Los fusibles del vehículo son pequeñas piezas cuya función es proteger y activar los sistemas eléctricos del coche, tales como las luces, los airbags o el aire acondicionado. El papel principal que desempeñan es «fundirse» cuando surge cualquier sobretensión, evitando así que cualquiera de los sistemas vitales del vehículo pueda dañarse.

Estos fusibles actúan tanto por grupos como independientemente, en la mayoría de los casos; lo que significa que cada uno de ellos puede proteger uno o varios sistemas electrónicos.

Tipos de fusibles 

Los fusibles se clasifican dependiendo de los amperios que puedan soportar, lo cual se indica en el número que llevan grabado.

El amperio es la unidad de medida de intensidad de la corriente eléctrica, cuanto más potente sea un elemento para proteger, mayor será la intensidad que soporte su fusible. Estos se identifican según el color y el número:

  • Fusible de 5 amperios: Son de color naranja; comunes en los sensores de aparcamiento, el claxon o la alarma del coche.
  • Fusible de 10 amperios: Son de color rojo y su función es proteger el equipo multimedia, sistema de alumbrado y cierre centralizado.
  • Fusible de 15 amperios: Son de color azul y están relacionados con la bomba de combustible, el limpiaparabrisas o las luces de frenado.
  • Fusible de 20 amperios: Son de color amarillo y se encargan de proteger algunas de las funciones relacionadas con accesorios, como por ejemplo el encendedor.
  • Fusibles de 30, 35 y 40 amperios: Son verdes, trasparentes y ámbar y, en su caso, se encargan de proteger el motor de arranque, elevalunas o climatizador.

Si deseas revisar a fondo y conocer en detalle los fusibles que lleva tu vehículo, así como donde actúan, consulta el manual del usuario o pregunta esta información en tu taller o directamente al fabricante.

Fusibles conjunto

¿Cómo cambiar un fusible? 

Si se estropea un fusible, alguno de los elementos eléctricos de tu coche dejará de funcionar, tales como la radio o las luces. Para solucionarlo, tan solo tendrás que sustituirlo por uno nuevo, y listo. Pero ¿Cómo hacerlo?

Cambiar un fusible no es una tarea complicada; eso sí, recuerda ser cuidadoso y, si no ves las cosas claras, no te arriesgues y acude a un taller para solucionarlo.

Lo primero que se tiene que hacer para cambiarlo, es encontrar la caja de fusibles, que habitualmente está situada bajo el volante, oculta tras el umbral que separa el salpicadero y la puerta del conductor o en algún lugar elevado.

¿Ya tienes localizada la caja de fusibles? Sigue los siguientes pasos:

  1. Descúbrelos: Retira la capa de plástico que oculta los fusibles; suele estar encajada a presión.
  2. Localiza el fusible dañado: En función del sistema que falle, tendrás que cambiar un fusible u otro. Puedes ayudarte con el libro de usuario o bien con una linterna o fuente de luz y, con la observación, buscar cual se ha fundido.
  3. Retira el fusible fundido: Aunque es posible hacerlo sin herramientas, se recomienda utilizar las pinzas especiales que encontrarás en la tapa de plástico abierta en el paso 1; de esta manera te resultará más cómodo y sencillo.
  4. Reemplazarlo: Introduce con cuidado el nuevo fusible en el hueco del fundido, y, una vez hecho, inserta la tapa de plástico de la caja para protegerla.

¡Recuerda! Si tras revisar y cambiar un fusible y se vuelve a fundir de manera automática, lo mejor es acudir lo antes posible al taller para localizar el problema presente en el sistema eléctrico de tu vehículo.

Preguntas y respuestas frecuentes sobre los fusibles 

¿Si un fusible se funde, basta con cambiarlo?

Los fusibles se funden debido a un pico de intensidad eléctrica, que con toda probabilidad estará relacionado algún problema eléctrico en el sistema sobre el que actúa dicho fusible. De ser así, puede que vuelva a romperse, por lo que habrá que acudir con rapidez a un taller especializado.

¿Puedo provocar una avería mayor por cambiar el fusible?

No con exactitud; normalmente lo más grave que puede ocurrir es que el fusible vuelva a fundirse pero, aun así, puede ocasionarse un cortocircuito o derivación eléctrica que podría causar daños importantes en el vehículo.

¿Cuándo debo acudir al taller?

Es aconsejable acudir a un taller siempre que aparezca alguna avería o problema en el vehículo. Cuando se funde un fusible, también se ha de ir al taller, para revisar el circuito y descubrir el origen del fallo.

¿Cuál es el coste de un fusible? ¿Dónde lo compro?

Lo común es que se vendan en cajas de ocho a diez unidades, las cuales sirven para todo tipo de vehículos, además de para muchos otros tipos de productos, como por ejemplo los electrodomésticos. Su precio es realmente económico, ya que normalmente no llega al euro por unidad.

Lo podemos encontrar disponibles en tiendas de repuestos, centros de automóvil, talleres oficiales, ferreterías e incluso en las grandes superficies.

Si se hunde el fusible ¿Funciona el sistema sobre el que actúa?

No; cuando el fusible se rompe, el propio sistema y los asociados a este, quedan inutilizados hasta que se sustituye. Por eso se ha de cambiar el fusible en el menor tiempo posible.

¿Me pueden sancionar si no llevo fusibles de recambio?

No, pero aspectos como no llevar las luces cuando son necesarias si que eran en el pasado motivo de sanción; por lo que para prevenir siempre se recomienda llevar una caja de fusible de recambio y tenerla siempre a mano en el vehículo.

¿Y si lo sustituyo por uno de mayor o menor amperaje?

En estos casos, se recomienda ceñirse a la recomendación del fabricante del vehículo, ya que un fusible de mayor amperaje puede provocar una avería grave en todo el sistema, y uno de menor amperaje no protegerá el sistema lo suficiente.

Fusibles 2

 

 

Recambios

¿Necesitas un recambio para tu vehículo?

Accede a nuestra sección de recambios y solicita presupuesto. Amplio stock de piezas de segunda mano, reconstruidas y nuevas a precios de desguace.

SOLICITA TU RECAMBIO

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad