Seguro que has oído hablar del renting para empresas, pero, ¿Sabías que también existe el renting para particulares?

Es una tendencia al alza tanto por sus beneficios fiscales como por su comodidad pero… ¿Qué es el renting?

 

ventajas-e-inconvenientes-renting-coches

 

¿Qué es el renting?

El renting al fin y al cabo es un alquiler de larga duración. Por lo general, suelen tener una duración de entre 2 y 5 años, aunque pueden durar hasta 10. Durante la duración de este contrato, el arrendatario puede disfrutar de un  vehículo nuevo previo pago de una cuota mensual estipulada en el contrato con la empresa de renting. Puesto que se trata de un alquiler, la persona que alquila un coche mediante renting, no es el propietario del mismo. A cambio, el contrato le ofrece ciertas ventajas que no tendría en el caso de comprar el vehículo de forma tradicional.

En el contrato, el arrendatario elige el vehículo que desea, así como sus características, para después acordar con la empresa de renting aspectos tales como el kilometraje,  gastos de mantenimiento  y reparaciones, todo ello incluido en la cuota mensual.

Ventajas e inconvenientes del renting

Acogerse a un contrato de renting tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Para las empresas, el principal beneficio se materializa a largo plazo en dos sentidos, por un lado se evitan el gran desembolso que supone la compra de un vehículo nuevo, teniendo en cuenta los gastos de seguro, matriculación, mantenimiento y averías, asistencia en carretera, cambio de neumáticos, gestión de ITV…  y por otro lado, el beneficio fiscal que supone el alquiler de un coche en renting, ya que la cuota es deducible siempre y cuando el vehículo esté vinculado a la actividad profesional a la que se dedica la empresa.

Los mismos beneficios se pueden trasladar a los trabajadores autónomos que, podrán deducirse las cuotas de la declaración de IRPF.

Para los particulares que quieran adherirse a un contrato de renting, el  beneficio se presenta en el sentido en que la empresa arrendadora, durante la duración del contrato,  es la responsable de ocuparse de todos los gastos y gestiones relacionados con el vehículo, ya sean impuestos, seguros, mantenimiento, revisiones… Esto supone una gran comodidad para el arrendatario, que puede despreocuparse de todos estos gastos.

El inconveniente es que el coche no pertenece al arrendatario, por lo que está pagando una cuota mensual por el uso de un vehículo del que no es propietario.

Una vez finalizado el contrato, el arrendatario  puede desentenderse del vehículo sin preocuparse de nada. En cambio, en el caso de comprar el vehículo, si el propietario decide deshacerse del coche, será él quien deba gestionar todos los trámites necesarios, con los gastos que ello conlleva.

Si bien es cierto, que en caso de compra del vehículo, éste se puede amortizar durante más años para rentabilizar la inversión inicial. En cambio con el contrato de renting, el usuario puede dar comienzo a un nuevo arrendamiento, accediendo así a un coche nuevo cada 4 o 5 años, incluso aunque no se pueda permitir comprarlo de la forma tradicional.

Por tanto, el hecho de elegir una opción u otra, dependerá de los intereses del consumidor, y del uso que le vaya a dar al vehículo.

3 comentarios

  1. Rentingcoches.com Responder

    Buena información sobre renting. Me dedico al sector comercial y es una de las mejores opciones para gente como yo que busca tener un buen coche en un tiempo limitado. A veces parece que puede salir más rentable la compra, pero en servicios con todo incluído siempre sales ganando. Gracias por la info!!

  2. Javier Responder

    Soy particular. Tengo 70 años pero bastante activo al volante. Hago de 20 a 25 mil kms al año para ir del pueblo a la capital pues gran parte de mis actividades de ocio (estoy jubilado) está en Valencia.
    Me estoy planteando lo del renting y si coche eléctrico o no.
    Alguna sugerencia?
    Gracias
    Javier

    • Raisa Fino Responder

      Hola Javier, el hecho de decidirte por una opción u otra debe basarse en tus condiciones y preferencias con respecto al vehículo. Si tu idea es tener el coche durante muchos años, para que lo hereden tus hijos por ejemplo, y hacerle muchos kilómetros, la mejor opción sería comprarlo.
      Pero si lo que prefieres es no tener que preocuparte de mantenimiento ni seguro ni revisiones y a los 4 años deshacerte de él, la opción acertada sería el renting.

      Con respecto a si elegir un coche eléctrico o no, debes tener en cuenta el presupuesto del que dispones. Actualmente los vehículos eléctricos son bastante más costosos que sus homónimos de combustión, por lo que, si finalmente te decides por uno eléctrico deberás saber que la inversión será mayor (tanto si optas por el renting como por la compra). Aunque como bien sabemos, ahorrarás en combustible y obtendrás beneficios fiscales. Personalmente estoy muy a favor de los vehículos eléctricos, pero también es verdad que actualmente la infraestructura para cargarlos es escasa, por lo que lo más seguro es que necesites instalar un cargador en casa y escoger un modelo que tenga la autonomía suficiente para cumplir tus necesidades.
      Espero haberte ayudado a valorar, y que finalmente escojas la mejor opción.

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad