En general, la llegada del buen tiempo nos anima, nos activa y nos recuerda lo cerca que tenemos la vacaciones. Pero antes de todo eso, y en previsión a lo que nos espera, no está de más poner a punto nuestro coche de cara al verano, de manera que el cambio de estación le afecte lo menos posible.

La serie de precauciones y pautas que vamos a recopilar en este artículo podrán ayudaros a realizar personalmente una revisión pre-veraniega al automóvil que ayude a alargar la vida útil del vehículo y sirva para mejorar la calidad de vuestros viajes, permitiendo que estos desplazamientos sean más seguros y cómodos:

Líquidos:

tapón líquido limpiaparabrisas

Cuando la subida de temperatura aumente tu sed, recuerda la de líquidos que puede estar evaporando tu vehículo. ¡Hidrátalo! Revisa los niveles de aceite, agua, líquido de frenos y refrigerante. Una botella de agua, además, puede ser el mejor copiloto para deshacerte de la fatiga en carretera.

Aire acondicionado:

aire acondicionado del coche

Si quieres que esté en buen estado cuando llega la época estival para viajar cómodamente, hay unos mínimos cuidados que dependen del resto de meses del año. Te recomiendo que revises la información sobre el mantenimiento del a/a de la sección de mecánica. Como consejo rápido recuerda sustituir el filtro del aire para evitar malos olores y sacarle el mayor rendimiento con el mínimo consumo. Si cuentas con climatizador, no desciendas de los 21º C.

Sistema de refrigeración:

sistema de refrigeración del coche

A través de la temperatura del agua del radiador y del motor podemos tener una pista sobre el estado del sistema de refrigeración. Cualquier fuga podría sobrecalentar el motor y deteriorarlo gravemente, así que antes de viajar estos largos y soleados días, comprueba los manguitos del circuito y las conexiones.

Neumáticos:

comprobar la presión y el estado de los neumáticos del coche

No hay estación del año en la que usar ruedas muy desgastadas sea positivo, así que comprueba que el dibujo en la banda de rodadura tiene la suficiente profundidad. Si vives en zonas de heladas frecuentes, no olvides aprovechar el buen tiempo para cambiar tus neumáticos por unos normales o de verano. Una vez listos, revisa que la presión sea siempre la indicada por el fabricante, el calor del asfalto propicia los pinchazos, reventones y el deterioro prematuro de las ruedas.

Pastillas de freno:

Cómo cambiar las pastillas de freno de un coche





En este vídeo verás cómo se cambian las pastillas de freno de un vehículo de forma sencilla para que puedas hacerlo tú mismo.

El sistema de frenado también sufre las altas temperaturas, especialmente las pastillas de freno, que se sobrecalientan en viajes largos y el verano no ayuda a su refrigeración. Modera la velocidad de manera que tengas que usarlo lo menos posible, ya que el calor puede hacer que no responda de forma adecuada.

Parasol:

 parasol para coche

Puede que no hayas encontrado tu modelo ideal o que te resulte antiestético, pero lo cierto es que colocar un parasol en el parabrisas reduce en más de 10º C la temperatura del habitáculo del vehículo, previniendo quemaduras al sentarnos o coger el volante y permitiendo que el aire acondicionado no tenga que forzar en exceso para alcanzar la temperatura idónea. Además, siempre que sea posible, aparca a la sombra, así los plásticos del salpicadero no perderán el color ni estarás evaporando combustible extra.

 

Dedicarle algo de tiempo a nuestro automóvil antes de los cambios de estación nos puede ahorrar mucho tiempo y dinero. ¿Qué otros elementos tenéis especialmente en cuenta cuando llega el calor? Dejadnos aquí mismo vuestros comentarios.

También te puede interesar:

*

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad