Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Oficialmente el verano acabó el pasado día 20 de septiembre, y pese a que el clima no sea todo lo otoñal que cabe esperar, si es interesante ir preparando el vehículo para afrontar el cambio de estación y así evitar preocupaciones mayores.

Es muy importante revisar el buen estado de determinados elementos de tu automóvil después del verano. Para ello puedes pasar por tu taller de confianza, o bien, ayudándote de nuestra sección de mecánica, prepararte para realizar una pequeña puesta a punto. Para ello, tendrás que prestar especial atención a las siguientes tareas:

prepara tu coche para el otoño

Reponer líquidos:

Después del desgaste vacacional es recomendable revisar el estado de los líquidos de nuestro vehículo y reponer los que sean necesarios, prestando especial atención al líquido de frenos y aceite del coche. Si las condiciones meteorológicas comienzan a empeorar, no hay que olvidarse del refrigerante y el líquido del limpiaparabrisas para no perder visibilidad.

Comprobar las escobillas:

Las altas temperaturas afectan especialmente a las escobillas, funcionamiento del limpiaparabrisas y a la luneta térmica. Comprueba el estado en que se encuentran y sustituye los elementos necesarios para viajar con seguridad, en caso de cuarteamiento o fallo en el barrido.

Revisar los neumáticos:

Una buena adherencia a la carretera es garantía de seguridad. Comprueba que la profundidad del dibujo del neumático no sea inferior a 1,6mm, que los neumáticos porten la presión adecuada y que no tengan más de cuatro años de antigüedad, pues la dureza y desperfectos en la rueda le harán perder un 60% de efectividad.

Prueba de luces:

Es necesario que todas las luces, incluidas las antiniebla si las hay, se encuentren en un estado óptimo, así como sus reglajes. No podemos olvidar llevar siempre un juego de luces de repuesto por si surgiera un imprevisto, y es importante viajar con los faros bien limpios, para ser vistos y poder ver con claridad en casos de lluvia o niebla.

La principal finalidad de realizar un mantenimiento previo a tu vehículo cuando se acerca el mal tiempo es mejorar las condiciones de seguridad en carretera, pero no será útil si te olvidas de la prudencia antes de salir de casa.

Ante fenómenos meteorológicos adversos, propios de esta época del año, la clave es aumentar la distancia de seguridad y disminuir la velocidad previniendo así deslizamientos y accidentes.

 

¿Qué medidas de seguridad tomas en tu automóvil cuando llegan los cambios de estación? ¿Eres capaz de llevar a cabo una pequeña puesta  a punto a tu vehículo? Déjanos tu comentario.

También te puede interesar:

1 comentario

    1. […] Noviembre acaba, aunque la llegada del frío y el mal tiempo no han hecho más que comenzar. No hay de qué preocuparse, desde nuestro blog tratamos de proporcionar consejos que sean de utilidad para evitar mayores complicaciones derivadas de los cambios climáticos, como ya hicimos en nuestro anterior artículo sobre cómo preparar el coche para el otoño. […]

    *

    Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad