Aún quedan cerca de dos meses de invierno, y tanto nuestros coches, como nosotros mismos, esperamos con ansia que las temperaturas aumenten. Especialmente los vehículos que están al aire libre sufren la nieve, el hielo y el frío con intensidad, máxime este año con la presencia del temporal Filomena en todo el territorio. Siempre debes preparar tu coche para el inverno. Para saber cómo afecta el hielo y las heladas a tu vehículo… ¡sigue leyendo!

Efectos del frío, hielo y nieve en el vehículo:

hielo coche invierno

¿Cómo quitar el hielo del parabrisas?

Es la imagen más habitual que nos encontramos las mañanas de invierno: parabrisas congelado y cubierto de nieve. Aunque mucha gente ya lo sabe, es importante recordar que es una pésima idea echar agua caliente en el cristal para derretir el hielo o la nieve, o echar sal. El primer sistema puede agrietar directamente la luna, y el segundo puede rayarla y es un sistema muy lento para descongelar el cristal. En estos casos se debe proceder conectando la climatización hacia el parabrisas, y -si hemos sido precavidos- echar mano de nuestros mejores aliados: el producto descongelante y la rasqueta. Bastará con rociar el líquido en toda la superficie y con la rasqueta ir eliminando el hielo desde la parte exterior a la interior. Qué se debe tener en cuenta:

  • Se ha de retirar todo el hielo, no solo la parte del conductor.
  • No se deben poner en marcha los limpiadores del parabrisas hasta que la zona esté despejada, porque pueden dañarse irreversiblemente.
  • Es mala idea utilizar tarjetas para eliminar el hielo. Sé previsor y compra una rasqueta, si quieres un producto de lujo… ¡cómprala calefactable!
  • Sino tienes producto descongelante, puedes usar alcohol, que se congela más tarde que el agua y puede ayudarte en estos casos. También podría servir el gel hidroalcohólico <desinfectante, o incluso el líquido del parabrisas, que lleva cierto contenido en alcohol.
  • Si tienes lunetas térmicas… ¡Úsalas!

En caso de que tengas cubierta de escarcha la zona, muchas veces la calefacción puede solucionar el problema, pero los limpiaparabrisas pueden quedarse pegados o romperse al activarse. Protégelos rociándolos con alcohol a menudo para evitar males mayores.

¿Unos trucos caseros para quitar el hielo de la luna delantera del vehículo? Al estacionar el vehículo el día o la noche anterior, puedes poner un cartón o lona que cubra toda la luna delantera. Así evitarás que se forme una capa de hielo durante la noche o que se acumule la nieve. Si no tiene un cartón a mano, y aunque te pueda parecer una tontería, uno de los trucos más efectivos para evitar que el hielo se acumule en el parabrisas durante la noche, es restregar una patata partida por la mitad por el cristal. El almidón que contiene naturalmente la patata evita que el hielo se adhiera ya que el punto de congelación desciende unos 5 grados y además, también sirve para combatir el vaho en el interior.

Cerradura congelada:

Durante la noche pueden congelarse las cerraduras del vehículo hasta el punto de que no pueda abrirse por haberse creado hielo en el interior. Si tu zona es susceptible de descensos bruscos de temperatura, puedes rociar antes de que esto ocurra líquido descongelante en torno a ellas. Si no dispones de él, un trozo de cinta aislante puede ahorrarte el mal trago. En caso de que el mal ya esté hecho, puedes aplicar alcohol, o el hidrogel que lleves para desinfectar tus manos a la cerradura. Acercar un mechero a unos centímetros es buena idea también para que el calor pueda hacer su función y derretir el hielo. Pero… ¡no lo acerques demasiado!

Nieve en el techo del coche:

En caso de que tu coche acumule nieve en su parte superior no debes iniciar la conducción mientras esta siga ahí. Es muy probable que durante el trayecto caiga y puede ocasionar accidentes a los coches que circulen tras de ti, o a los lados. La nieve acumulada sobre tu vehículo, no lo daña directamente, pero hemos querido mencionarlo por los riesgos que supone. Además su peso aumentará el consumo de combustible.

Neumáticos sin presión o agrietados:

Los cauchos pueden endurecerse y agrietarse. El hielo en las carreteras deteriora muy rápido estos elementos que son nuestro único nexo con la carretera. Vigílalos de cerca, y si crees que puede resultarte rentable, invierte en un modelo de invierno por tu propia seguridad. Recuerda que los neumáticos son una de las principales causas de accidente durante el invierno.

Líquidos congelados:

Aceites, refrigerantes y lubricantes variarán su textura a ciertas temperaturas e incluso pueden congelarse. Existen productos específicos para zonas especialmente gélidas. Seguro que invertir en ellos te sale más rentable que realizar reparaciones en la mecánica de tu vehículo.

Cristales en el combustible:

Aunque la temperatura de congelación del Diesel ronda los -30 grados, a partir de -10, puede solidificarse, o pueden aparecer cristalizaciones que estropeen el filtro del combustible. En tiendas especializadas se venden unos aditivos para protegerlo. Si tu coche es de gasolina, no tendrás porqué preocuparte, ¡su temperatura de congelación ronda los -100 grados!

Frenos menos eficaces:

Puede producirse escarcha en ellos, especialmente durante la noche. Un juego de pedales previo al inicio de la marcha puede solucionar el problema.

Batería:

Los componentes químicos de la misma reducen su eficiencia significativamente en temperaturas por debajo de 0. Hay algunos modelos que resisten mejor las inclemencias del frío, pero en cualquier caso, deberás llevar un seguimiento de su estado de carga si sospechas que algo puede ir mal. También debes recordar que conviene sustituir la batería cada tres o cuatro años.

Si tu vehículo es eléctrico también deberás tener en cuenta que la batería se resiente mucho con las bajas temperaturas, suponiendo incluso un 40% menos de autonomía en caso de uso del climatizador. Así se anuncia en el estudio de la American Automobile Association. Ten esto en cuenta para planificar tus trayectos más largos.

Vaho:

La diferencia de temperatura entre el interior del habitáculo y el exterior puede provocar vaho en los cristales. Además, al no aparecer de pronto, el vaho es un enemigo silencioso porque puede ir reduciendo drásticamente la visibilidad sin que apenas te des cuenta. Enciende el aire acondicionado y apunta hacia los cristales. En la página web autopista.es recomiendan activar la función de circuito en el sistema, y llevar un paño seco en la guantera para estos casos. ¿Quién no ha limpiado el cristal con la manga? Desde RO-DES te invitamos también a utilizar un limpiacristales antivaho para la parte interior del vehículo. ¡Notarás la diferencia!

El truco de la patata que hemos comentado al inicio del post, sirve también para combatir el vaho en los cristales. No te preocupes, no vas a circular con el cristal sucio, en este caso restriega la patata partida por la mitad tanto por dentro de la luna delantera como por fuera y después limpia los restos con un trapo de algodón limpio y ligeramente humedecido. ¡Te sorprenderá el resultado!

¿Qué más puedo hacer para combatir el hielo y la nieve si mi coche duerme a la intemperie?

El invierno es inevitable, y no todo el mundo dispone de un cómodo garaje para que su coche pase allí las horas más frías. Pero eso no significa que no puedas tomar una serie de medidas para evitar estas desagradables experiencias con el hielo o la nieve.

  • Intenta aparcar el coche en sitios resguardados, aunque eso suponga alejarte un poco de tu área habitual. Grandes avenidas con corrientes, o explanadas pueden agravar la presencia de hielo o nieve, mucho más que calles pequeñas con recovecos más protegidos.
  • Usa una cubierta para el vehículo en caso de que tu coche amanezca con hielo o nieve frecuentemente. Además de hacer mucho más fácil la retirada de nieve y hielo, la chapa y la pintura no se verán afectadas a la larga.
  • El sol es el mejor descongelante que hay, y siempre será mejor abordar el hielo del coche a las 12 del medio día si nuestras prisas lo permiten. Desembarazar el coche de nieve con prisas y a primera hora, puede llevarnos a tomar decisiones precipitadas como usar nuestra tarjeta de crédito para rascar el parabrisas, o echar agua caliente en el coche. ¡Nunca ha de usarse porque el contraste de temperatura puede dañar el coche! Si puedes retrasar el momento de quitar el hielo hasta que el sol pueda hacer su trabajo… ¡mejor!

Con esto, esperamos que las próximas semanas tu coche y tú no paséis mucho frío, y si se te avería irremisiblemente, ¡recuerda que siempre puedes tramitar la baja definitiva del vehículo gratuitamente con nosotros!

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad