Si tras un accidente de tráfico la compañía aseguradora realiza la peritación del vehículo y el coste de la reparación excede de su valor venal actual, se considerará pérdida total y será declarado como siniestro total.

Siniestro total ¿Qué significa este término en automoción?

Después de haber sufrido un accidente de tráfico, así como en casos de incendio o robo, puede suceder que la compañía aseguradora valore los daños producidos en el vehículo y, finalmente, decida declararlo como siniestro total.

Esta decisión se produce siempre que los gastos de reparación sean entre un 75% y un 100% más elevados que la cantidad asegurada o que el valor venal que ese vehículo tenga en el momento de la peritación. Por tanto, el titular del vehículo y tomador de la póliza de seguros será quien reciba una indemnización por los daños producidos. Esta, vendrá determinada también por la antigüedad, el estado y las características del vehículo, pero ¿Es posible exigir a la aseguradora que se haga cargo de la reparación en lugar de pagar una indemnización al propietario? Lo vemos a continuación.

Lo primero que hay que tener claro es que no todos los tipos de pólizas de seguros cubren los daños por siniestro total del vehículo, por lo que conviene revisar las coberturas contratadas con la compañía para averiguar si las condiciones son válidas en este tipo de casos.

ford fiesta siniestro total accidente

Indemnizaciones por siniestro total ¿Qué tienen en cuenta las aseguradoras?

Un aspecto importante a tener en cuenta es, que si el vehículo tiene una antigüedad inferior a dos años, probablemente la indemnización sea similar al valor de ese automóvil nuevo, por lo que en estos casos la reparación no sería una opción óptima para su propietario.

De esta forma, y haciendo referencia a la información publicada por el medio AutoBild, es conveniente saber que si se producen daños materiales que tengan un coste superior al del propio vehículo, los aspectos más importantes a tener en cuenta para la compañía de seguros serán el valor venal del vehículo y el coste total de la reparación, incluyendo tanto los recambios y componentes necesarios, como la mano de obra.

Si crees que las cantidades no son las correctas, lo mejor es revisar el informe pericial elaborado por la compañía de seguros y contrastarlo con la información oficial que proporcionan las administraciones públicas en cuanto a baremos y valor de los automóviles usados en función de su fecha de matriculación.

Otro dato que las compañías de seguros pueden tener en cuenta a la hora de calcular la indemnización por siniestro total o de ofrecer al tomador la posibilidad de reparar su coche, es el valor de mercado o de reposición. Este valor, se relaciona con el precio de venta que tienen los vehículos usados con idénticas características y antigüedad en el mercado de ocasión, además de considerando las reparaciones realizadas y el estado de conservación.

¿Se puede negociar la indemnización o reparación con la compañía de seguros?

En aquellos casos en los que la indemnización se haya calculado teniendo en cuenta solamente el valor venal, es posible que el importe de la misma no sea suficiente si la intención del asegurado es adquirir un vehículo con características similares al que se ha declarado como siniestro total por parte de la compañía.

Esto ha provocado que, tras las pertinentes reclamaciones realizadas por la vía judicial, las compañías se vean obligadas a aplicar un porcentaje de corrección sobre el valor venal aplicado. A este porcentaje, se lo conoce como valor de afección y, generalmente, se encuentra entre el 10% y el 50% del valor venal, por lo que supone un sustancioso incremento en el importe final de la indemnización.

Sin embargo, pese a que el Tribunal Supremo ha declarado que incluir el valor de afección no es contrario al derecho de indemnización, la aplicación del porcentaje correspondiente al valor de afección ha de ser realizada en el momento en el que se llevan a cabo las funciones necesarias para valorar los daños, algo que no siempre ocurre y que, en muchos casos, conlleva a posteriores reclamaciones por parte de los asegurados (tal y como podemos ver en la publicación de AutoBild que hemos enlazado en el apartado anterior).

audi siniestro total

Entonces ¿Qué hay que hacer cuando la aseguradora valora los restos?

Un vez la compañía realiza una oferta al asegurado indicándole el importe de indemnización que recibirá por los restos, este podrá decidir si prefiere que su aseguradora se haga cargo de los mismos y se ocupe de gestionar su entrega en un desguace o, si por el contrario, prefiere encargarse el mismo del procedimiento o, como sucede en algunos casos, optar por la reparación.

Desde RO-DES aconsejamos a nuestros clientes que, si disponen de tiempo, sean ellos mismos quienes gestionen a través de un CATV la entrega del vehículo en el desguace ya que, en caso de hacerlo, también podrían recibir una compensación económica por el reciclaje de los restos que habitualmente puede ser superior a la estimada por la compañía.

¿Te gustaría tasar un vehículo siniestrado o averiado con menos de 10 años de antigüedad? Hazlo cómodamente desde nuestra sección de compra de vehículos.

No obstante, hay que tener en cuenta que, si es el asegurado quien finalmente gestiona la entrega de los restos en un CATV o desguace, la compañía podrá descontar de la indemnización la cantidad correspondiente para que no se llegue a producir rentabilidad para el asegurado.

¿Hay obligación de aceptar el siniestro total?

En aquellos casos en los que el accidente haya sido culpa del asegurado, así como en las pólizas de seguros a todo riesgo, habrá que aceptar la declaración de siniestro total realizada por la compañía. Además, si el asegurado quiere optar por la reparación en aquellas situaciones en las que no cuente con una póliza de seguros a todo riesgo, tendrá que asumir el coste total de la misma.

También conviene tener en cuenta que, no siempre será necesario aceptar el siniestro total declarado por la aseguradora. Si la culpa ha sido de un tercero y prefieres reparar el vehículo, podrás hacerlo siempre que se cumpla lo siguiente:

  • Que el importe de la factura asociada a la reparación sea satisfecho por su propietario, quien después tendrá que reclamar esa cantidad a la compañía del tercero.
  • Qué el coste de la reparación no triplique el valor venal del vehículo.

Así pues, y revisando la información publicada por Compensantor, en la que explican con detalle en qué casos el asegurado podrá quedarse con su vehículo para repararlo, vemos que estará totalmente desaconsejado siempre que:

  • La diferencia entre el importe de reparación y el valor del vehículo sea desproporcionada.
  • La reparación afecte a la seguridad o integridad del vehículo.
  • El siniestro se haya producido por un incendio o el vehículo haya sido sustraído y no llegue nunca a aparecer.

En los casos que acabamos de mencionar, habrán establecidos unos importes de indemnización dependiendo de la situación en la que se encuentre el asegurado. Una vez este reciba la indemnización, podrá emplear el importe de la misma en realizar la reparación.

Además, una vez se haya reparado y de acuerdo con la información que publicamos el pasado año en este mismo blog, donde os hablábamos de la obligación de pasar una inspección oficial tras reparar un vehículo declarado como siniestro total, el propietario tendrá que acudir a una estación de ITV.

reparar coche declarado siniestro total

¿Cuánto cuesta reparar un coche que ha sido declarado como siniestro total?

El coste de la reparación de un vehículo que ha sido declarado siniestro total por la compañía de seguros depende, como hemos visto lo largo de este post, de varios factores. En primer lugar, dependerá del alcance de los daños y de si las partes afectadas suponen o no un riesgo para la seguridad en caso de ser reparadas.

Otros aspectos que hay que considerar son, el valor actual de ese vehículo en perfectas condiciones en el mercado de ocasión y el precio que el taller mecánico haya presupuestado para su reparación. También se tendrán que incluir los gastos derivados de la ITV, como pueden ser el coste de la inspección y el precio que se haya pagado por el traslado en grúa, en caso de que esta última haya sido necesaria.

 

Como habréis visto, son varias las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de determinar si merece la pena o no reparar un coche siniestrado, así como las posibilidades de que el asegurado reciba una indemnización que le permita realizar por su cuenta esta operación.

No obstante, ya hay diversas sentencias que han obligado a las aseguradoras a hacerse cargo de las reparaciones tras haber declarado como siniestro total el vehículo de sus clientes, tal y como podéis ver en este otro artículo publicado por AutoBild, en el que explican cómo los tribunales han obligado a una compañía a reparar el coche del asegurado tras un accidente.

Protección de datos personales

De conformidad con el RGPD, el Responsable del Tratamiento de los datos personales será Gestión Valenciana de Desguace SL (en adelante, RO-DES). Los datos personales no serán comunicados a terceros y se tratarán con el fin de gestionar la consulta enviada mediante el formulario puesto a su disposición. La legitimación se basa en su propio consentimiento. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación y supresión, así como otros derechos, de acuerdo con nuestra Política de Privacidad.

Acepto el tratamiento de datos personales para gestionar la petición de información enviada a través del presente formulario.