Bienvenido, entra o crea tu cuenta

Cesta (0 artículos): 0.00 €

Los coches eléctricos dejarán de ser silenciosos en Europa


Parece que los coches eléctricos han venido para quedarse. Los motivos son la gran cantidad de ventajas que suponen con respecto a los vehículos de combustión tradicionales. La más relevante es el hecho de que no expulsan emisiones contaminantes, y es la razón principal por la que se están volviendo tan populares.

ro-des-audible-vehicle-alert-system-coches-electricos-no-silencio-4

Pero también existen otros motivos por los cuales los conductores que dan de baja su coche viejo se deciden por un vehículo eléctrico. Razones tales como el hecho de que son vehículos que prácticamente no sufren averías y su mantenimiento es mínimo. Además, por supuesto, el consumo de combustible es inexistente y las ventajas fiscales y ayudas por la compra de un eléctrico están a la orden del día.

Otra de las ventajas de los coches eléctricos es que son mucho más silenciosos que los de combustión, por lo que, gracias a ellos, se está reduciendo la contaminación acústica en las ciudades. Pero esta última particularidad puede no ser una virtud como tal. Al no hacer ruido, provocan que los peatones no se percaten de su presencia, sobre todo las personas con discapacidad visual y, por tanto, aumentan las posibilidades de provocar un accidente indeseado.

Es por este motivo por el que el parlamento europeo ha decidido que, los vehículos eléctricos -y los híbridos que circulen en modo eléctrico- que se matriculen a partir del año 2021 deberán abandonar esa condición de silenciosos que a día de hoy los caracteriza. Concretamente, cuando circulan a bajas velocidades, pues es cuando el rozamiento de los neumáticos con el asfalto no es suficiente como para generar un ruido audible. Se pretende así, aumentar la seguridad de todos los viandantes.

La UE establece que los vehículos eléctricos deberán llevar incorporado un sistema de alerta sonora llamado AVAS por sus siglas en inglés (Audible Vehicle Alert System). Este sistema deberá emitir un sonido lo suficientemente alto como para que los peatones y transeúntes puedan escucharlo con el ruido ambiente de la ciudad. Por tanto, será un sonido que deberá encontrarse entre los 56 y los 75 decibelios mientras se circula a una velocidad de 20 km/h.

 

ro-des-audible-vehicle-alert-system-coches-electricos-no-silencio-3

Este sonido se emitirá por un altavoz que estará situado en la parrilla delantera y deberá variar el tono en función de la velocidad a la que circula el automóvil, así como cambiar cuando el vehículo circule marcha atrás. Además, este sistema AVAS no podrá desactivarse.

Pero con esta medida, no se quiere incomodar a los propios conductores, por lo que el ruido emitido no deberá escucharse dentro del habitáculo del vehículo.

Actualmente ya existen algunos modelos de coche que incorporan este sistema, adelantándose a la normativa europea que obligará a todos los vehículos eléctricos a incorporar esta tecnología en el año 2021.

¿Qué te parece esta medida? ¿Consideras necesario que los coches eléctricos hagan ruido? ¿Conoces a alguien que haya sufrido un accidente debido a este motivo?

¿Estás seguro de que el distintivo ambiental que te otorga la DGT es el que te corresponde?


Cómo ya sabréis, hace algún tiempo la DGT puso a la disposición de los conductores una serie de distintivos ambientales que sirven para clasificar los vehículos que los portan según el nivel de contaminación que generan.

Hasta el momento, la famosa etiqueta redonda de colores no es obligatoria, pero sí que existen algunos Ayuntamientos que ya exigen que los vehículos estén debidamente identificados. El caso más mediático ha sido el del Ayuntamiento de Madrid, el cual, desde el 24 de abril de 2019, establece multas de hasta 90 euros para los vehículos que no lleven el distintivo ambiental en una zona visible.

etiqueta-DGT-pegatina-distintivo-ambiental-RO-DES

 

Pero no es el único caso, también el Ayuntamiento de Barcelona, aunque si bien es cierto que da un poco más de plazo, planea prohibir la circulación por la ciudad condal de todos los vehículos que carezcan de distintivo ambiental a partir de 2020, así como durante episodios de contaminación.

La prohibición se establece a todo vehículo sin etiqueta, independientemente del motivo por el cual no la lleve. Estas restricciones se aplican tanto para las personas residentes como para los visitantes de estas ciudades.

Se trata de una tendencia que va a ir a más, por lo que, en aras de cumplir la normativa europea, cada vez más ciudades se irán adhiriendo a estas restricciones cada vez más comunes.

 

Normativas anticontaminación Euro

Si bien es cierto que la preocupación por la contaminación comenzó a mediados de los años 70, no fue hasta los 90 cuando se tomaron medidas realmente serias en contra de las emisiones contaminantes de los vehículos de combustión. Fue entonces cuando la Unión Europea implantó las normativas Euro. Estas normas implican que los vehículos deben cumplir las exigencias medioambientales de la Euro vigente en el momento de su matriculación.

Desde entonces, se han ido aprobando nuevas normas, cada vez más restrictivas, que todo vehículo nuevo que se venda en el mercado europeo debe cumplir. Estas normas han ido obligando a los fabricantes a incluir en los vehículos elementos como catalizadores (obligatorios a partir de la Euro 1) o filtros de partículas (obligatorios en los diésel a partir de la Euro 5).

Esta normativa obliga a reducir cada vez más la cantidad de sustancias contaminantes y perjudiciales para la salud que emiten los vehículos, tales como el CO (monóxido de carbono), HC (Hidrocarburos), NOx (Óxido de nitrógeno) y PM (partículas sólidas).

Hasta el día de hoy, las Euro aprobadas son las siguientes:

 

  • Euro 1: 1993
  • Euro 2: 1996
  • Euro 3: Enero 2000
  • Euro 4: Enero 2005
  • Euro 5: Septiembre 2009
  • Euro 6: Septiembre 2014
  • Euro 6c: Septiembre 2018

 

Pero entonces, ¿cómo sabemos qué distintivo ambiental nos corresponde?

 

Pues bien, los criterios de clasificación de vehículos establecidos por la DGT son los siguientes:

distintivos-ambientales-dgt-RO-DESAsí pues, se quedarían sin etiqueta los vehículos gasolina Euro 1 y 2 matriculados antes del 2000 y los diésel Euro 1, 2 y 3 matriculados antes del 2006.

Por tanto, parece evidente que todos los vehículos matriculados después de la fecha de aprobación de una norma Euro cumplen con las exigencias de esta. Es por eso por lo que la DGT toma como referencia la fecha de matriculación de los vehículos para establecer la línea divisoria entre una categoría y otra, ya que es la manera más sencilla.

Pero esta forma de clasificación no es precisa, puesto que los plazos entre la fabricación y la homologación de los vehículos son muy variables, y por tanto, no son válidos para ser utilizados como criterio de restricción de circulación de los vehículos. Esto ha provocado que, vehículos matriculados con anterioridad a la aprobación de una Euro, ya cumplan con las exigencias de ésta. Por ejemplo, se da el caso de vehículos de gasolina con matriculación anterior a 2006 que cumplen con la Euro 5, y por tanto les correspondería la Categoría C, y no la B como podría parecer según la clasificación establecida por la DGT.

Para saber si es este tu caso, puedes consultar aquí haciendo una búsqueda por modelo de vehículo.

Para solucionar este problema, deberemos solicitar un certificado de normativa al fabricante, corregir la ficha técnica en una estación de ITV y acudir posteriormente a la DGT. Allí actualizarán los datos en el Registro de Vehículos y podremos solicitar la etiqueta correspondiente. Esta etiqueta se puede adquirir en las oficinas de Correos o en los Talleres afines a la Confederación Española de Talleres (CETRAA).

¿Cual ha sido tu experiencia con las etiquetas de la DGT? ¿Te has encontrado en esta situación?

 

 

 

Haz una revisión Pre-ITV tú mismo y pasa la inspección a la primera


Cada cuánto hay que pasar la ITV

El 20 de mayo de 2018 entró en vigor el Real Decreto 920/2017, de 23 de octubre, por el que se regula la inspección técnica de vehículos, el cual incorpora nuevas exigencias para adaptarse a la normativa europea.

haz-una-revision-pre-itv-tu-mismo-y-pasa-la-itv-a-la-primera

El Real Decreto incluye la novedad de que la ITV pueda pasarse con una anterioridad de hasta 30 días respecto a la fecha de caducidad sin que esto afecte a la fecha de vencimiento el siguiente año, por lo que se les da más flexibilidad a los conductores.

Con respecto a la periodicidad, no hay cambios, los vehículos de menos de 4 años están exentos de pasar la ITV. A partir del 4º año, deberán pasar la inspección bianualmente hasta cumplir los 10 años, momento en el que deberán pasar la inspección anualmente. Podéis consultar todos los detalles en nuestro artículo sobre la nueva normativa de la ITV.

Si has adquirido un coche de segunda mano, deberás fijarte en el año de matriculación y en la fecha de la última ITV para tenerlo en cuenta a la hora de pasar la próxima inspección.

 

Qué aspectos examinar en la revisión Pre-ITV

Desde RO-DES os recomendamos que hagáis una revisión Pre-ITV de los siguientes puntos, pues son los que considerarán en la inspección técnica para proporcionar un informe favorable:

 

haz-una-revision-pre-itv-tu-mismo-y-pasa-la-itv-a-la-primera-infografiaAdemás, el técnico de la ITV revisará también aspectos como:

  • Que toda la documentación del vehículo esté en regla.
  • El número de bastidor o VIN (Vehicle Identification Number) que sirve para identificar el vehículo.
  • Las placas de la matrícula: Deben ser las reglamentarias y encontrarse en buen estado.
  • Los airbags. Es posible que comprueben que los sensores están correctamente calibrados.
  • El nivel de emisiones. Controlarán las emisiones para asegurarse de que el vehículo no supera los niveles de contaminación permitidos. Se analizará el nivel de ruido, CO emitido y cantidad de humo.
  • La dirección del vehículo.
  • El sistema de frenos.
  • La alineación de las ruedas.
  • La suspensión.
  • El correcto funcionamiento del freno de mano.
  • La posibilidad de que el coche haya sufrido modificaciones no homologadas.

Si están correctos todos estos aspectos, puedes estar bastante seguro de que tu coche pasará la temida ITV.

 

Qué hago si aún así no paso la ITV a la primera

Existen cuatro opciones posibles ante la Inspección Técnica de Vehículos:

  • ITV favorable. Podrás circular con tu vehículo sin problemas.
  • ITV favorable con fallos leves. Se trata de una valoración favorable pero que tiene como apuntes, pequeños fallos o desperfectos en el vehículo que no te afectarán a la hora de conducir pero que es recomendable que repares cuanto antes.
  • ITV desfavorable. En contra de lo que podamos pensar, este es un caso bastante común. Un informe desfavorable se debe a que tu vehículo tiene fallos con los que no es del todo seguro circular, por lo que en principio tienes 60 días para subsanar los defectos y volver a la estación ITV. Eso sí, solamente podrás circular para llevarlo al taller y volver al punto de inspección.
  • ITV negativa. Este es el caso más grave. Se da cuando el técnico considera que los fallos del vehículo son tan graves que no es seguro circular. Por lo que deberá salir de la estación de ITV arrastrado por una grúa, que lo llevará al taller.

Por tanto, si nuestro coche obtiene un informe desfavorable o negativo en la ITV, lo primero será subsanar los defectos que haya apuntado el técnico. En caso de que consideremos que el coste de la reparación es demasiado alto, la única opción posible es llamar al desguace y dar de baja el vehículo.

Tal como nos explica Autobild.es si finalmente decidimos repararlo, cuando volvamos a la estación ITV, deberemos indicar en qué taller se ha realizado la reparación, o si ha sido una reparación casera (auto-reparación).

La gran novedad del Real Decreto 290/2017 es que esta segunda vez no es necesario que acudamos al mismo centro ITV, sino que podemos acudir a cualquier otro, siempre y cuando aportemos el informe (desfavorable o negativo) de la primera inspección.

Esperamos haber resuelto vuestras dudas sobre la ITV. ¿Qué os ha parecido?, ¿le habéis hecho una revisión Pre-ITV a vuestro coche? ¿creéis que pasará la próxima inspección?

 

10 Hábitos saludables para alargar la vida de tu vehículo


Puedes estar maltratando tu coche sin saberlo.

Los hábitos de conducción que adoptamos a lo largo de los años pueden estar estropeando nuestro vehículo, siendo capaces de provocar desgastes prematuros en la mecánica del coche.

10-habitos-saludables-para-alargar-la-vida-de-tu-vehiculo

 

Por eso vamos a mostrar 10 sencillos hábitos saludables recomendados por la DGT que convendría que pusiéramos en práctica para alargar la vida útil de nuestro vehículo:

  1. Pisar el pedal del embrague al arrancar. Esta sencilla medida nos ayuda a cortar la transmisión en el momento de arrancar para que no se muevan los engranajes de la caja de cambios y el disco de embrague. De hecho, los vehículos nuevos, generalmente, no pueden ser arrancados sin pisar el embrague a fondo.
  2. Arrancar sin acelerar. En el momento de arrancar, no es necesario pisar el acelerador. De hecho, es perjudicial para el vehículo, puesto que éste, cuando se acciona el acelerador, envía carburante que termina diluyéndose y perdiendo propiedades al no quemarse de manera correcta. Además, este acelerón innecesario, provoca un mayor desgaste de las piezas del motor que están sin lubricar.
  3. No mantener el pie en el embrague. Muchos conductores tienen la costumbre de dejar poyado el pie en el embrague durante la conducción. Esta práctica, en apariencia inofensiva, puede jugarnos una mala pasada. La presión que ejerce el pie sobre el pedal del embrague provoca un desgaste prematuro del cojinete de empuje. Si esta pieza se avería, estaremos obligados a cambiar el kit de embrague por completo, ya que habría que extraer la transmisión del vehículo.
  4. Las manos al volante. Una de las costumbres más extendidas entre los conductores es las de apoyar la mano derecha sobre la palanca de cambio. Esta práctica provoca que ejerzamos cierta fuerza sin darnos cuenta, lo que con el tiempo puede provocar holgura en los engranajes, o incluso que las marchas no entren con la suavidad que corresponde.
  5. Repostar antes de llegar a reserva. Apurar hasta estar en reserva para repostar puede provocar que las impurezas que se encuentran en la parte de abajo del depósito lleguen al motor y produzcan daños en la bomba o los inyectores de gasolina. La sustitución de estas piezas supone un gran desembolso económico.10-habitos-saludables-para-alargar-la-vida-de-tu-vehiculo-repostar
  6. Intenta no golpear bordillos. Es recomendable no golpear las ruedas contra bordillos, o estacionar con el neumático subida a la acera, ya que puede provocar una modificación en los reglajes de suspensión o el desequilibrio de las ruedas. Si es necesario subir un bordillo o recorrer un camino con baches, es recomendable hacerlo lo más despacio posible para evitar los daños antedichos.
  7. Frenada progresiva. Abusar del sistema de frenada incrementa el desgaste de las pastillas de freno y los discos. Es por eso que se recomienda utilizar la reducción de marchas para frenar, de modo que sea el motor el que ejecute la frenada, de manera progresiva. Una conducción moderada y pausada evita sobrecargas en el sistema.
  8. Giro moderado del volante. El volante tiene la capacidad de girar dos vueltas y media a cada lado. Pero girar el volante hasta el tope, puede acabar perjudicando la dirección y la suspensión, por lo que es recomendable dejar siempre que sea posible un pequeño margen antes de llegar al final del recorrido total del volante.
  9. Estilo de conducción pausado. El estilo de conducción es determinante a la hora de medir el desgaste del vehículo. Como ya hemos explicado, los frenos, la caja de cambios, el motor, los neumáticos, etc., sufren mayor deterioro cuando la conducción es brusca, con desmedidos acelerones y frenazos. Y por supuesto, el tipo de conducción también se ve reflejado en el consumo de combustible, pudiendo aumentar de 2 a 4 litros cada 100 km. Por ello se recomienda llevar a cabo una conducción suave y tranquila.
  10. Uso del punto muerto. Es conveniente llevar la palanca a punto muerto y retirar el pie del embrague cuando nos detengamos con el coche en un semáforo o parada momentánea. La costumbre de mantener el embrague pisado a fondo nos puede jugar una mala pasada, pues puede provocar un desgaste prematuro del collarín de embrague.

 

Y tú, ¿Sabías que estos hábitos eran perjudiciales para tu coche? ¿Tienes alguno de estos vicios?

Cuéntanos si tu vehículo se ha resentido por causa de alguno de estos malos hábitos.

Ventajas e inconvenientes del renting de coches


Seguro que has oído hablar del renting para empresas, pero, ¿Sabías que también existe el renting para particulares?

Es una tendencia al alza tanto por sus beneficios fiscales como por su comodidad pero… ¿Qué es el renting?

 

ventajas-e-inconvenientes-renting-coches

 

¿Qué es el renting?

El renting al fin y al cabo es un alquiler de larga duración. Por lo general, suelen tener una duración de entre 2 y 5 años, aunque pueden durar hasta 10. Durante la duración de este contrato, el arrendatario puede disfrutar de un  vehículo nuevo previo pago de una cuota mensual estipulada en el contrato con la empresa de renting. Puesto que se trata de un alquiler, la persona que alquila un coche mediante renting, no es el propietario del mismo. A cambio, el contrato le ofrece ciertas ventajas que no tendría en el caso de comprar el vehículo de forma tradicional.

En el contrato, el arrendatario elige el vehículo que desea, así como sus características, para después acordar con la empresa de renting aspectos tales como el kilometraje,  gastos de mantenimiento  y reparaciones, todo ello incluido en la cuota mensual.

Ventajas e inconvenientes del renting

Acogerse a un contrato de renting tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Para las empresas, el principal beneficio se materializa a largo plazo en dos sentidos, por un lado se evitan el gran desembolso que supone la compra de un vehículo nuevo, teniendo en cuenta los gastos de seguro, matriculación, mantenimiento y averías, asistencia en carretera, cambio de neumáticos, gestión de ITV…  y por otro lado, el beneficio fiscal que supone el alquiler de un coche en renting, ya que la cuota es deducible siempre y cuando el vehículo esté vinculado a la actividad profesional a la que se dedica la empresa.

Los mismos beneficios se pueden trasladar a los trabajadores autónomos que, podrán deducirse las cuotas de la declaración de IRPF.

Para los particulares que quieran adherirse a un contrato de renting, el  beneficio se presenta en el sentido en que la empresa arrendadora, durante la duración del contrato,  es la responsable de ocuparse de todos los gastos y gestiones relacionados con el vehículo, ya sean impuestos, seguros, mantenimiento, revisiones… Esto supone una gran comodidad para el arrendatario, que puede despreocuparse de todos estos gastos.

El inconveniente es que el coche no pertenece al arrendatario, por lo que está pagando una cuota mensual por el uso de un vehículo del que no es propietario.

Una vez finalizado el contrato, el arrendatario  puede desentenderse del vehículo sin preocuparse de nada. En cambio, en el caso de comprar el vehículo, si el propietario decide deshacerse del coche, será él quien deba gestionar todos los trámites necesarios, con los gastos que ello conlleva.

Si bien es cierto, que en caso de compra del vehículo, éste se puede amortizar durante más años para rentabilizar la inversión inicial. En cambio con el contrato de renting, el usuario puede dar comienzo a un nuevo arrendamiento, accediendo así a un coche nuevo cada 4 o 5 años, incluso aunque no se pueda permitir comprarlo de la forma tradicional.

Por tanto, el hecho de elegir una opción u otra, dependerá de los intereses del consumidor, y del uso que le vaya a dar al vehículo.