El pasado 20 de diciembre de 2019 os comentábamos en este blog las características de la instrucción transitoria que la DGT había publicado con el objetivo de controlar, hasta que se reforme el Reglamento General de Conductores (RGC), el uso de patinetes o VMP (Vehículos de Movilidad Personal). En esta instrucción se aclara qué vehículos pueden considerarse VMP y cuáles no, así como algunos de los comportamientos que, al igual que sucede con otro tipo de vehículos, serían sancionables. De este modo, si un usuario que se desplaza utilizando un patinete da positivo en un control de drogas y/o alcohol, circula utilizando auriculares, manipulando su teléfono móvil, transportando a un pasajero o sin hacer uso del correspondiente sistema de alumbrado y prendas reflectantes, también podrá ser multado.

Dado que el uso de este tipo de vehículo sigue en aumento y parece que para una gran parte de la población resulta ser uno de los medios de transporte más cómodos, limpios y eficientes en lo que a núcleos urbanos se refiere, la DGT ha compartido en su revista digital las 10 medidas a tener en cuenta por formuladores de políticas, urbanistas, operadores y fabricantes, que se recogen dentro del informe publicado por el Foro Internacional de Transporte (ITF) de la OCDE. Desde RO-DES, pensamos que son medidas muy útiles y que favorecen la seguridad de los usuarios del patinete eléctrico, por lo que hemos decidido hacernos eco de éstas compartiéndolas en este espacio.

1) Asignar un espacio protegido

Se aconseja crear una res viaria protegida y conectada para facilitar la circulación de este tipo de vehículos. Esta red puede implementarse calmando el tráfico o creando espacios específicos. También se recomienda prohibir la circulación por aceras y fijar un límite de velocidad no superior a 30 km/h.

2) Espacios compartidos con otros vehículos a motor

En aquellos casos en los que los usuarios de VMP compartan espacio con otros vehículos motorizados, como los automóviles, la velocidad máxima para todos los usuarios de la vía no debería ser superior a 30km/h.

3) VMP de baja velocidad

Los patinetes o bicicletas eléctricas de baja velocidad, para evitar una regulación excesiva y seguir impulsando la sostenibilidad en trayectos urbanos, deben ser tratados como bicicletas convencionales, mientras que aquellos vehículos de movilidad personal que tengan la capacidad de circular a mayor velocidad deben regularse de igual manera a como se hace con los ciclomotores.

patinetes eléctricos en la ciudad

4) Recopilación de datos sobre viajes y accidentes

Es necesario recopilar datos precisos sobre accidentes derivados del uso de este tipo de vehículos, así como registrar datos relacionados con trayectos o encuestas de movilidad y realizar observación a pie de calle. Además, también es importante armonizar y mantener actualizado el parque de este tipo de vehículos, donde con frecuencia irrumpen nuevas clases.

5) Mejorar la seguridad gracias a la tecnología

Un gran número de patinetes eléctricos y vehículos de movilidad personal (VMP) destinados al uso compartido, disponen de sensores de movimiento y GPS. Gracias a estas tecnologías es posible recopilar datos útiles sobre caídas, accidentes y baches, por lo que las autoridades y operadores de movilidad deben colaborar para facilitar su monitoreo y mantenimiento.

6) Formación vial para los usuarios de VMP

Se hace necesario capacitar a los conductores de vehículos a motor (automóviles, autobuses y camiones) para que sean conscientes del espacio que comparten con los usuarios de VMP y de los riesgos que ello conlleva. Además, el aprendizaje para el uso de medios de transporte personales como la bicicleta o los VMP debe integrarse desde la escuela. Así mismo, todos estos programas de capacitación han de ser revisados y evaluados con regularidad.

7) Controlar el consumo de alcohol, drogas y la velocidad

Al igual que sucede con los usuarios de otro tipo de vehículos, los gobiernos deben trabajar para que también los conductores de VMP cumplan con la normativa vigente sobre el consumo de alcohol y drogas, además de que respeten los límites de velocidad establecidos para este tipo de vehículos.

8) Eliminar los métodos de alquiler por tiempo determinado

El alquiler por minutos puede ser un incentivo para ignorar las normas de tráfico, por lo que los operadores deben asegurarse de que sus mecanismos de fijación de precios no sirvan para alentar a los usuarios del patinete eléctrico a correr riesgos innecesarios.

9) Mejorar el diseño de los VMP

Los fabricantes de patinetes eléctricos u otros tipos de VMP, deben trabajar para mejorar tanto la estabilidad como el agarre. Además, las luces indicadoras sería aconsejable que fuesen obligatorias y que los cables de los frenos estuviesen mejor protegidos.

10) Reducir los riesgos relacionados con el mantenimiento de los sistemas de micromovilidad compartida

Se recomienda reducir el uso de camionetas y furgonetas para recoger o reposicionar los VMP de alquiler dado que suponen un riesgo adicional para el resto de los usuarios de la vía. Además, en aquellos casos en los que sea estrictamente necesario el empleo de este tipo de vehículos para realizar el mantenimiento del servicio de VMP compartido, se debe asignar un espacio de estacionamiento en un lugar habilitado que sea de uso exclusivo para los vehículos de apoyo anteriormente mencionados.

 

Está claro que, los conductores de patinetes eléctricos u otros VMP no corren riesgos mayores en comparación con los ciclistas, por lo que las lesiones graves o mortales en caso de accidente tienen repercusiones similares. Además, es importante tener en cuenta que en el 80% de los accidentes en patinete eléctrico con víctimas mortales, los automóviles también están involucrados. Por tanto, los gobiernos deben establecer normas de seguridad que tengan en cuenta la rápida evolución de los VMP.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad