Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Reparar un motor, ya sea gasolina o diésel, no es tarea sencilla. Por ello, es algo que tendrá que realizarse siempre por un profesional especializado en la materia que cuente con conocimientos más que suficientes para llevar a cabo la reparación del motor.

En esta guía veremos algunas recomendaciones de utilidad para reparar motores gasolina, las herramientas habituales que suelen necesitarse en este tipo de tareas, las pruebas a realizar con anterioridad y todo lo relacionado con la preparación para llevar a cabo una acción de esta envergadura. No obstante, es importante mencionar también que el mantenimiento periódico y preventivo del motor, es la mejor forma de alargar su vida útil y evitar que tenga que ser reparado.

reparar motor gasolina

¿Qué se necesita para reparar un motor gasolina?

Lo principal será identificar el origen de la avería y realizar un análisis completo del estado general de motor para saber qué elementos se encuentran en buen estado y cuáles será necesario reparar o sustituir. Esta primera inspección, será necesario contar con instalaciones y herramientas adecuadas, así como tener en cuenta las pautas de seguridad que comentaremos un poco más adelante.

Inspección inicial:

Al realizar la inspección previa, se tendrán que tener en cuenta aquellos elementos sustituidos durante los mantenimientos periódicos del vehículo, como por ejemplo los filtros. Además, dependiendo del tipo de reparación a realizar también será importante no olvidar otras piezas propensas a sufrir un mayor desgaste como pueden ser las mangueras y conexiones, retenes, juntas, tapas, cojinetes, anillos o camisas, ya que es probable que tengan que ser nuevamente cambiadas durante la reparación del  motor para garantizar que el funcionamiento sea lo más óptimo posible.

Herramientas básicas y específicas:

Para reparar un motor gasolina será necesario contar con unas instalaciones adecuadas donde llevar a cabo el desmontaje de las piezas, pero también tendremos que disponer de determinadas herramientas. Así pues, además de contar con herramientas básicas como por ejemplo llaves, martillo, o alicates, también necesitaremos herramientas de medición y herramientas universales.

herramientas universales reparar coche

 

herramientas reparar coche

Además, también se precisarán herramientas específicas que servirán tanto para el desmontaje como para la reparación del motor. No contar con las herramientas necesarias para realizar la reparación de un motor gasolina, puede suponer un problema ya que se aumenta la probabilidad de dañar componentes y de efectuar un trabajo deficiente.

Guías y manuales de taller específicos:

Es muy recomendable disponer de los manuales de taller del vehículo, pues contienen información valiosa para el mecánico como diagramas de conexión y cableado e información relativa a la ubicación de los componentes. Estos datos ahorrarán tiempo y muchos quebraderos de cabeza, además de que son muy útiles para verificar los parámetros de ajuste de las piezas y los procedimientos recomendados por el fabricante para realizar el desmontaje o montaje de cualquiera de los elementos.

¿Qué medidas de seguridad hay que tener en cuenta?

Reparar un motor, independientemente de que sea a gasolina o diésel, implica que se tengan que tomar una serie de precauciones y medidas de seguridad, que probablemente muchos de vosotros consideréis básicas pero que no viene mal recordar para evitar riesgos innecesarios.

Por tanto, deberemos prestar atención cuando vallamos a reparar un motor gasolina a que:

  • No hayan cables, herramientas o piezas sueltas dentro del compartimento del motor.
  • Desconectar el sistema eléctrico antes de comenzar a trabajar con el mismo.
  • Verificar que la maquinaria, los útiles y herramientas estén colocados correctamente.
  • Mantener el área de trabajo limpia, ordenada y ventilada.
  • Utilizar, cuando corresponda, los equipos específicos para manipular y mover los componentes pesados. De esta forma, se evitarán lesiones indeseadas.
  • Asegurar los puntos de anclaje del motor cuando se trabaje sobre un banco de pruebas.
  • Revisar los niveles de líquidos antes de poner el motor en marcha tras la reparación.
  • Evitar trabajar con joyas o complementos que puedan quedar enganchados.
  • Utilizar ropa, calzado y los complementos adecuados como guantes o lentes protectoras.
  • Tener un extintor a mano y ser consciente de la existencia de los materiales inflamables que se encuentran dentro del área de trabajo, guardando lejos del calor cualquier elemento combustible o solvente.

 

Desde RO-DES, no aconsejamos en absoluto reparar el motor sin tener conocimientos específicos para ello y la experiencia necesaria para llevar a cabo la tarea. Dejar vuestro vehículo en manos de un buen profesional, será la mejor opción siempre que queráis que el motor sea reparado con garantías.

Recambios de motores

¿Necesitas un motor para tu vehículo?

Accede a nuestra sección de recambios y solicita presupuesto. Amplio stock de motores de segunda mano y reconstruidos, con las mejores ofertas y total garantía.

SOLICITA TU MOTOR

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad