Te sientas en tu vehículo y te sudan las manos. El pulso se te acelera al girar la llave en el contacto. Cuando te incorporas a la circulación sientes que te falta el aire. ¿Qué ocurre? Es probable que aún no lo sepas, pero sufres amaxofobia.

La amaxofobia consiste en un miedo exacerbado a ejercer la conducción, y lejos de lo que pueda parecer más del 50% de los españoles ha sufrido ansiedad a distintos niveles estando al volante en algún momento de su vida.Fobia a conducir

Especialmente cuando aún somos conductores noveles es normal sentir inseguridad o nervios frente a la idea de conducir, pero se convierte en una fobia real cuando se generaliza la sensación de malestar, y acabamos bloqueándonos a causa del miedo. Los síntomas que están más ligados a esta enfermedad son la hiperventilación, náuseas, sudoración excesiva, mareo y la obsesión con accidentarse o ideas negativas respecto al ejercicio de la conducción.

La Fundación MAPFRE ha sido la primera en realizar distintos estudios analizando el origen y posible cura a este miedo irracional, de los que se han extraído dos niveles de gravedad: el primero asociado a situaciones puntuales, o características determinadas en una conducción concreta, como fobia a conducir bajo la lluvia, los túneles o los atascos. Y un segundo nivel, en el que las personas afectadas tienen que dejar de conducir definitivamente por esta causa.

En ambos casos y por norma general, la amaxofobia se presenta en individuos con un perfil determinado: en su mayoría lo sufren mujeres, y afecta más a personas miedosas o que han vivido experiencias traumáticas relacionadas con la conducción (perder un familiar, o vivir un accidente de tráfico).

Por suerte, la amaxofobia se cura, y gracias a esos estudios, son cada vez más los centros de formación vial que han incorporado cursos específicos para amaxofóbicos donde se imparte ayuda psicológica para asimilar su fobia sin avergonzarse y se asocia la conducción a una experiencia que, si bien no tiene porque ser siempre placentera al menos resulte neutra, además de volver a “enseñar” a conducir con seguridad a los afectados, pues la única manera de vencer un miedo enfrentarse a él.

¿Conoces a alguien que se encuentre en esta situación?, ¿Ha conseguido superarlo? Déjanos tus comentarios.

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad