Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

La gasolina de 95 octanos marca el nivel de octanaje mínimo en Europa y parece la opción más popularizada del mercado

Nafta, bencina, caldo… son algunos de los nombres comunes con los que mucha gente hace referencia a la gasolina que usamos como combustible para que el motor de nuestro automóvil pueda funcionar.

Realmente, la gasolina, es una mezcla de cientos de hidrocarburos destilados del petróleo para que los motores de combustión interna, propios de nuestros vehículos, puedan funcionar, tanto si tienen un sistema de encendido por chispa como por compresión.

En España la primera gasolina contenía plomo y era de 85 octanos. Posteriormente, en la década de los 80 se aumentó el octanaje de la gasolina convencional a 91 octanos y surgió la conocida como gasolina súper, que además de contener plomo era de 97. No fue hasta el año 89 que se comercializó aquí la primera gasolina sin plomo tanto en formato de 95 como de 98, y tuvo tanto éxito que la que sí lo contenía comenzó a desaparecer.

La Unión Europea decidió retirar de nuestro país la venta de gasolinas con plomo para el año 2002, aunque en el mercado perduraron hasta finales de 2005 las que llevaban sustitutos del mismo, también eliminadas posteriormente debido a su alto índice de contaminación y consumo.

A partir de esa fecha, determinados vehículos debían dotarse de catalizador o bien usar unos aditivos específicos para complementar a la popular gasolina sin plomo.

Por norma general, nuestros automóviles funcionan con gasolina de 95 desde entonces, salvo por recomendación expresa del fabricante en determinados motores de gamas elevadas.

5 euros de gasolina by Vic, on Flickr

Pero, ¿en qué consiste la diferencia de octanaje en la gasolina?

El índice de octanos, u octanaje, es la escala que mide la capacidad antidetonación del carburante cuando es comprimido dentro del cilindro del motor, es decir, que el número de octanos, nos indica la cantidad de presión y temperatura capaz de soportar la gasolina una vez mezclada con aire antes de explosionar de modo espontáneo; sin necesidad de que una chispa provoque la combustión.

Por ello, a mayor índice, más compresión soporta este fluido, generando un mejor rendimiento y un menor consumo, lo que hace que la gasolina de 98 sea adecuada para automóviles con perfiles deportivos que buscan el máximo aprovechamiento de la potencia, pero que en vehículos más convencionales apenas podamos notar la diferencia y debamos asumir un coste superior por el carburante.

¿Qué características poseen la gasolina de 95 y de 98 octanos?

La gasolina de 95 octanos marca el mínimo octanaje permitido en Europa. Entre sus ventajas podemos contar el mejor precio y la facilidad que proporciona a arranques en frío. Es menos densa, por tanto más ligera y es la que se utiliza en la mayoría de automóviles. Según la AOP (Asociación de Operadores Petrolíferos), hasta ocho veces más toneladas de gasolina de 95 frente a la de 98 son consumidas anualmente.  Según los propios fabricantes de vehículos, las principales ventajas de la gasolina de 95 octanos son que:

  • Protege y alarga la vida del motor.
  • Mantiene limpias las partes importantes de nuestro propulsor.
  • Optimiza las prestaciones del vehículo en cuestión.
  • Reduce el azufre en su composición, descendiendo así el nivel de emisiones contaminantes.

Respecto a la gasolina de 98 octanos, podemos decir que posee un mayor nivel de refinamiento a nivel químico aportando una ligera diferencia de prestaciones y consumo, aunque, como hemos indicado, serán necesarias una potencia y cilindrada bastante altas para percibirla. Así que, a menos que el fabricante especifique la necesidad de este tipo de carburante o prohíba el uso de la de 95 en su motor, como el caso de los motores FSI,  lo sensato parece declinar la opción de repostar gasolina de 98.

Las petrolíferas aseguran que entre los beneficios de la gasolina 98 se encuentran:

  • Menor contenido en azufre (incluso menos que la de 95), o producto totalmente libre de este compuesto, haciendo de este combustible una opción muy limpia.
  • Su composición tiene nuevos aditivos de última generación.
  • Mejora las prestaciones del motor, su protección y disminuye el consumo, especialmente a largo plazo ya que va limpiando el sistema.
  • Alarga la vida útil del catalizador.
  • Optimiza las prestaciones de vehículos de gama alta.

Y vosotros… ¿qué tipo de gasolina utilizáis en vuestro coche? ¿Tenéis alguna duda sobre la diferencia entre gasolina 95 y gasolina 98? ¡Dejadnos vuestros comentarios aquí abajo!

Recambios

¿Necesitas un recambio para tu vehículo?

Accede a nuestra sección de recambios y solicita presupuesto. Amplio stock de piezas de segunda mano, reconstruidas y nuevas a precios de desguace.

SOLICITA TU RECAMBIO

También te puede interesar:

1 comentario

    1. […] ahorro a la hora de repostar. Estas ofertas, serán válidas tanto para vehículos que utilicen gasolina 95 como para aquellos que empleen como carburante el diésel y la decisión final de acogerse a las […]

    *

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad