Ya lo dice el refrán: en abril, aguas mil. Así que vamos a iniciar este mes en el blog recopilando unos pequeños consejos de seguridad vial que hagan de nuestra conducción la opción más segura para nosotros mismos y nuestros compañeros de vía.

Las condiciones climatológicas son un factor decisivo a tener en cuenta cuando ejercemos la conducción, tal como os mostramos en artículos anteriores sobre conducir con nieve y hielo, o con ráfagas de viento. Nos exigen más como conductores: es imprescindible disponer previamente de conocimientos que nos ayuden a optimizar nuestra capacidad de reacción y reflejos así como que nos permitan aumentar las precauciones.

El peor enemigo al que nos podemos enfrentar en nuestras carreteras en esta época del año es, sin duda, el aquaplaning. Este fenómeno ocurre cuando la capa de agua que lluvias muy intensas han depositado sobre la calzada, es mayor a la cantidad de líquido que nuestros neumáticos pueden evacuar por medio de la banda de rodadura. En ese momento, el agua ejerce una presión mayor sobre las ruedas que la del propio pavimento, haciendo que los neumáticos se levanten del suelo y provocando que patinemos.

¿Imaginas lo peligroso que resulta que el agua se quede entre el neumático y la vía, impidiendo que tengamos un contacto real con el suelo? En estas situaciones no podemos girar ni controlar el vehículo.

Por tanto, nuestro objetivo principal cuando conducimos con lluvia, es evitar los  derrapes o aquaplaning. Sin perder esto de vista, enumeraremos los 10 consejos para conducir bajo la lluvia:

1.- Evita que tus pies resbalen:

227.

Puede que te resulte obvio, pero las alfombrillas de tu automóvil, están para usarlas. Seca bien los pies frotando las suelas del calzado sobre las alfombrillas antes de colocarte en los pedales para evitar que el zapato resbale de los mismos en el peor momento.

2.- Mantenimiento del vehículo en primavera:

Primavera

Cuando se acerca la época de lluvias debemos prestar una atención especial a los controles del coche: dirección, embrague, frenos y acelerador debe estar en buen estado, así como el sistema de iluminación al completo.

3.- Visibilidad en las carreteras:

Carretera de Extremadura

Las nubes y las lluvias torrenciales disminuyen considerablemente la visibilidad. Mantener las escobillas en buen estado y las lunas limpias de vaho son imprescindibles para mantenernos seguros.

4.- Los neumáticos son los grandes protagonistas:

Neumático, detalle - 30.2

Asegúrate que la presión es la correcta según las recomendaciones del fabricante y reemplaza los neumáticos si el dibujo desciende de los 3mm. En caso de que no puedas cambiarlos todos, coloca siempre los nuevos detrás para dar mayor estabilidad al vehículo. Recuerda que las gomas más adecuadas para la lluvia tienen el dibujo orientado en el sentido de la marcha para desviar con facilidad el agua.

5.- Sigue las huellas del vehículo de delante:

Aprovecha el paso que abre el automóvil que te antecede, sin dejar de estar atentos en el carril derecho a las roderas que dejan los camiones donde se suele acumular el agua.

6.- Mantén las distancias de seguridad:

distancia-seguridad

Frenar en una carretera mojada puede llevar hasta el triple de tiempo que frenar en una seca, así que lo ideal es mantener una distancia de seguridad equivalente al espacio de al menos dos vehículos entre tu automóvil y el que te precede.

7.- Disminuye la velocidad:

Amo la velocidad

La mejor manera de evitar patinar o derrapar es controlar la velocidad, permitiendo que la banda de rodadura de los neumáticos pueda ir evacuando el agua al que se enfrenta. Además la primera media hora de lluvias es decisiva, puesto que el al mezclarse el agua con lodo o restos de aceite que pueda haber en la vía, el pavimento es aún más resbaladizo.

8.- Reacciona si derrapas:

aquaplaning

Si no has podido evitar el aquaplaning, cuidado a la hora de reaccionar. No frenes con fuerza, mejor de forma regular y firme pero progresivamente. Si cuentas con ABS, recuerda no bombear los frenos.

9.- Secar los frenos:

car pedals

Si vamos pisando el pedal de freno de vez en cuando, ayudará a mantener seco y caliente el sistema de frenado, especialmente, si el nivel del agua puede haber alcanzado las zapatas.

10.- Detén el vehículo si llueve en exceso:

Lancia 2008 Delta

Si la cantidad de agua o la intensidad de la lluvia es tal que limite la visibilidad y sobrecargue las escobillas del limpiaparabrisas, lo mejor es parar en una estación de servicio o área de descanso, si la hay, o en el arcén en caso de que no haya otra opción hasta que aminore, manteniendo las luces de emergencia encendidas.

 

Esperamos que estas recomendaciones os sean de utilidad en esta época del año. ¿Qué medidas tomas tú al volante cuando se acercan las lluvias? Déjanos tus comentarios.

 

 

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad