongas la N en los semáforos: En este tipo de cajas es mejor seguir en la D y no utilizar punto muerto hasta que estemos estacionados.

Cambio tradicional de convertidor de par 

Este tipo de cambios llevan un bloqueo del convertidor para eliminar las pérdidas por resbalamientos y reducir el consumo. Para evitar problemas o averías en este, sigue estos consejos:

  • Cambia el líquido de transmisión con frecuencia: En este tipo de cajas la presión hidráulica mueve el vehículo y sufre mucho, así que no escatimes en la sustitución del líquido de transmisión y usa el recomendado por el fabricante, realizando su cambio en el tiempo fijado.
  • Espera unos segundos después de arrancar: Dale tiempo al motor para que la bomba de la caja de cambios llene bien el convertidor y obtenga una correcta presión antes de pisar el acelerador.
  • Pon la N en paradas prolongadas: Se recomienda poner la N en atascos o situaciones donde vayamos a estar parados más de un par de minutos. Así, reduciremos el consumo de combustible y no recalentaremos mucho el líquido de transmisión.

Cambio de variador continuo 

Son cómodos, de uso sencillo y además, uno de los más sofisticados y eficientes del mercado, por lo que debemos seguir los mismos consejos que en el caso anterior, pero, además:

  • No abuses del modo manual: En este tipo de cambios suelen incorporar una función manual que limita las reacciones de un cambio tradicional, lo cual prefija unas posiciones determinadas en las poleas de paso variable. Abusando del modo manual el coche puede dejar de funcionar suavemente y dar pequeños tirones al ir avanzando, variando el desarrollo.

 

Si quieres saber más sobre las averías frecuentes en las cajas de cambios automáticas, así como conocer algunos consejos útiles de mantenimiento para este tipo de sistemas, te aconsejamos que visites el enlace anterior.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad