A la hora de cambiar de vehículo, buscamos siempre un coche fiable y seguro, pero la estética forma indudablemente parte de nuestra decisión. Que la forma del vehículo sea deportiva, de líneas redondeadas, o más o menos alto, nos hacen decantarnos por una marca y un modelo específicos.

Y por supuesto, más allá de la forma del vehículo, es el propio color del coche uno de los aspectos que se tiene más en cuenta. De hecho, muchos coches van asociados a su color típico: todos hemos oído hablar de un descapotable rojo, o de un Beatle amarillo, pero…

¿Cuál es la preferencia real de color a nivel mundial? ¿Qué ha de ser tenido en cuenta?

En las siguientes líneas estudiaremos estos y más aspectos sobre el color de tu vehículo.

Las masas hablan.

La empresa estadounidense Axalta realizó un ambicioso estudio sobre el color favorito de vehículo, detallando incluso por continentes cuáles son las preferencias de los conductores. Por motivos prácticos, es el blanco el que acapara la escena a nivel mundial. Es un color que reduce el consumo de combustible ya que rebota la luz y no aumenta la temperatura ni del habitáculo ni de la mecánica. Además, da cierta sensación de limpieza. Los colores que siguen son el negro y la gama de grises. El negro es un color muy elegante y universal que sienta bien casi a cualquier coche, pero es verdad que influye indirecta y negativamente sobre el consumo de combustible. Los grises son tonos más de batalla que disimulan muy bien la suciedad y las rozaduras. En el caso de Europa después de estos tonos más populares, aparecen el azul con un 10% presencia, y el rojo con un 6%. En la siguiente imagen puede verse la estadística a nivel mundial y el estudio completo puede consultarse aquí.

color de coche común

Repercusión en tu bolsillo.

Indudablemente un color exclusivo va a encarecer el precio de tu coche recién salido de concesionario, pero por ese mismo motivo, cuando vendas el vehículo de ocasión, podrás sacar un pellizco mayor porque los colores minoritarios son más cotizados. Por otro lado, algunos acabados como por ejemplo el acabado mate, supondrán un desembolso mayor que el inicial -que ya de por sí es alto porque es un acabado exclusivo-, y es que tendrás que realizar limpiezas más cuidadosas y probablemente más caras: No deberás usar túneles de lavado.

También hemos comentado en un apartado anterior que los colores oscuros, aumentan la temperatura del coche e indirectamente provocan un consumo de combustible mayor. En esta línea, también ha de tenerse en cuenta el hecho de que las averías de chapa que afecten a la pintura, como un arañazo, van a encarecer la reparación. ¡Un poco de pintura desconchada del color menos adecuado puede provocar el repintado del vehículo! Tal vez quieras averiguar cómo reparar y quitar los arañazos de la carrocería del coche.

¿La prima del seguro aumenta con el color de coche?

Existen muchos mitos al respecto que son desmentidos en la página web de la aseguradora Mapfre, donde indica que esto no es así. Aseguran que “lo que influye directamente en la determinación del precio de la póliza son factores como la edad del conductor, su lugar de residencia, su experiencia al volante y su historial de accidentes. En cuanto al coche, se toman en cuenta factores como la marca, el modelo, el tipo de carrocería, tamaño y potencia del motor, la antigüedad y el precio del vehículo.”

A este respecto, añadimos algo a continuación, porque, aunque el color del coche no tiene repercusión directa sobre la prima de nuestro seguro, sí que se utilizan los datos de las aseguradoras para tratar un aspecto más importante que el ahorro: la seguridad en las carreteras.

Mitos sobre la accidentalidad

Efectivamente, la visibilidad del vehículo afecta directamente a la probabilidad de sufrir un accedente, y aunque cada vez los vehículos son más seguros y van equipados con luces y medios para ser vistos en cualquier situación, la realidad es que cierto color de coches sufre más accidentes que otros.

Como bien supondrás, y como se informa en la página web Mapfre Motor, los coches marrones, negros y verdes sufren más accidentes que los blancos, grises, rojos y amarillos.

Los tonos como blanco o gris, de hecho, son los menos accidentados, y esto probablemente se deba a que estos tonos rebotan la luz y hacen más visibles los vehículos. Con las estadísticas en la mano… ¡tienes menos posibilidades de sufrir un accidente!

Sin embargo, hay teorías que aseguran que esta tasa de accidentalidad se debe al hecho de que los colores más accidentados, son los más elegidos por los conductores menos experimentados, y que es este hecho, y no directamente el tono del coche lo que provoca el accidente. Parece pues, que la polémica esta servida.

Reversibilidad del tono de tu coche.

Si eres de esas personas que se agobian mucho con la toma de decisiones, consuélate pensando que hay muy pocas cosas verdaderamente irreversibles. Y el color de coche es relativamente fácil cambiarlo. Las opciones que tienes son las siguientes.

Pintura

Por un precio no precisamente módico, puedes solicitar que tu coche sea pintado de otro color. En la página web autobuild.es ponen un precio de entre 750 y 1.900 euros, aunque nos consta que esta cifra puede ser fácilmente superior en función del modelo de coche, la exclusividad del color, o el tipo de acabado.

¡Truco para ahorrar un poco! Si quieres, tienes la opción de pintar el techo y los retrovisores únicamente,  para abaratar el trabajo y dar igualmente un nuevo look al vehículo

Vinilo

Muy al contrario de lo que la gente puede pensar, el vinilo adherido al vehículo protege la pintura y puede eliminarse fácilmente sin dejar rastro. Es mucho más rápido y más económico (puede rondar los 500€) que pintar el vehículo, y también es muy fácil de quitar si te arrepientes. Protege de arañazos, y del efecto del sol sobre la pintura. Se instala en uno o dos días y el acabado es muy atractivo. Vinilar el coche es una opción que pocos conocen, pero que puede adaptarse a tu bolsillo fácilmente. En la página web Motor.es, pueden verse algunas imágenes del proceso de vinilado.

vinilar un coche

Adhesivos decorativos

La inversión es mínima y el cambio puede ser impactante. Son piezas decorativas que tú mismo puedes instalar con un poco de maña y que cambian el aspecto del coche. Normalmente son también de vinilo y se pueden quitar fácilmente Muchas empresas pueden realizártelos personalizados, aunque también puedes encontrarlos en multitud de páginas web especializadas en este tipo de productos y por menos de 20€. Eso sí, igual que un vinilo completo protege la pintura de tu coche completamente, en el caso de estas pegatinas, corres el riesgo de que cuando las retires quede la “marca” del sol en el lateral del vehículo. Así que… ¡ojo si el color de tu coche es muy brillante!

vinilos para coche

 

¿Ves como no es irreversible? ¡Esperamos que te hayan servido nuestros consejos para lavarla la cara a tu vehículo!

Al enviar mis datos, confirmo haber leído y aceptar la política de privacidad