Los coches «macarras» han sido durante años «carne de cañón» en controles policiales, donde muchos conductores son parados únicamente por los prejuicios hacia quienes conducen uno de de estos modelos.

Existen determinados modelos de vehículos que, pese a la percepción que probablemente su fabricante tenía cuando decidió sacarlo al mercado, se han convertido en versiones míticas destinadas a un tipo de público en concreto. Son los típicos coches que, cuando se aproximan a un control policial, suelen tener muchas papeletas para ser parados y no porque su conductor haya cometido alguna infracción, sino porque socialmente se han creado un sinfín de prejuicios hacia el tipo de personas que conducen uno de estos coches.

Después de haber visto ya en este blog los 10 coches que nunca llegaron a producción y que seguro que te gustaría que lo hubiesen hecho, vamos a hacer un ranking a partir de lista publicada por ClicaCoches.com -que completaremos con nuestras propuestas- con los 17 coches más macarras de la historia.

Seat León

seat león de primera generación

Estamos 100% seguros de que alguna vez has visto algún Seat León de primera generación (1999 – 2005) como el de la foto. De hecho, a día de hoy y según por donde te muevas habitualmente, todavía es posible ver algunos circulando por nuestras carreteras. Y es que el Seat León supuso un antes y un después en la firma española, que tras volver segmento de los compactos con la intención de continuar con el éxito del Ibiza, pudo ver como el León se convirtió en uno de los modelos más vendidos de la marca.

Su inusual atractivo, las mejoras en la potencia de las versiones Cupra y la limitación de la FR, hacían del Seat León un coche muy atractivo de conducir. Además, seguro que si preguntas a alguien que tenga entre 30 y 40 años, te nombrará al Seat León FR en color amarillo como uno de los coche macarras más míticos.

Hyundai Coupé

hyundai coupé

Tanto en la primera (1996 – 1999) como en su segunda generación (1999 – 2001), el Hyundai Coupé dio un empuje a la producción de marca coreana, afianzando su llegada a nuestro mercado. Dando continuidad a la saga de deportivos medios de los años 90, el Hyundai Coupé se conoce por ser un cupé llamativo y extravagante de tres puertas cuya imagen era algo inusual y exótica.

Cuando este vehículo salió al mercado, pocos podían igualarlo y durante años fue uno de los coches «macarras» por antonomasia, siendo sometido a numerosas modificaciones y convirtiéndose en «carne de cañón» para las autoridades, sobre todo en aquellos casos en los que su propietario optaba por darle un toque personal a través del tunning.

BMW Serie 3

BMW M3 E30

El BMW Serie 3 es otro gran conocido en la historia de la automoción y se ganó el galardón de coche macarra con las versiones de su segunda (E30, 1982-1994), tercera (E36, 1990-1998) e incluso cuarta generación (E46, 1998-2007). Además, también ha sido uno de los modelos macarras más costosos para quienes optaron por comprarlo nuevo.

Sin embargo, en el mercado de segunda mano, el Serie 3 es uno de los preferidos para este tipo de público. Aún hoy en día, es posible ver al BMW Serie 3 de las mencionadas generaciones en innumerables lugares relacionados con esta cultura, ya sea en discotecas, parkings vacíos de centros comerciales, así como en concentraciones de aficionados al drift. Y es que el afilado diseño, su tracción trasera y la deportividad que presenta hacen de este vehículo un espectáculo para los más canis o macarras. Como suelen referirse a el, este coche es su “Bemeta”.

Opel Kadett GSI

opel kadet gsi

Con la salida del coche en los años 80, la firma alemana supo como crear un compacto robusto y pensado también para la familia. El motor de su versión deportiva, con la que ha participado y participa actualmente en incontables Rallyes, fue considerado como uno de los mejores del mundo en su categoría, convirtiéndose en el gran rival del modelo que veremos a continuación. En color rojo, azul o amarillo y con un motor gasolina de 2.0 litros y 130 CV que le otorgaba la capacidad de circular a más de 200 km/h, el Opel Kadett GSI es uno de los modelos que sin duda tenía que estar en este ranking de los coches más macarras de la historia.

Volkswagen Golf GTI 

Volkswagen Golf GTI

Este vehículo llegó al mercado arrasando y sorprendiendo a mucha gente, convirtiéndose, con el paso del tiempo, en un caramelito para los más macarras. Pues su deportiva imagen y cualidades de conducción le sirvieron para ganarse un lugar entre los amantes de lo cani y también muchos enemigos en la carretera. Tanto la tercera (1992 – 1997) como la cuarta generación (1997 – 2003), en la que destacaríamos las carrocerías en colores negro o rojo para la tercera y negro o azul para la cuarta, podríamos incluirlas en este ranking de coches macarras, aunque a nuestro parecer a partir de su quinta generación (2003 – 2008) el Volkswagen Golf ya pudo quitarse este sambenito.

Actualmente vuelven a ser modelos muy buscados en el mercado de segunda mano, por lo que si conduces uno de estos original ¡Tienes un tesoro!

Renault Megane Coupé

renault megane coupé

Llegando al mercado como un compacto apto para todos los públicos, el aspecto del Renault Mégane no gustó para la competición, por lo que el fabricante francés creó una versión Coupé de este, con tres puertas y una trasera impactante, así como otra versión cabrio. Era imposible que estas versiones no calasen en el público más macarra y una muestra de ello es la cantidad de veces que seguro que muchos de vosotros os habéis encontrado uno de ellos en los sitios más «marroneros» de vuestra ciudad.

Opel Calibra

opel calibra

Esta berlina, fabricada entre 1989 y 1997, con solo 3 puertas, pensada para cuatro personas y sin disponer apenas de maletero, definitivamente no era un vehículo pensado para la familia. Además, llegó al mercado con un precio elevado y para muchos se fue considerado como un coche capricho. No obstante, supo ganarse su lugar entre los amantes de la competición y el tunning, así como de los coches clásicos, siendo uno de los modelos macarras más codiciados en el mercado de vehículos de ocasión.

Citroën Saxo VTS

Caracterizado por su diminuto tamaño y su económico precio, con un motor gasolina de 1.6 cilindros, 16 válvulas, 120 CV y permitiendo circular hasta 205 km/h, este vehículo se gano su sitio en el mundo de los rallyes, convirtiéndose en un gran coche para los amantes de la velocidad. Objetivo de numerosas modificaciones por parte de sus propietarios y de tuneos que en algunos casos eran hasta difíciles de ver, el Citröen Saxo VTS también podría ser un buen candidato al coche más macarra de la historia. Sin embargo, seguro que para muchos de vosotros y para nosotros mismos también, quitarle el puesto al Seat León amarillo de primera generación, es bastante complicado.

Renault 5 Copa Turbo

R5 Copa turbo

Renault era una de las marcas con el deportivo más atractivo en los años 70, obteniendo un gran interés por los modelos de calle hasta principios de los 80, cuando salió el Renault 5 Cupa Turbo.

Este coche es conocido por su gran motor turboalimentado, sus rápidas reacciones, su excelente capacidad de aceleración y una dirección ágil, llegando a circular hasta los 186 km/h.

Lancia Delta HF Integrale

Lancia Delta

 

Lancia decidió sacar este coche a finales de los 70 y ¡Nadie se lo veía venir! Siendo el relevo del Lancia Delta S4 en el Mundial de los Rallyes, este coche fue modernizando sus formas, aumentando los aletines y añadiendo parafernalia aerodinámica. Disponía de ediciones especiales con la pegatina de Martini del Lancia Delta, siendo las más solicitadas en los años 90 y cayendo en las manos equivocadas.

Honda Civic

honda civic

Este vehículo llegó pisando fuerte, pues su atractivo diseño cambiaba por completo las estéticas vistas hasta el momento. Pronto se convirtió en una presa para los “tuneros”. La quinta generación (1991 – 1995) de este modelo ha sido la que más quemados del motor ha juntado, aunque la sexta generación (1996 – 2000) -la cual vemos en la imagen- con su versión Type R, también podría ser metida dentro del ranking de los coches más macarras.

Ford Escort Cosworth

Ford Scort Macarra

El Ford Escort RS Cosworth es uno de los modelos clásicos de la marca más codiciados por fanáticos o coleccionistas. Además, en su día también fue objeto de culto para los «malotes» del barrio, convirtiéndose en una buena base para la construcción de vehículos de competición. Su potente motor sobrealimentado y la tracción a las cuatro ruedas, lo diferenciaban notablemente del resto de coches de estética o prestaciones similares de la época.  Salió al mercado después del Ford Sierra Cosworth y fue el primer coche en utilizar un alerón de doble ala, así como otras novedosas líneas de diseño en su carrocería.

Renault Clio 16V

Renault Clio

Siendo su primera generación (1990 – 1998) la que sustituyó al Renault 5 en el tiempo en el que las 16 válvulas eran sinónimo de radicalidad, el Renault Clio 16V salió al mercado con el lema “Abstenerse corazones sensibles”. El atractivo de esta versión, así como su aceptación entre el público amante del sector de las cuatro ruedas, creció con su presencia en lo Rallyes, provocando que muchos empezaran a realizar exageradas modificaciones que iban desde un simple cambio de las llantas o tubo de escape, hasta la instalación de complejos equipos de sonido, vinilos e incluso cambios en su carrocería como grandes alerones, separadores, faldones laterales o cualquier otro elemento que lo convirtiera en un auténtico coche macarra.

Peugeot 205 GTI

Peugeot 205 GTI

Fabricado entre 1984 y 1993, el Peugeot 205 podría ser considerado también como uno de los como uno de los coches más macarras de la marca. Este coche estaba fabricado y pensado para los amantes de la velocidad, pues montaba un motor gasolina de 1.9 de 4 cilindros y podría llegar a alcanzar los 130 caballos de potencia. En él destacaba su diseño deportivo, los parachoques delanteros y traseros y recorridos lateralmente por una estrecha franja de color rojo, que le daba el carácter agresivo de una versión deportiva como esta.

Fiat Bravo 

Entrando en el mercado en 1995, el Fiat Bravo 2000 se merece estar dentro de este ranking; pues con 147 CV y llegando a los 210 km/h se supo hacer su hueco en los coches preferidos por los canis y macarras de barrio. Aquellos que lo elegían en color amarillo, en combinación con su su estética redondeada, prácticamente lo sentenciaban a ser un coche macarra, más aún si además optaban por darle un aspecto más deportivo añadiéndole llantas de cuatro radios.

Ford Focus

ford focus st

El Ford Focus de primera (1998 – 2005) y segunda generación (2004 – 2010) es uno de los coches macarras más actuales, sobre todo si hacemos referencia a motorizaciones o acabados con mayor potencia y prestaciones, como el ST, el RS o los WRC de edición limitada. Los motores más vendidos de este modelo, así como los más afectados por el tunning fueron los gasolina de 1.6 litros y 100 cv, así como los 1.8 TDCi diésel de 115 cv.

Audi A3

Audi A3

La primera generación del Audi A3, introducida en el mercado europeo en 1996 y cuya producción cesó en Europa en 2003, también se merece un puesto en este ranking (aunque sea el último). Y es que son muchos los conductores nóveles que han accedido a este modelo en el mercado de ocasión y que, siguiendo las modas de la época, también lo convirtieron en un modelo macarra aunque con toques «premium». El color que veis en la imagen que hemos escogido de ejemplo, así como el clásico negro, fue uno de los más tuneados y conducidos por el público cani.

 

¿Estará alguno de estos modelos entre los coches más caros de reparar? ¿Qué otros coches crees que podríamos incluir en el ranking de los automóviles más macarras de la historia? ¿Tienes, has tenido o conoces alguien que tuviera alguno de ellos? ¡Déjanos tus comentarios aquí o en nuestra publicación en redes sociales!

Protección de datos personales

De conformidad con el RGPD, el Responsable del Tratamiento de los datos personales será Gestión Valenciana de Desguace SL (en adelante, RO-DES). Los datos personales no serán comunicados a terceros y se tratarán con el fin de gestionar la consulta enviada mediante el formulario puesto a su disposición. La legitimación se basa en su propio consentimiento. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación y supresión, así como otros derechos, de acuerdo con nuestra Política de Privacidad.

Acepto el tratamiento de datos personales para gestionar la petición de información enviada a través del presente formulario.