Un buen mantenimiento del vehículo es fundamental para su correcto funcionamiento, tanto actual como futuro y los neumáticos forman parte del mantenimiento regular que no debes olvidar.

Pues bien, hoy nos centramos en el desgaste de los neumáticos y todo lo que conlleva llevar este elemento en mal estado. ¿Sabías qué los neumáticos son uno de los elementos que mayor importancia cobra en nuestro vehículo a nivel de seguridad?

Simplemente hay que entrar en lógica, pues sin neumáticos el coche no circularía y además, son el único elemento de nuestro vehículo que mantiene un fiel contacto con el suelo… ¿No crees que es imprescindible que se encuentren siempre en buen estado?

Neumático 3

Presión inadecuada en los neumáticos

Actualmente, se estima que el 70% de los conductores circulan con sus neumáticos en mal estado y/o con una presión inadecuada. ¿Cómo nos afecta esto?

Una mala presión en los neumáticos de nuestro vehículo, junto a una mala alineación, pueden generar consecuencias muy graves para nuestra seguridad y la del resto de usuarios de la vía, pero también influirá negativamente en nuestro bolsillo y el medio ambiente. Es por ello por lo que Highmotor recomienda repasarlos al menos una vez al mes.

A continuación, os mostramos las causas y consecuencias de tener los neumáticos en mal estado.

Más gasto económico y peor repercusión medioambiental

Tras visualizar algunos de los muchos estudios realizados por diversas marcas, podemos decir que el mal estado de los neumáticos repercute al medio ambiente de forma exagerada.

Fue la Fundación de la Federación Internacional de Automovilismo y Bridgestone el que afirmó en su estudio que, un incorrecto inflado de los neumáticos generaba 18,4 millones de toneladas de CO2 vertidas en la atmósfera, junto a un consumo innecesario de 8.000 millones de litros de combustible y 55 millones de neumáticos.

En definitiva, podemos decir que esto provoca un desastre medioambiental y económico.

¿Y cómo afecta a nuestro bolsillo? El fabricante Michelín asegura que llevar una presión de entre 1/2 bares inferior a la recomendada puede incrementar el consumo de gasolina llegando a gastar más de 1 deposito al año de más.

Mayor posibilidad de pinchazo

Esta es una de las consecuencias que no podían faltar en la lista, pues llevar los neumáticos deteriorados influye en la posibilidad de que estos sufran un pinchazo, generando un mayor peligro tanto para el conductor como para el resto de usuarios de la vía.

«Desllantamiento» en las maniobras de emergencia

No lo neguemos, muchos de nosotros conducimos de una manera más agresiva o menos prudente, pudiendo provocar un accidente en la vía.

Una mala presión de la goma limita su propia capacidad para deformarse y en los cambios de dirección, provocando, en el peor de los casos, lo que se conoce como un «desllantamiento».

¿Y cómo se produce? En caso de que los neumáticos de tu vehículo lleven una presión inadecuada, aumentarán las posibilidades de que este salga volando en cualquier momento, en todo caso, dependiendo de la velocidad y otros factores del vehículo.

Aumento en la distancia de frenado

¿Has pensado que la baja presión de los neumáticos supone una mayor capacidad de frenado? Es todo lo contrario, de hecho, la capacidad de frenado se incrementa cuando se circula sobre una calzada mojada.

Menor prestaciones en el paso de la curva

El rendimiento del vehículo es uno de los factores que pueden disminuir a causa de muchos otros, como la falta de presión en los neumáticos de nuestro coche.

Por lo consiguiente, aquellos vehículos que lleven las ruedas de la parte delantera del vehículo más desinfladas tenderán a salirse hacia el exterior para realizar la curva.

Si por lo contrario son las ruedas de detrás las que están más desinfladas, a la hora de girar, y estando ante un conductor inexperto, podría sufrir un accidente.

Incomodidad al conducir

Llevar los neumáticos en mal estado repercute en la comodidad del conductor, pues en el momento en que el vehículo pasa por un bache o terreno en mal estado, se siente mucho más.

Factor que puede provocar a lo largo del tiempo el incremento de las lesiones en el conductor, principalmente en la zona lumbar.

presión inadecuada en los neumáticos

La vida de tus neumáticos: Cada vez más corta

Como bien dice Diariomotor; “Al contrario que el embrague o amortiguadores, los neumáticos deben reemplazarse con frecuencia, y según el coche que tengas, su sustitución puede costar un buen pico: con neumáticos deportivos, la pieza puede superar los 200 euros.”

Muchos de nosotros realizamos actos que influyen en la vida de los neumáticos de nuestro vehículo, generando malas costumbres como:

  • Ignorar la presión de los neumáticos: Se han de revisar cada dos semanas, puedes hacerlo en la estación de servicio. ¡OJO! Es importante no pasarse al hincharlos, pues de hacerlo la rueda se gastará más por la zona central de la de rodadura. Puedes ver la presión perfecta de las ruedas de tu vehículo en el vano de sus puertas o en la parte trasera de la tapa del depósito del combustible.
  • Rozar tus neumáticos con el bordillo: Al hacerlo puedes desgarrar el flanco de la puerta, pudiendo generar bultos en el mismo. Evita los bordillos en cuanto puedas, y si tienes que subirlos, hazlo desde la zona menos alta.
  • Pasar rápido los badenes y resaltos: Se debe pasar con la mayor precaución posible. Al pasar rápido, acortas la vida útil de los neumáticos, pues en estos pueden salir bollos pudiendo cargarse la alineación del coche, y por lo consiguiente, desgastar el neumático.
  • Conducir de forma agresiva: Acelerar, frenar y tomar curvas de forma brusca hace que el desgaste de los neumáticos se acelere. Procura conducir de forma suave, de esta manera los neumáticos durarán más.
  • Ignorar señales del coche: Si sientes que la dirección comienza a vibrar notablemente, lo más seguro es que sea porque el equilibrado de alguno de tus ruedas esté defectuoso. Por ello, lleva tu coche al taller y comprueba el equilibrado y alineación.

 

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad