Al desguace los vehículos abandonados en los talleres

Hoy, gracias a la modificación de la ley de tráfico,  los talleres pueden enviar al desguace  los vehículos que han sido abandonados en sus instalaciones. En 2012, se enviaron al Centro Autorizado de Tratamiento 1.300 turismos abandonados en las instalaciones de los talleres, un 8% más que el año anterior.

DesguacesCerca de 60.000 vehículos eran abandonados en los talleres por sus titulares en 2010, de acuerdo a datos facilitados por la Dirección General de Tráfico (DGT). Esta situación particular, suscitada en gran parte porque los propietarios de los automóviles no podían hacer frente a la factura de la reparación, suponía una gran problemática para los talleres puesto que no podían enviarlos al desguace por miedo a que el titular del vehículo regresara y les acusara de robo.

Las pérdidas ocasionadas por el abandono de vehículos en los talleres españoles alcanzaban cifras alarmantes: 100 millones de euros si se sumaba el coste del estacionamiento –de 58 millones de euros anuales- y los gastos de reparación no pagados por el propietario, de unos 42 millones anuales.

Para acabar con esta situación, la Asociación Española de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) impulsó una nueva normativa en materia de tratamiento de residuos, logrando modificar el artículo 86 de la Ley de Tráfico, de modo que los talleres no sufran perjuicios económicos considerables por culpa de un propietario que ha decidido abandonar el vehículo en sus instalaciones.
Los desguaces recibieron 1.300 turismos abandonados en talleres en 2012.
A partir de mayo de 2010, si los titulares no recogen su vehículo de las dependencias del taller en un plazo igual o mayor de un mes, los talleres podrán llevarlos al desguace para iniciar el proceso de descontaminación y reciclaje, o bien, despiezar el automóvil y así recuperar las piezas reparadas para amortizar los costes.

Las pérdidas de los talleres provocadas por el abandono de vehículos llegaban a 100 millones de euros.

Para que esta gestión sea posible, es obligación que el taller informe previamente al propietario del vehículo de la situación y solicite su retirada. En el caso de que el dueño del automóvil ignore esta solicitud por parte del taller, éste podrá aportar en la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente documentación que acredite que el titular del coche fue informado de la misma.

Una vez la DGT ha comprobado la veracidad de la documentación y que el dueño del vehículo ha hecho caso omiso a la solicitud del taller, la Jefatura Provincial de Tráfico contacta con el propietario para informarle del pago de la factura pendiente y que de no ir a retirar el vehículo al taller, éste será llevado al desguace para su achatarramiento.

 

Vehículos enviados al desguace por los talleres en 2012

De acuerdo a un informe presentado por GANVAM, los talleres españoles enviaron al desguace 1.300 turismos abandonados por los propietarios en sus instalaciones en 2012, un 8% más en comparación con el año anterior, según informó el periódico 20 minutos.

Según afirma GANVAM, el abandono de vehículos en los talleres guarda estrecha relación con la crisis económica que atraviesa España, aunque la mala práctica se ha visto suavizada gracias a la modificación de la ley de tráfico.
Con el fin de evitar el abandono de vehículos en este tipo de instalaciones, desde GANVAM aconsejan a los talleres que antes de realizar la reparación informen detalladamente a los clientes del gasto que ésta pueda significar, de manera que sepan con certeza el coste final del arreglo y si merece la pena llevar a cabo la operación.

Si tu vehículo está averiado y no quieres asumir el coste de la reparación, lo mejor es enviar el vehículo al desguace y darlo de baja en la DGT. En RO-DES nos encargamos de recoger tu vehículo con la grúa, trasladarlo al desguace y darlo de baja ¡completamente gratis!

 

Artículo 86. Tratamiento residual del vehículo

 

1.- La Administración competente en materia de gestión del tráfico podrá ordenar el traslado del vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos para su posterior destrucción y descontaminación:

a) Cuando hayan transcurrido más de dos meses desde que el vehículo fuera inmovilizado o retirado de la vía pública y depositado por la Administración y su titular no hubiera formulado alegaciones.b) Cuando permanezca estacionado por un periodo superior a un mes en el mismo lugar y presente desperfectos que hagan imposible su desplazamiento por sus propios medios o les falten las placas de matrícula.

c) Cuando recogido un vehículo como consecuencia de avería o accidente del mismo en un recinto privado su titular no lo hubiese retirado en el plazo de dos meses.

Con anterioridad a la orden de traslado del vehículo, la Administración requerirá al titular del mismo advirtiéndole que, de no proceder a su retirada en el plazo de un mes, se procederá a su traslado al Centro Autorizado de Tratamiento.

2.- En el supuesto previsto en el apartado 1, párrafo c), el propietario o responsable del lugar o recinto deberá solicitar de la Jefatura Provincial de Tráfico autorización para el tratamiento residual del vehículo. A estos efectos deberá aportar la documentación que acredite haber solicitado al titular del vehículo la retirada de su recinto.

3.- En aquellos casos en que se estime conveniente, la Jefatura Provincial de Tráfico, los órganos competentes de las Comunidades Autónomas con competencias en materia de tráfico, y el Alcalde o autoridad correspondiente por delegación, podrán acordar la sustitución de la destrucción del vehículo por su adjudicación a los servicios de vigilancia y control del tráfico, respectivamente en cada ámbito.

(Fuente: Ministerio de la Presidencia)

1 comentario

  1. Salcedo Gómez Responder

    Está claro que alguna medida se tenía que tomar, me parece lógico. No entiendo como la gente le echa tanto morro, ahora no abono el arreglo o ahí se queda mi coche. ¿Acaso no te dieron un presupuesto antes? Nunca pensamos en los demás, y así nos va.

    *

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad