El sistema de dirección hidráulica en uno de los sistemas más importantes del vehículo. No tiene mucha complicación y la mayoría de los elementos que lo componen están diseñados para soportar condiciones más elevadas a las normales o usuales en la conducción.

¿Por qué cambiar el líquido de dirección?

Para comprender porque debemos cambiar el líquido de dirección, debemos entender primero el porqué se ensucia.

Muchos de los conductores piensan que, como la tapa del líquido de dirección permanece cerrada, no hay posibilidad de que este se ensucie, y aunque esta afirmación tiene gran parte de verdad, no tenemos que omitir que cualquier sistema de fluido con piezas móviles tenderá a ensuciarse por el desgaste de los componentes que hay en su interior.

El líquido en el sistema de dirección hidráulica está constantemente distribuido desde la bomba (a través de los conductos de alta presión) hasta el engranaje de la dirección o cremallera, y después es enviado de vuelta a la bomba.

Causas del deterioro del líquido de dirección 

La dirección asistida se somete a muchas exigencias y caídas bruscas de presión en el sistema, lo cual derivan en un deterioro prematuro de la calidad del aceite. Las cuatro razones por las que se deteriora y se ha de cambiar el aceite son:

  • Sobrecalentamiento.
  • Excesivo uso de la dirección asistida: Es decir, realizar una conducción agresiva.
  • Dañar la integridad del sistema.
  • Que el fluido no disponga de los requisitos técnicos exigidos por el fabricante del vehículo.

cambiar el aceite hidráulico

Señales que indican que se ha de cambiar el líquido de dirección

Podrás saber cuando cambiar el líquido de dirección de las siguientes formas:

  • Diagnóstico visual: Mediante este método, podrás observar el color del líquido; si este es de color oscuro, cámbialo lo antes posible.
  • Olor a quemado: Si notas un ligero olor a quemado al utilizar tu coche, puede que se deba al líquido de dirección.
  • Resistencia mayor: Si giras el volante y notas que está mas duro y que su resistencia es mayor, puede deberse al líquido de dirección.
  • Sonidos o ruidos: Fíjate y escucha los sonidos y ruidos que hace tu vehículo, dependiendo de la gravedad de estos se deberá a una cosa u otra y no olvides que, entre los motivos, se encuentra el líquido de dirección.
  • Pérdidas de líquido hidráulico: Si observas o aprecias perdidas en el líquido, es importante acudir a un taller o servicio técnico con la mayor brevedad posible; allí te sustituirán el fluido y diagnosticarán los posibles daños adicionales.

Asimismo, la mayoría de fabricantes de vehículos, incluyendo Mitsubishi, Volkswagen y Ford, recomiendan hacer la sustitución del líquido una vez cada 1-2 años o cada 100 000 kilómetros. De igual manera, será necesario también cambiar el líquido de dirección cuando se haga una reparación de cualquiera de estos componentes de dirección asistida.

Pasos para cambiar el líquido de dirección

Una vez observado la causa de deterioro del líquido de aceite, y los factores que indican que esta deteriorado o contaminado, nos disponemos a explicar paso a paso como realizar su cambio.

Lo primero que se ha de hacer es disponer de las herramientas necesarias, estas son:

  • Un gato elevador.
  • Cuñas para ruedas.
  • Soportes para cargar el vehículo.
  • Una bomba de succión.
  • Un recipiente de recogida.
  • Un depósito de expansión nuevo.
  • Aceite hidráulico fresco y apropiado.
  • Un ayudante, siempre que sea posible.

¡Ojo! Al remplazar el aceite debes asegurarte de que la bomba de dirección asistida nunca funcione en seco. De lo contrario se podría estropear en un tiempo muy breve.

Los pasos que seguir para cambiar el líquido de dirección son:

1) Eleva el coche

Así, las ruedas delanteras se podrán mover libre y cómodamente. Este paso es muy importante para que el sistema de dirección asistida se ventile correctamente.

Para elevarlo utiliza el gato elevador y unos soportes adecuados. Es importante que se utilice soportes profesionales para automóviles.

Coloca el vehículo en los puntos de anclaje previstos, si está mal puesto puede que deforme toda la carrocería.

Una vez elevada la parte delantera, asegura las ruedas traseras con cuñas.

2) Elimina el aceite hidráulico viejo

Puede que tengas que desmontar algunas piezas para acceder al depósito de expansión; recuerda situar el recipiente de recogida cerca de este para evitar suciedad en el compartimiento del motor.

Extrae el aceite hidráulico con una jeringa de succión directamente del depósito de expansión y pásalo inmediatamente al recipiente (puedes usar bidones del líquido limpiaparabrisas recortados o palanganas viejas como recipiente).

3) Drenar las cantidades residuales

Como con la jeringa no se elimina todo el aceite hidráulico, tendrás que utilizar algo del líquido nuevo para eliminar el que está en mal estado por completo. Para este paso se recomienda contar con un ayudante.

  • Primero se desmonta el depósito de expansión hasta llegar a las mangueras, se retira la manguera de alimentación (es más gruesa) y se pone en el recipiente de recogida.
  • Después, con una cinta adhesiva, bloquea el orificio de entrada y echa un poco del aceite hidráulico fresco en el depósito. El ayudante tiene que arrancar el motor y girar el volante de izquierda a derecha hasta el tope mientras que se agrega aceite continuamente. Cuando el aceite fresco de color frambuesa llegue al recipiente de acogida, el motor se apagará.
  • Por último, solo tendrás que enjuagar el sistema hidráulico.

4) Cambia el depósito de expansión

En la revisión de un sistema hidráulico de asistencia siempre es necesario cambiar por completo el depósito de expansión, ya que este lleva un filtro integrado que no se puede desmontar.

Consejo: Corta las mangueras de alimentación y salida en el depósito de expansión debajo de las boquillas y utiliza nuevos bornes de tornillo. Con las mangueras cortadas conecta en un punto nuevo el depósito de expansión nuevo.

Un depósito de expansión nuevo tiene un coste de entre 5 a 15 euros, por lo que no es un gran gasto. También es conveniente que revises las mangueras; y si están porosas o agrietadas lo mejor es cambiarlas ya que tienden a gotear, lo que puede provocar fatales consecuencias.

5) Agrega aceite hidráulico

Finalmente, tan solo se ha de añadir el aceite hidráulico nuevo. El ayudante tendrá que arrancar el motor y girar el volante alternativamente hacia los lados; de esta forma se ventila el sistema hidráulico.

¡Ojo! Asegúrate de usar solo el aceite hidráulico correcto, uno equivocado puede dañar las mangueras desde el interior y tener graves consecuencias.

Conclusión

Compra solo aceite de buena calidad y no dejes de considerar en ningún momento los requisitos técnicos de tu vehículo ni omitas las recomendaciones del fabricante de tu coche. Para mantener la dirección asistida en buen estado tan solo tendrás que conducir de forma tranquila, cumplir las normas de funcionamiento y mantenimiento, así como cambiar el líquido cuando sea necesario.

Recambios de desguace al mejor precio

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad