Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Cambiar el termostato de un coche es una tarea sencilla que deberá realizarse siempre que advirtamos el bloqueo del elemento, tanto en cerrado como en abierto.

Una vez nos hayamos asegurado de que nuestro coche padece alguno de los síntomas que son propios de un termostato averiado, podemos pasar al siguiente nivel y comenzar con la sustitución del elemento. De esta manera, si no se han dañado otros elementos del sistema de refrigeración del vehículo, podremos alargar la vida útil y mejorar la eficiencia del conjunto.

Antes de comenzar con la guía de sustitución, vamos a responder algunas preguntas frecuentes que suelen aparecer en torno a esta tarea de mantenimiento:

¿Cuándo se tiene que cambiar el termostato del coche?

Tal y como hemos visto anteriormente, el termostato de un coche tendrá que ser cambiando por uno nuevo siempre y cuando existan indicios de un mal funcionamiento, ya que su reparación no es posible.

Además, también se recomienda cambiar el termostato cuando se realicen otras tareas de mantenimiento relacionadas con el sistema de refrigeración, como pueden ser: el cambio de la bomba de agua, el cambio de las mangueras o el cambio del radiador.

¿Cuánto cuesta cambiar el termostato?

Imagen de un termostato nuevo

Cambiar el termostato de un coche, siempre y cuando no sea una labor asociada al cambio de cualquier otro elemento del sistema, es una tarea sencilla cuyo coste no supone un desembolso de dinero elevado.

El coste de un termostato nuevo suele situarse en torno a los 40 €, siempre en función del tipo de vehículo del que se disponga y de las características del mismo. Por otro lado, habría que sumar el coste de la mano de obra que suele ser de una hora y el coste del refrigerante nuevo que sería de aproximadamente unos 30€.

Por tanto, el coste total de cambiar el termostato por uno nuevo oscilará entre los 100 y los 150 euros.

Guía para cambiar el termostato de un coche en 8 pasos

Es muy importante que antes de comenzar con el proceso de desmontaje del termostato averiado, nos aseguremos de que el motor está frío ya que de lo contrario podríamos padecer importantes quemaduras debido a la temperatura a la que circula el refrigerante. Si hemos circulado con nuestro vehículo tendremos que esperar entre 3 y 4 horas para que el motor esté completamente frío.

Además, también será necesaria una cubeta hermética con la que podamos recoger el refrigerante que se derrame y almacenarlo, pues se trata de un elemento altamente tóxico y contaminante.

 

1

Localizar el termostato y preparar el vaciado del radiador:

Cuando hayamos localizado el termostato, tendremos que subir el coche al elevador para poder iniciar el proceso de vaciado del radiador. Una vez abierto el tapón del vaso de expansión colocaremos la cubeta justo debajo de la manguera inferior del radiador.

 
2

Vaciar el radiador:

Desconectaremos la manguera inferior del radiador y esperaremos hasta que se haya precipitado todo el líquido refrigerante en la cubeta. Cerraremos herméticamente el recipiente y lo almacenaremos para entregarlo en nuestro taller de confianza o gestor de residuos correspondiente.

 
3

Extraer el termostato averiado:

Una vez hayamos localizado el receptáculo del termostato, tendremos que desconectar la manguera o las mangueras que lleguen hasta el mismo.

Después retiraremos los tornillos que sujetan el receptáculo y finalizaremos esta parte del proceso extrayendo el termostato. Es muy importante que antes de extraerlo nos fijemos bien en el sentido en el que estaba instalado, pues el nuevo termostato tendrá que ser incorporado de igual forma.

 
4

Verificar la compatibilidad del termostato viejo con el nuevo:

En numerosas ocasiones los fabricantes emplean recambios distintos en cada uno de los modelos de su gama, por lo que será importante que antes de instalar el nuevo termostato en nuestro coche nos fijemos en que ambos componentes son compatibles.

Si cuando hayamos realizado la comprobación pensamos que las diferencias son considerables, será recomendable consultar con un especialista.

 
5

Limpiar y verificar el estado de la junta de estanqueidad:

Una vez localizada la junta de estanqueidad, limpiaremos la superficie de la misma y nos fijaremos en su estado para comprobar si es o no necesario añadir un poco de sellador de juntas.

 
6

Instalación del nuevo termostato:

Instalaremos el nuevo termostato en la misma posición en la que se encontraba el antiguo y ajustaremos bien los tornillos del receptáculo.

Es muy importante que la fijación sea perfecta y en el mismo sentido en el que se había instalado el termostato original, pues de lo contrario podría suponer un problema a la hora de asegurar la eficacia de todo el sistema.

 
7

Situar las mangueras del termostato y del radiador en su lugar:

Volveremos a conectar la manguera o las mangueras del receptáculo y seguidamente haremos lo mismo con la manguera inferior del radiador. De esta forma, volveremos a cerrar el circuito del sistema de refrigeración de nuestro coche.

 
8

Rellenar el sistema y purgarlo:

Finalmente, tendremos que añadir el líquido refrigerante que sea necesario a través del vaso de expansión y realizar la purga del sistema para extraer las burbujas de aire que puedan haberse creado.

 

Desde RO-DES os recomendamos que, si tenéis dudas sobre cómo llevar a cabo alguno de los puntos de la guía para realizar el cambio del termostato, acudáis directamente a un mecánico cualificado ya que, cómo hemos comentado, se trata de un elemento muy importante que asegura la correcta refrigeración del motor y cuyo coste de sustitución en el taller no resulta para nada caro.


Agradecimientos imagen: Mediateca

Termostato

¿Necesitas un termostato nuevo para tu vehículo?

Accede a nuestra a la tienda online y selecciona los datos de tu coche para ver los precios. Trabajamos con los mejores fabricantes de recambio nuevo y todos sus repuestos cuentan con 2 años de garantía..

BUSCA TU TERMOSTATO

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad