Identificar a tiempo un fallo o una avería en la Sonda Lambda permitirá que el motor siga funcionando de manera óptima.

Hace relativamente poco publicamos en RO-DES un artículo sobre la Sonda Lamba, explicando que es y los tipos que existen. Pues bien, para complementarlo, vamos a dedicar este otro post a explicar cuáles sin las averías más comunes en este elemento del vehículo.

Tal y como hemos explicado en el enlace anterior, La Sonda Lambda es un elemento clave cuya función es monetizar la calidad del aire que se va a expulsar por el tubo de escape del coche. De ella depende la capacidad del motor para calcular el combustible necesario en cada caso, manteniendo la proporción idónea y una composición constante en la mezcla aire-combustible.

Sonda Lambda

Averías y fallos comunes de la Sonda Lambda

Por lo general, todos los conductores se dan cuenta del momento en el qué algo falla o no funciona con normalidad en su coche, sobre todo si se trata del medio de transporte utilizado a diario para los desplazamientos. Percatarse de los defectos o problemas en nuestro vehículo es algo positivo, ya que eso hace que sea más fácil de resolver.

A continuación, enumeraremos las 7 averías que aparecen en la Sonda Lamba con mayor frecuencia:

1) El motor presenta un sonido distinto:

Si el motor presenta un sonido áspero y funciona de manera desigual, es posible que haya un problema en la Sonda Lambda. Esto puede ser a causa de que la mezcla de oxígeno/combustible del coche sea muy magra o rica, haciendo que el motor se vuelva menos eficiente.

Un sensor en mal estado repercutirá en algunas de las funciones del motor: La relación aire/combustible, la sincronización del motor y los intervalos de combustión.

  • Si la mezcla tiene poco oxígeno, el combustible no se quema correctamente, por lo que el escape podría expulsar hollín y una cantidad muy poco recomendable de dióxido de carbono.
  • En cambio, si la mezcla tiene más oxígeno, la combustión no se llevará a cabo de forma ideal, la expulsión de óxidos de nitrógeno será lamentable y puede que el motor llegue a pararse por falta de gasolina.

2) Se enciende la luz “Check Engine” del vehículo:

Es una luz anaranjada brillante que avisa de la necesidad de revisar el motor y surge si el sensor de oxígeno no tiene un correcto funcionamiento. Pese a ello, está luz puede tener varios significados más y está asociada con multitud de fallos relacionados con otros componentes del motor.

3) Fallo en la prueba de emisión:

Esto surge de un fallo en el sensor de oxígeno. Por lo que no hay que retrasar el cambio de este mucho tiempo, pues si se demora, el coste de la reparación será mucho mayor.

Un fallo o defecto en el sensor de oxígeno podría provocar: Una exposición al monóxido de carbono y un olor desagradable (similar al del huevo podrido).

4) El combustible no rinde como debería:

Tal y como hemos mencionado en el punto dos, si la relación de oxígeno/combustible es demasiado rica o pobre, el motor se volverá menos eficiente. ¿Estas gastando más combustible de lo habitual? Esto podría significar un fallo o avería en la Sonda Lambda.

5) Fallo en el convertidor catalítico:

Surge cuando la mezcla aire/combustible es demasiado rica o no se corrige. En este caso, el monolito cerámico se puede derretir y podría bloquearse la ruta de escape del coche, además, la potencia del motor podría disminuir significativamente.

6) Vacilación o sacudidas inusuales:

Surge cuando el conductor siente que el coche vacila al presionar el acelerador (a la hora de salir), o cuando “quiere avanzar” frente a una luz roja.

7) La potencia del motor baja exageradamente:

Un sensor Lambda con un mal funcionamiento, puede enviar una señal errónea de que la mezcla aire/combustible es demasiado rica. Si es así, el vehículo corregirá la señal enviada por la Sonda de manera incorrecta, menguando la cantidad de combustible y haciendo que las bujías dejen de funcionar correctamente.

La duración de una Sonda Lambda ronda entre los 150.000 kilómetros. No obstante, esta podría ser menor por los numerosos aspectos que pueden dañarla y acortar la vida del sensor, esencialmente por: Fugas del escape o anomalías provenientes del motor.

En el caso de haber notado alguno de los síntomas anteriores en tu vehículo, te recomendamos acudir a un taller mecánico para que observe el fallo y verifique su procedencia.

¿Conviene modificar la señal de una sonda Lambda?

Modificar o maniobrar la señal enviada por la Sonda Lambda a la ECU puede ser dañino para el control de emisiones y puede que dañe el vehículo.

En el momento que el motor está en condiciones de baja carga (manteniendo la marcha), está funcionando en un modo de «circuito cerrado», una línea de retroalimentación entre la ECU y los sensores donde la centralita ajusta la cantidad de combustible y espera a ver cuál es la respuesta de la sonda Lambda.

Cuando la carga de un motor de combustión es alta, la lectura de salida de la Sonda Lambda se ignora y la ECU enriquece la mezcla para proteger al motor. También conocido como «Circuito abierto», donde se ignora cualquier cambio en la lectura de la salida del sensor.

La sincronización de encendido en base al tipo de inyector, también es controlada por la ECU.

Recambios de desguace al mejor precio

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad