Actualmente, somos muchos los que miramos el bolsillo a la hora de dejar nuestro vehículo en el taller. Y no nos referimos a llevar a cabo o no el necesario mantenimiento del coche, sino a la búsqueda del ahorro cuando nos decidimos a realizarlo, que en ocasiones por desconocimiento o elección del propietario, termina por realizarse en talleres ilegales sin ofrecer ningún tipo de garantía al consumidor.

Así, tal y como publica la DGT en su revista digital y según datos aportados por GANVAM, un 20% de las reparaciones que se realizan son llevadas a cabo en talleres ilegales y se estima que existen alrededor de 10.000 negocios clandestinos que realizan trabajos mecánicos. Para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, este tipo de establecimientos “ofrecen precios muy bajos, pero no seguridad ni rigor en la reparación”, por lo que muchos clientes quedan “completamente desprotegidos, al no disponer de facturas ni presupuestos” para garantizar el derecho a reclamación en caso de ser necesario.

A continuación, compartimos con vosotros los consejos que ha elaborado GANVAM para prevenir a los propietarios y que no se sientan engañados tras dejar su vehículo en un taller de reparación:

1.- Buscar la placa o distintivo:

Los talleres están obligados por ley a tener y mostrar, de forma clara y visible, la identificación correspondiente que los reconozca como establecimientos autorizados. En la placa o distintivo deberá aparecer su número en el registro industrial y la actividad.

placa identificativa de talleres autorizados

2.- Fijarse en la actividad:

La actividad concreta del taller aparece representada en la placa o distintivo que éste debe mostrar a la entrada de su establecimiento. Un taller puede estar especializado en una o varios tipos de reparación, entre los que encontramos: mecánica, electricidad, carrocería o pintura. Estos tipos de actividad, vendrán representados por medio de una iconografía reconocible.

Además, se recomienda tener precaución cuando un taller ofrezca servicios para los que no esté autorizado y que, por tanto, no aparecen representados en su placa.

 3.- Depósito del vehículo en el taller:

Cuando se entrega el vehículo en un taller para su reparación éste debe entregar al propietario un resguardo de depósito del mismo. Este resguardo debe conservarse con la finalidad de evitar futuros problemas ajenos a la reparación del vehículo en sí, como podría ser un desafortunado incendio o un robo en el establecimiento. También es recomendable que en resguardo figure el kilometraje con el cual se deposita el vehículo, ya que así se estará prevenido ante posibles usos no autorizados.

4.- Presupuesto de reparación:

Como clientes, deberéis informaros del coste que tienen los diferentes servicios que os ofrecerá el taller, así como del precio de la hora de trabajo. El taller, deberá entregaros un presupuesto por escrito y éste deberá ser aceptado y firmado por vosotros antes de que se inicien las operaciones preestablecidas.

5.- Factura detallada:

Será obligatorio que al finalizar el trabajo y llegado el momento de la devolución del vehículo, el taller os haga entrega de la correspondiente factura. El ella, tendrán que aparecer claramente especificados los gastos, arreglos, las piezas cambiadas y las horas de trabajo. Además, también tendrá que aparecer el IVA aplicado.

coches en el taller del museo porsche

6.- Garantía de reparación:

Por lo general, todas las reparaciones tienen una garantía legal de 3 meses o 2.000 kilómetros, menos en aquellos casos en los que la pieza sustituida tenga una garantía superior. También hay que valorar que existen talleres que ofrecen garantías adiciones.

7.- Recambios y piezas cambiadas:

Por norma, el taller tendrá que emplear en sus reparaciones siempre piezas nuevas. No obstante, bajo el consentimiento del propietario, podrán ser utilizados también recambios de desguace o reconstruidos, sin olvidarse de que estará prohibido emplearlos cuando se sustituyan piezas relacionadas con elementos de seguridad del vehículo, como en los sistemas de dirección, suspensión o los neumáticos.

En este punto, también queremos recordaros desde RO-DES que tal y como os comentamos en nuestro post del pasado 16 de enero, el taller estará obligado a entregar las piezas que se hayan cambiado en la reparación siempre que el cliente lo solicite, salvo en los casos en los que el vehículo todavía se encuentre en garantía.

8.- Local limpio y ordenado:

Al igual que os comentamos en la guía de consejos que Talleres Top nos envió el pasado mes de julio, elegir un taller de confianza es verdaderamente importante. Por ello, tendréis que fijaros también en la primera impresión que os dé éste y no obviar aspectos como la limpieza, la política de trabajo y el cumplimiento de las pautas de seguridad laboral.

9.- Comunicación con el cliente:

No os cortéis a la hora de preguntar cualquier aspecto relacionado con las averías encontradas o la forma en la que éstas serán reparadas. La transparencia entre el taller y el cliente es imprescindible, por lo que será recomendable facilitar un teléfono o e-mail al dejar el vehículo.

 

Ahora nos gustaría que nos contarais vuestra experiencia… ¿Tenéis ya un taller de confianza? ¿Qué opinión os merecen los establecimientos ilegales que se dedican a la reparación de vehículos? ¿Aconsejaríais alguna cosa más al resto de lectores? ¡Dejadnos vuestros comentarios!

 

Imágenes @ NettiumZuffenhausen, Germany by mangopulp2008

3 comentarios

  1. Álvaro Responder

    Lo cierto es que encontrar un taller que cumpla con estos 9 requisitos es verdaderamente complicado. Al igual que la cara es el espejo del alma, lo primero que llama la atención de un taller es su imagen, pero a veces eso no es sinónimo de eficacia.

    Te pongo mi ejemplo. Hará un par de años que mi coche se calentaba con anormal facilidad, lo llevé a un taller que me gustaba la imagen que transmitía, y después de no se cuántos diagnósticos informáticos y pruebas variadas, me dijeron que era de la junta culata. Es decir, 600 euros que me salía la gracia. Entonces fui a otro taller que me recomendó un conocido, y nada más llegar ya me echó para atrás el aspecto que tenía. Sólo había un mecánico, y eso parecía más un cuchitril que un taller.

    Pero cual fue mi sorpresa, que nada más abrir el capó de mi coche y esperar un par de minutos, me dijo que el coche se calentaba porque tenía averiado el termostato, sin necesidad de ordenadores ni nada por el estilo. Total de la reparación: 65 euros. Así que es fácil imaginar que desde ese momento mi taller de confianza es ese cuchitril en el que sólo trabaja una persona.

    Para mí, esta historia acaba con la siguiente moraleja: creo que al final el mejor taller es ese taller de barrio de toda la vida. Ese que te inspire confianza. Ese cuyo mecánico sepa qué necesita tu coche nada más verlo. Al igual que tenemos nuestro peluquero de confianza, nuestra farmacia de confianza o nuestro supermercado de confianza, ¿por qué no íbamos a tener nuestro taller de confianza? Y creo que la mejor forma de encontrarlo es siguiendo las directrices de este artículo, por supuesto, pero también buscando una segunda opinión cuando tengamos una avería. Porque al igual que tenemos derecho a una segunda opinión médica, nuestro coche también tiene derecho a una segunda opinión mecánica.

    Un saludo!!!!

    • Alicia Granell Responder

      Buenos días Álvaro!

      Muchísimas gracias por tu comentario y las observaciones realizadas. Tienes toda la razón, no siempre es oro todo lo que reluce. Hay muy buenos profesionales en el sector y aunque es difícil dar siempre con el adecuado, no es imposible. Me alegro que hayas encontrado a un verdadero profesional que se convierta en tu mecánico de confianza.

      ¡Esperamos verte por aquí más a menudo!

      Saludos cordiales,

  1. […] Descubre 9 consejos para evitar timos en el taller cuando vayas a dejar tu vehículo para reparar una avería o realizar el mantenimiento.  […]

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad