Radares de tramo

Imagen: Elsemanaldigital.com

A partir de hoy empiezan a multar los dos primeros radares de tramo que ha instalado la Dirección General de Tráfico (DGT) en la entrada y salida del túnel Guadarrama (Madrid), en la AP-6, y a la entrada y salida del túnel de Torrox (Málaga), en la A-7. Y no son los únicos que se instalarán, puesto que la DGT tiene contemplada la instalación de 4 radares más, uno de ellos en el túnel de Barrios, en la AP-66 en León.

Pero, ¿qué son los radares de tramo? En RO-DES os lo explicamos para que estos nuevos instrumentos de medición no os tomen por sorpresa y vuestro bolsillo no tenga que pagar las consecuencias.

 

Lo que tienes que saber

Control de velocidad de tramo

Click para agrandar infografía de la DGT.

Los radares de tramo son una nueva forma de controlar la velocidad en tramos de carretera de varios kilómetros, y no en puntos kilométricos concretos como lo hacen los radares fijos.

Estos tienen un funcionamiento más complejo que el resto de los radares fijos presentes en las carreteras españolas. En cuanto a su estructura, los radares de tramo constan de dos cámaras de visores infrarrojos instaladas al comienzo y al final del tramo vigilado, que graban a todos los vehículos que atraviesan, registrando así el momento exacto en el que cada vehículo entra y sale del mismo, así como su matrícula.

Una vez recopilada la información por las cámaras, un ordenador se encarga de calcular la velocidad media del vehículo y si ésta es superior a la permita, el conductor será sancionado.

Si tomamos como ejemplo el túnel de Guadarrama, éste tiene una longitud de 3,5 kilómetros y la velocidad máxima permitida es de 100 km/h. El tiempo máximo en el que deberemos recorrer todo el túnel es de exactamente 2 minutos y 5 segundos. Si lo hacemos en un tiempo inferior, la fotografía de nuestro vehículo se remitirá al Centro de Denuncias  Automatizadas y es allí donde se tramita la correspondiente sanción que nos enviarán en el plazo de unos días.

La principal novedad de estos radares es que su mecanismo controla la velocidad media. Es decir, cualquier conductor que circule a una velocidad media superior a la permitida (100 km/h) será sancionado. Además, es importante saber que en los radares de tramo todos los sensores están interconectados, por lo que no sirve de nada cambiarse de carril o frenar justo antes de la cámara.

Al igual que los radares fijos, los radares de tramo estarán señalizados con señales verticales y cuentan con vigilancia para evitar actos vandálicos y no podrán ser detectados por aparatos inhibidores por ondas de radar.

Las multas

¿A cuánto asciende la sanción y cuántos puntos se pueden perder? El incumplimiento de la norma se considera como infracción grave o muy grave, por lo que se sancionará con multas de 100 a 600 euros, suponiendo, además, la pérdida de entre 2 y 6 puntos del carné.

Este sistema, según el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, es mucho más “justo” y “más razonable” que los radares fijos, ya que evitan la “pillería” de los que frenan al ver un radar fijo y evita que un conductor que conduce correctamente de forma habitual sea sancionado por un despiste en un momento dado.

Hasta el momento, todos los radares de tramos han sido instalados en túneles, porque según la DGT, éstos son tramos especialmente peligrosos que, en caso de accidente, implican un mayor riesgo en el rescate.

Vía @ Expansión | Europa Press