Saber identificar los síntomas de fallo o avería en los calentadores, permitirá cambiarlos a tiempo y evitará que rendimiento del vehículo pueda verse afectado.

Estás ante la tercera y última parte de la trilogía sobre los calentadores diésel; ya hemos visto y explicado que son, su funcionamiento y averías; pues bien, en el artículo de hoy RO-DES se dispone a explicar con detalle el cambio de este elemento tan importante del vehículo. ¿Tendrá mucha dificultad? ¿Será muy elevado el coste? Quédate con nosotros y descúbrelo.

¡Ojo con los calentadores rotos!

Los calentadores diésel o bujías de precalentamiento son resistencias metálicas que, a través del uso de la corriente eléctrica, generan el calor necesario para calentar los gases dentro de la cámara de combustión.

Un calentador roto no supone peligro directo para la vida y/o integridad física del conductor, sino que provoca sacudidas, un mal comportamiento en el arranque y la posible pérdida del rendimiento. Esto puede provocar fallos u averías en:

  • El catalizador, filtro de partículas de hollín y la válvula EGR: Estos elementos se atascan muy rápidamente con el hollín, llegando incluso a tener que ser reemplazados.
  • La batería y el arrancador: Pueden sufrir averías si el arranque es muy largo.
  • Las válvulas de escape y admisión, las sondas Lambdas y el turbocompresor: Pueden verse afectados por el aumento en la carga del hollín y, más adelante, por el aumento de la carga térmica.

Calentadores diésel

¿Cuándo hay que cambiar los calentadores diésel?

Se recomienda, por lo general, cambiar este elemento del coche cada 80.000 / 90.000 km. En todo caso, esta información está detallada en el libro del fabricante del vehículo. Repasemos algunos de los síntomas expuestos en el artículo anterior, los cuales nos avisarán que debemos sustituir un calentador averiado:

  • Cuando el testigo del calentador se mantiene encendido más de 15 segundos o parpadee.
  • Cuando el coche no arranque en frío con la misma agilidad que antes.
  • Cuando sale humo gris o blanco por el tubo de escape.
  • En caso de notar pequeños golpes o tirones mientras conduces.

Y, te preguntarás, ¿Por qué es tan importante hacer el cambio de los calentadores Diésel? Pue bien, cuando se sustituye esta pieza del coche, se facilita el arranque en frío del motor haciendo que prenda aire y combustible mediante una fuente de calor a una temperatura muy elevada. Si el calentador está en buen estado, disminuye la emisión de gases contaminantes a la atmósfera por una mala combustión.

Si por lo contrario no se sustituyen, la batería tendría que realizar una carga extra, y el motor tendría que hacer un sobre esfuerzo para arrancar el vehículo. En ambos casos provocarían la disminución de su vida útil.

Instrucciones para cambiar los calentadores diésel

A continuación, te explicamos paso a paso cómo se tiene que realizar el cambio de los calentadores en un vehículo. No obstante, si no se disponen de las herramientas, el espacio y los conocimientos necesarios para realizarlo, siempre será mejor que la sustitución de los calentadores la realice un profesional:

  1. Calienta el motor hasta que llegue a la temperatura óptima de funcionamiento.
  2. Asegura el vehículo; apaga el motor y abre el capó. Ten en cuenta que:
    • Algunos vehículos se cierran solos cuando pasa un tiempo, por lo que no es aconsejable dejar la llave en el interior de este.
    • Todas las piezas del compartimiento del motor estarán calientes, ten especial cuidado y procura no quemarte.
  3. Encuentra la ubicación exacta de los calentadores de tu coche; normalmente basta con elevar la tapa del motor para exponerlos. Observa si disponen de un enchufe de un polo que se desconecte fácilmente. El bloque de motor sirve como el polo negativo o tierra.
  4. Rocía todos los calentadores con un inyector o un removedor de calentadores: estos deben actuar durante 10 minutos. En caso de que lo rocíes directamente el calentador se enfría, por lo que se encogerá y el hilo se aflojará un poco. Esto permite que el aceite arrastrado penetre más profundamente en el hilo.
  5. Afloja y quita los calentadores con cuidado después de pasar un rato, hazlo con una llave dinamométrica.
  6. Una vez extraídos, limpia el orificio del calentador con un escariador apropiado y cubierto de grasa, esto servirá para que los residuos no caigan en el motor, sino que sean trasportados al exterior.
  7. Comprueba que los nuevos calentadores están provistos de grasa de instalación en el eje y la rosca; esto facilitará la instalación y su posterior retirada.
  8. Por último, atornilla los calentadores en la culata (a mano), y luego apriétalos al par correcto según las especificaciones del fabricante. Vuelve a poner los tapones y a montar lo desmontado.

cambio de calentadores diésel

 

Preguntas frecuentes sobre el cambio de calentadores

¿Cuál es la mejor bujía de calentamiento?

Desde RO-DES aconsejamos comprar bujías de los fabricantes Bosch, NGK y BERU, puesto que son los más conocidos.

¿Cuál es el coste de una bujía de precalentamiento?

Si la adquieres en un taller, puede rondar los 100 / 300€, en función del número de calentadores a cambiar.

Los precios estimados de cada uno de los calentadores van desde los 15 hasta los 50€.

¿Cuánto tiempo puedo tardar en sustituirlos?

Los vehículos con calentadores sumamente accesibles tardarán en sustituirlos una hora, mientras que, en otros, la sustitución puede llegar a tardar incluso unas 4 horas.

¿Puedo seguir conduciendo con los calentadores diésel averiados?

Si, pero a la larga, el arrancador y la batería, junto a todos los sistemas de tratamiento posterior de los gases de escape, pueden sufrir daños.

 

Recambios de desguace al mejor precio

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad