Conservar la pintura del vehículo siempre intacta y en buen estado es una tarea que a la mayoría nos resulta imposible. La pintura del vehículo está diariamente sometida a agresiones superficiales que afectan a la estética del vehículo, como los arañazos.

Limpiar y mantener la carrocería de nuestro vehículo es una de las tareas más importantes que todo conductor debe realizar, ya que no solo alargará su vida útil, sino que también incrementará nuestra seguridad y confianza en la conducción.

Tipos de arañazos

Antes de realizar cualquier reparación, debemos tener en cuenta que hay diversos tipos de arañazos, los cuales requieren un tipo de arreglo u otro. Para ello, se ha de limpiar la superficie con agua limpia y una bayeta adecuada.

Cuando ya esté completamente limpia, podrás encontrar los siguientes tipos de arañazos:

  • Marca superficial o roce: Es una agresión que no daña la pintura, tan solo muestra la marca de la pintura del elemento con la que se ha producido el roce. Lo puedes eliminar fácilmente puliendo o desengrasando la superficie.
  • Arañazo poco profundo: Solo afecta a la capa de barniz de la pintura, sin llegar a las capas inferiores (No existe riesgo de oxidación). Puedes diferenciar que es un arañazo poco profundo pasando el dedo por encima de este notando un ligero hueco. La reparación que conlleva depende de la profundidad de la raya:
    • Poco profunda: Será suficiente con un pulido.
    • Con una profundidad mayor: Se habrá de realizar un lijado, y todo seguido, un pulido.
  • Arañazo profundo: La profundidad del arañazo alcanza la capa de pintura posterior al barniz, provocando un posible riesgo de oxidación. El arañazo se observa mejor a simple vista y requiere de un repintado de la pieza para su arreglo (se puede hacer también con pinturas o lápices de retoque).
  • Arañazo muy profundo: Surge cuando se han dañado todas las capas de pintura y se ha llegado al metal, provocando la oxidación y corrosión del acero. Para arreglar los desperfectos será necesario repintar con pinturas o lápices de retoque la superficie dañada.

Métodos para reparar y eliminar los arañazos del coche

Existen una gran variedad de métodos que se utilizan para eliminar o reparar los arañazos del coche, de entre los cuales los más comunes son:

Desengrasado 

Se utiliza para eliminar aquellos roces que no han rayado la pintura. Consiste en aplicar sobre la superficie dañada un paño de microfibra impregnado en un desengrasante volátil específico para la carrocería. Este atacará a los restos de la pintura y los eliminará disolviéndolos.

Nota: No se deben utilizar desengrasantes muy fuertes o disolventes de limpieza, podrían atacar la pintura químicamente.

Paño y pasta reparadora de arañazos 

La pasta reparadora de arañazos permite eliminar roces superficiales con menos agresividad, e incluso en algunos casos protege cerosamente la pintura. Se aplica de forma manual con un paño limpio de microfibra, sin frotar con mucha presión y eliminando los restos de producto antes de que se sequen.

El paño reparador de arañazos es un paño o manopla impregnado de un pulimiento el cual se aplica directamente sobre la pintura. Sirve para disimular pequeños arañazos y abrillantar, aunque si son profundos, no los repara y prácticamente no se nota ningún efecto.

Repintado 

Es la solución más efectiva cuando el arañazo es muy profundo; se elimina la posible oxidación del metal en las carrocerías de acero.

Para realizarlo, se ha de llevar a cabo un proceso específico de reparación del soporte, regular la pistola aerográfica y pintar la pieza adecuadamente.

Pulimiento o “polish”

Es el método más utilizado. Consiste en ayudar a mejorar el aspecto de la superficie del vehículo mediante una mezcla de productos naturales y sintéticos. Hay de diferentes niveles de abrasión, por lo que, dependiendo del arañazo, deberás escoger uno u otro.

Con este producto los resultados son buenos siempre que el arañazo no sea muy profundo. Hay distintas opciones de pulimiento dependiendo del objetivo que quieras conseguir:

  • Pastas eliminaarañazos: Sencillas de utilizar, solo necesitas un paño de microfibra o una esponja, además son las más frecuentes y económicas.
  • Kit de pulido: Contienen todo lo necesario para pulir y eliminar los arañazos, además de una lija y una esponja.

Recuerda: Si los productos escogidos son de mala calidad, pueden presentar gránulos irregulares que acaben dañando aún más nuestro vehículo. Por eso es importante que elijas productos de buena calidad, aun siendo más elevado su coste.

Rotuladores, pinturas y lápices para arreglar arañazos

Se puede recurrir también al uso de estos elementos para cubrir los arañazos más superficiales, siempre que realices antes un buen lavado a la carrocería del coche con agua y jabón; y todo seguido, la seques.

  • Con pincel: Existen kits con dos botes pequeños que contienen un bote del color del coche y otro de la laca selladora que se ha de aplicar al finalizar. También se pueden comprar por separado.
  • Con rotulador: Con ellos puedes retocar las rallas que han sobrepasado el color o disimular el arañazo que solo ha afectado al barniz. Es más fácil de aplicar que con un pincel.

Los lápices y rotuladores no eliminan los arañazos, tan solo los disimulan; por lo que deberíamos aplicar pintura (preparada previamente por un chapista especializado) sobre el arañazo para conseguir un acabado perfecto. Pule y encera la zona afectada una vez hayas terminado para conseguir un mejor acabado.

Pintura en spray 

Es difícil dar con un spray que coincida exactamente con el color de la carrocería de tu vehículo, para ello lo mejor es averiguar el código del color del coche, una pegatina con una combinación de letras y números situada en el maletero o bajo del capó.

La pintura en spray es otra de las posibles soluciones para reparar los arañazos, la más innovadora, pero es la más difícil de aplicar. Los pasos para reparar el vehículo con pintura de spray son:

  1. Limpia bien la superficie que vas a pintar con agua y jabón
  2. Con papel o periódicos, empapela todas aquellas zonas que no vas a pintar, intermitentes y molduras, para evitar que se pinten.
  3. Con un spray, llena la chapa de agua y allana la superficie sobre los arañazos con una lija para que la superficie quede lisa. Todo seguido, pasa la misma lija por toda la superficie hasta que quede sin brillo.
  4. Vuelve a limpiar la superficie con un paño húmedo y sécala.
  5. Aplica el spray a una distancia aproximada de 15 cm o más, deja que se seque 5 minutos, y vuelve a aplicar.
  6. Pasa una lija extrafina cuando esté seca (de grano P400/500) para quitar las asperezas.
  7. Limpia otra vez la superficie un trapo seco y limpio.
  8. Aplica la pintura en pasadas cortas y rápidas; dos capas en colores claros y 3 en colores oscuros. Espera 5 minutos entre capa y capa.
  9. Transcurridos 10 minutos, la pintura estará mate; aplica dos capas de laca pasando 5 minutos entre medias.
  10. Espera 45 minutos a que se seque por completo, y retira todo el papel; ya tendrás los arañazos reparados y la carrocería como nueva.

Pintar arañazos

Lijado, pulido y abrillantado 

Se utiliza en las situaciones en las que la intensidad del arañazo es mayor, pero no ha sobrepasado el barniz: El lijado permite rebajar la raya de tal manera que el pulido y abrillantado puedan eliminarlo.

Se han de tener en cuenta algunas precauciones para realizar el lijado:

  • Hacerlo con un grano de lija suficiente fino para que después el pulido lo pueda eliminar
  • Controlar continuamente su progreso para no tener que repintar.

El pulido y abrillantado permiten eliminar los roces y arañazos que han dañado levemente la capa de pintura o de barniz, y se realizan con una pulidora donde se inserta una boina de pulido o abrillantado.

 

¿Sabías que hay defectos en la carrocería que pueden hacer que obtengas un resultado desfavorable en tu próxima ITV? Te contamos todo al respecto de este tema en este otro artículo.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad