En RO-DES sabemos que os interesáis mucho por el medio ambiente, por el reciclaje y que os gustan los coches, así que hoy os contaremos qué es lo que le sucede a un vehículo que ha llegado al final de su vida útil en el Centro Autorizado de Tratamiento(C.A.T.), más conocido como desguace. Una vez el coche ha ingresado al C.A.T. pasa por los siguientes pasos para ser reciclado y sus piezas reutilizadas:

1. Recepción y verificación

Recogida con grúa al desguaceUna vez el titular del vehículo haya aportado la documentación necesaria y coordinado la recogida de su vehículo con la grúa a un C.A.T., éste será trasladado a las instalaciones tras verificar que no exista ningún impedimento para su tratamiento y descontaminación.

2. Descontaminación

Descontaminación de un vehículoEl segundo paso, una vez el vehículo está en el interior del C.A.T. o desguace, es la descontaminación. Este proceso consiste en la retirada de todos los líquidos y elementos que le dan al vehículo fuera de uso (V.F.U.) la condición de residuo peligroso. Estos líquidos son los aceites hidráulicos, aceites del motor, del diferencial y de la caja de cambios (salvo que se reutilice el bloque completo, en cuyo caso se puede mantener lubricado), combustibles, líquidos de frenos, anticongelantes, filtros, baterías, etc.

3. Recuperación de componentes reutilizables y de materiales para reciclar

Recambios procedentes de desguace Una vez han sido extraídos los líquidos y residuos peligrosos del vehículo, se evalúan y retiran los componentes cuya vida útil aún no ha acabado, para que puedan ser reutilizados a modo de recambios. Una vez han sido examinados, son identificados y almacenados para su posterior comercialización. Para hacer más sencilla la labor de reciclado, también son retirados algunos residuos no peligrosos como catalizadores, neumáticos, vidrios, etc.

4. Fragmentación y recuperación de materiales

Coche compactado en la prensa Ya recuperados todos los componentes que pueden ser reutilizados, los vehículos son compactados con la ayuda de una maquinaria denominada “prensa”, facilitando así su posterior traslado. Ya compactados, los vehículos son triturados hasta alcanzar un tamaño que oscilará entre 20 y 40 cm.

Con la ayuda de aspiradoras y ventiladores soplantes se retiran los materiales menos pesados (estériles) y mediante corrientes magnéticas son separados los materiales férricos, que son enviados a la fundición para la elaboración de nuevos materiales. El resto de los componentes son sometidos a distintos procesos de segregación (corrientes de inducción, mesas densimétricas, sistemas ópticos, etc.) para obtener por un lado distintos metales no férricos (aluminio, cobre, etc.) que son enviados a plantas de fundición y por otro otras fracciones de materiales no metálicos que se reciclan o se valorizan energéticamente dependiendo de sus características.

Todo el proceso que os describimos anteriormente es completamente gratuito. Si tenéis un vehículo que ha alcanzado el final de su vida útil, podéis contactar con RO-DES para solicitar su recogida al desguace y su reciclado.

¡No abandones tu vehículo en la vía pública! Darlo de baja en la DGT y reciclarlo es gratis.

Vía @ RO-DES / Sigrauto

 

También te puede interesar: