Los titulares de los vehículos abandonados en la vía pública se arriesgan a recibir una multa del Ayuntamiento que puede llegar a 30.000 euros, y además, perjudican seriamente al medio ambiente y al entorno. Sin duda, la mejor opción es depositarlo en un desguace autorizado.

vehículos abandonados en la vía pública

Vehículo abandonado en la vía pública

En España, solamente en los talleres mecánicos, son abandonados 75.000 vehículos al año. Esta cifra sube muchísimo más si le sumamos los coches que son dejados en condición de abandono en la vía pública, especialmente en la calle o plazas de pueblos y ciudades.

El abandonar un automóvil es, ciertamente, una práctica que se produce a causa del desconocimiento de la normativa por parte de los conductores. Las cifras lo demuestran: según una encuesta realizada por RO-DES (Red Operativa de Desguaces Españoles) en Valencia, un 40% de los consultados creen que dar de baja un vehículo en Tráfico cuesta dinero, un 31% no lo sabe y solamente un 21% entiende que se trata de un trámite gratuito.

Este desconocimiento – sumado a la falsa creencia de que se perderá tiempo, dinero y que se deberán realizar engorrosos trámites – es lo que motiva a los titulares a dejar su vehículo viejo abandonado en la vía pública, pensando erróneamente que es la opción más sencilla.

No obstante, es todo lo contrario. Abandonar un vehículo en la vía pública, si bien en un principio es fácil –dejar el coche aparcado y no volver más a por él-, terminará siendo un problema para el titular, ya que probablemente tendrá que afrontar el pago de una serie de costes y sanciones impuestas por la administración municipal.

Por normas de cada Ayuntamiento en particular, un vehículo no puede estar aparcado en el mismo lugar por un número determinado de días. Por tanto, si un vehículo excede el número de días estacionado infringiendo la normativa y el propietario hace caso omiso de las advertencias y/o avisos emitidos por las autoridades, es posible que la grúa municipal se lleve el vehículo. En este caso, el titular deberá abonar la correspondiente multa por el aparcamiento, más las tasas de la grúa y la estancia hasta que el titular retire el coche.

Y no solo eso, ya que la Concejalía de Medio Ambiente también puede tomar cartas en el asunto y realizar una sanción por vertido peligroso al titular del vehículo, puesto que un coche abandonado se considera como un residuo peligroso debido a que contiene elementos nocivos para la salud y el medio ambiente. El importe de la multa es variable, pero puede alcanzar los 30.000 euros.

Perjudica al medio ambiente y al entorno

Abandonar un vehículo en la vía pública no solamente afecta al titular, sino que también se perfila como un agente sumamente nocivo para el medio ambiente y para el entorno.

Un coche que ha pasado una larga temporada abandonado se convierte en foco de contaminación ambiental, ya que en su interior o debajo del mismo, acumula basura y residuos, pudiendo servir de nido de ratas e infecciones.

Además aparte de perfilarse como una fuente de insalubridad de peligro para las personas, deslucen las calles de las ciudades y restan zonas de aparcamiento al resto de usuarios.

¿Cuáles son las alternativas?

Si se cuenta con un vehículo viejo, existen bastantes alternativas para que éste sea reciclado y dado de baja según estipula la ley.

En RO-DES, ofrecemos la recogida con grúa a domicilio de un vehículo, el servicio de baja definitiva en la Dirección General de Tráfico y la entrega de los Certificados de Destrucción junto con la baja definitiva de forma completamente gratuita. Es la opción más cómoda y fácil si lo que busca el titular es deshacerse de un vehículo rápidamente.

También está la opción de ir personalmente a dejar el vehículo a un Centro Autorizado de Tratamiento (C.A.T.).

Sea cual sea la opción que elija, cualquiera de ellas será mucho mejor que abandonar su vehículo y por supuesto, le saldrá completamente gratis y estará actuando de acuerdo a lo que estipula la ley.